Tiempo en Capital Federal

28° Max 21° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso21°   31°
  • Lunes 30 de Noviembre
    Muy nuboso con lluvia17°   23°
  • Martes 1 de Diciembre
    Nubes dispersas20°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Walter Quiroz: ‘Judas anunció un mundo de hermanos’

El actor cuenta la experiencia de protagonizar una obra que habla de la traición.

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page

Si el teatro suele ser la plataforma donde más crecen los actores, seguramente por esa mezcla de factores que van de la presencia directa del público a la imposibilidad de repetir escenas erradas como pasa en el cine o la televisión, el presente de Walter Quiroz está marcado por una evolución natural que le está dando su notable presencia teatral. Y es que el actor formado por maestros como Carlos Gandolfo, Agustín Alezzo o Guillermo Angelelli sigue trabajando con Ingrid Pellicori en una nueva temporada de Espectros, de Ibsen, y ha sido parte del elenco de notables actores que le dieron voz a toda una generación de poetas desaparecidos por la dictadura en Los poetas de Mascaró, dirigido por Leonor Manso. Y por si fuera poco, está a cargo del exigente rol protagónico de El otro Judas, con texto de Abelardo Castillo, donde el popular actor de programas televisivos como El tiempo no para o Los exitosos Pells le da cuerpo a un intensísimo Judas que vive su propio calvario al traicionar a Cristo como paradójico acto de amor que termina de conformar su trascendencia y está tan marcado por la mirada divina como la pasión del Mesías.
¿Cómo es trabajar sobre un texto tan sutil e impactante?
La propuesta de Mariano Dossena, el director, fue trabajar la palabra en primer plano. Me encanta Abelardo Castillo, a quien conocí, fui a su casa y antes de saludarme, lo primero que me dijo fue cuándo iba a hacer Israfel (otra obra de su autoría). Así fue el encuentro. Tiró la pelota para adelante. Fue una bendición. Vino a un ensayo general y marcó sólo una cosa: que sostuviera un monólogo en una de las palabras, porque todo podría estar en esa sola palabra. Y lo hago así. Es un genio. Le tengo respeto, admiración y cariño. Y tengo una especie de conexión espiritual profunda con esta obra. Siempre me interesa decir algo que me represente. Quiero que el público vuelva a mí en otro momento. Y espero estar comunicándome a través de algo en lo que creo.
Se crean climas rituales en la obra. ¿Percibís al público cuando estás en escena?
En Judas me doy cuenta de que en un momento la gente entró. Y se da algo un poco místico. No hay ni un sonido de caramelo, la gente se da cuenta de que estoy tan compenetrado que su respuesta es de acompañamiento total, sin distracción posible, quiere ver qué te está pasando. Se quiebra la representación. Algo está sucediendo ahí. Cuando termino ya no doy más. Pero a la vez quedo lleno de energía.
¿Qué sentís que estás diciendo a través de Judas?
Hablo de la traición de este personaje icónico, pero también de la desigualdad, de las oportunidades de los hombres de hacer revoluciones y de los momentos en que no se hacen aunque esté todo dado. Judas dice en un momento que él anunciaba un mundo donde todos seríamos hermanos, donde íbamos a ser todos iguales y habría consuelo para el que llora. Judas habla de lo difícil que es amar a tu prójimo y llevar esta vida para adelante. Habla de una revolución que no fue posible. Y no viene con el neoliberalismo abrumador que no deja espacio para nada.
¿Tu oficio te ayuda a vivir esas ideas de cambio?
Tengo la posibilidad de reflexionar sobre estas ideas y decirlas. Hago mi teatro independiente. Soy un actor, doy mi opinión, hago mi tarea en el lugar que corresponde. Quiero reflexionar sobre el país que quiero y tratar de hacer mi labor en la medida que pueda, expresándome a través de espectáculos con los que me identifique. Quiero que la gente vea lo que hago y juzgue, que adhiera o no, pero no voy a levantar banderas que no son mías. Y este discurso mío no es K ni PRO, porque quiero una Argentina donde todos estemos juntos y tiremos para un solo lado. No me gustan las antinomias. Y siempre es peligroso cuando se cae en el fanatismo.
¿Qué dirías de Buenos Aires y su oferta teatral?
Amo Buenos Aires. Me gusta vivirla. Hay cosas que obviamente me gustaría que estuvieran mejor, como nuestro teatro municipal, la educación, la salud, la limpieza. Pero hay muchas posibilidades de ver de todo, hay mucho teatro, es una de las grandes ciudades del mundo.
¿Cómo vivís esta etapa profesional?
Es un buen momento. Trato de disfrutar, de hacer pie en esto. Los dos últimos años he hecho mucho teatro. Y es muy interesante. Pero aprendí a tomar todo con calma. Hay que trabajar, es el secreto de todo.

En pocas palabras
• Nació el 13 de noviembre de 1972.
• Debutó en 1989, en televisión, en Clave de sol.
• En 2005 protagonizó en teatro La muerte de Danton.
DZ/LR
 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario