Tiempo en Capital Federal

17° Max 12° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 58%
Viento: Sur 25km/h
  • Viernes 30 de Octubre
    Muy nuboso11°   17°
  • Sábado 31 de Octubre
    Despejado13°   19°
  • Domingo 1 de Noviembre
    Despejado15°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Witold Gombrowicz, el polaco porteño que cultivó el arte de incomodar

Witolda es una revista de número único sobre el novelista que se fue del país al grito de “maten a Borges”. Participan Vila-Matas, Villoro, Jitrik, Aira y Bartís, entre otros.

Por Daniela Pasik
Email This Page
Witold Gombrowicz

Witold Gombrowicz fue un escritor polaco que llegó a la Argentina en 1939 y se quedó 24 años. Tenía un humor ácido, conductas insolentes y una vida sexual escandalosa que causaron revuelo en el ambiente literario argentino y lo convirtieron en el referente de una vanguardia. Cuando volvió a Europa, lo hizo al grito de “Maten a Borges”.

Así describe a su musa el Congreso Gombrowicz, que desde hace cuatro años hace cosas alrededor del escritor y dramaturgo, autor de la mítica novela Ferdydurke (1937). En 2014 fue el I Congreso Internacional, un evento en la Biblioteca Nacional con 60 expositores de 16 países y más de mil asistentes. En 2015, Gombrowicz en 1 minuto, donde unos 30 escritores, críticos y periodistas culturales leyeron fragmentos de textos del polaco. En 2016, Contra los escritores, un show en el que más de 20 actores, músicos, futbolistas, periodistas, artistas y casi ningún escritor deformaron los textos del autor homenajeado.

Ahora, en 2017, el Congreso Gombrowicz vuelve con Witolda. Revista de la persistencia, en la que participan, entre otros, César Aira, Ricardo Bartís, Oliverio Coelho, Liliana Colanzi, Esther Cross, Diego Golombek, Gonzalo Heredia, Noé Jitrik, Martín Kohan, Christian Kupchik, María Rosa Lojo, Hernán Ronsino, Enrique Vila-Matas y Juan Villoro. Es la primera revista sobre Gombrowicz en español, con más de 100 colaboradores de 14 países. Como todos los proyectos del Congreso, es sin fines de lucro. Por eso lanzan una preventa para financiarla, que está disponible hasta el 1 de septiembre en www.idea.me/witolda.

Para la campaña de difusión, tomaron frases del diario del escritor polaco para hacer remeras. Y esas son algunas de las recompensas por participar del crowdfunding. Otras son, por supuesto, ejemplares de Witolda, pero también medias de Gombrowicz y el libro Esto no es una nariz. Witold Gombrowicz según 40 ilustradores.
remeras y mediasremeras y medias 2“La idea original había sido armar el primer evento y dejar las cosas ahí, pero desde ese momento seguimos haciendo cosas todo el tiempo. Así que nosotros mismos empezamos a llamarnos el Congreso Gombrowicz, como un colectivo organizador”, explica Nicolás Hochman, alma mater de todo esto, junto al periodista Diego Tomasi y la cineasta Sofía Cazères.

¿Para qué arman estos eventos?
Nicolás Hochman:  El I Congreso Internacional fue muy atípico, porque además de las mesas de debate y las ponencias y las conferencias hubo una muestra de ilustradores, la proyección de un documental, un ciclo de teatro, todo sobre Gombrowicz. Tenemos también una web (congresogombrowicz.com) en la que armamos una Biblioteca y una Audiovideoteca Gombrowicz, con más de 400 textos y más de 60 videos y audios de y sobre él.
Diego Tomasi: Y Gombrowicz en 1 minuto fue muy divertido, porque básicamente se convirtió en una gran performance colectiva en la que todo el tiempo subía y bajaba gente del escenario, y la obra de Gombrowicz era como la materia con la que se estaba gestando algo más. Ese mismo año hicimos algunas apariciones espontáneas en distintas clases en facultades, y también fueron muy entretenidas. El objetivo, entonces y ahora, es el mismo: echar a Gombrowicz a la calle, es decir, sacarlo del acartonamiento que a veces tienen los círculos literarios, y ponerlo en movimiento.

¿Qué mueve ahora el proyecto de la revista Witolda, además de seguir difundiendo la obra de Gombrowicz?
Sofía Cazères: Nos mueve la curiosidad por ver qué se está haciendo con Gombrowicz en diferentes disciplinas alrededor del mundo. ¿Están leyendo a Gombrowicz en Japón? ¿Lo habrán adaptado al cine o a la televisión? Además quisimos saber qué resabios podemos encontrar de su obra en autores contemporáneos.

¿Hay actualmente más lectores de Gombrowicz? ¿A qué se debe su vigencia?
Sofía Cazères: Queremos creer que sí, que cada vez somos más. Eso es lo que buscamos con cada una de las actividades que organizamos en Congreso Gombrowicz. Su vigencia se debe a las temáticas que aborda, que son atemporales. La juventud, la dificultad para madurar y relacionarse con las propias responsabilidades y los otros, el ser ajeno al propio entorno. Todas esas cosas de las que él hablaba nos pasan en lo cotidiano, en la incomodidad del subte de camino al trabajo.

¿Qué les gusta de y/o por qué les parece tan importante sacar a Gombrowicz a las calles?
Diego Tomasi: Gombrowicz me gusta porque es un autor que incomoda. Uno a veces salta de la silla mientras lo lee. Es muy difícil leerlo sin involucrarse, sin querer abrazarlo o pegarle. Su importancia, creo, no podemos dimensionarla todavía. Creo que estamos a tiempo de estudiarlo en serio, de leerlo con profundidad, para poder tener una idea más acabada de qué nos dice Gombrowicz con su literatura. Mientras tanto, conviene prestar atención a la enorme actualidad que todavía tienen muchos de los temas que discute (la identidad, por ejemplo) y muchos de los procedimientos a los que acude.
Sofía Cazères: Su obra sigue vigente, por tanto sirve para pensar y cuestionarnos problemáticas propias del presente. Él fue, como dijo, “un forastero en todas partes”, un incómodo que supo ubicar al lector en esa misma posición. Leerlo no puede ser una actividad pasiva, exige del lector un compromiso al que ahora quizás nos hemos desacostumbrado y ese es su valor.

¿Qué linkea, arraiga a Gombrowicz actualmente con la Ciudad de Buenos Aires o lo porteño?
Diego Tomasi: Uno podría enumerar lugares de Buenos Aires por los que el tipo anduvo y hacer una especie de mapa de su influencia. La confitería Rex, el puerto, los baños de Retiro, el departamento de Venezuela 615. Pero detenerse solo en eso sería insuficiente, o injusto. Creo que su comportamiento y su escritura tienen algo de mezcla de lumpenaje con cierta sofisticación, cierta altanería pretenciosa, que se parecen bastante a lo que podríamos denominar, no sin pompa, “lo porteño”.
Nicolás Hochman: En 2014 hicimos un City Tur Gombrowicz, y el año pasado lo volvimos a hacer, y a dejar disponible en la web para que lo pueda hacer cualquiera, en cualquier momento.

Fuente Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario