Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Cubierto con llovizna
Cubierto con llovizna

Humedad: 57%
Viento: Suroeste 40km/h
  • Jueves 29 de Octubre
    Parcialmente nuboso12°   18°
  • Viernes 30 de Octubre
    Parcialmente nuboso10°   17°
  • Sábado 31 de Octubre
    Nubes dispersas13°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Vuele Alto Maestro!

Nuestro homenaje al gran trovador.

Por nahuel-mercado-diaz
Email This Page

Durante el pasado abril fui a encontrarme con Facundo Cabral al Hotel Suipacha, el lugar donde tenía su habitación desde hacía muchos años. Por eso cuando apareció por el lobby del hotel todos los empleados lo saludaron y las chicas que atendían el bar lo llamaban «Facu». Durante una hora y media tuve el placer de hablar con Cabral no sólo de su show «Canciones conversadas», donde la canción era la excusa. Lo importante para este hombre era la charla con el invitado de turno, un amigo que subía al escenario para compartir la palabra. Su amistad con Borges fue un punto de partida para hablar de literatura, Cabral era un apasionado de Walt Whitman y mientras comía una pechuga con papas al natural, recitaba fragmentos de «Hojas de Hierba». Y tenía en mente realizar una sinfonía de palabras, para lo que escribía incansablemente todos los días en su habitación.
Ni de aquí ni de allá, a Cabral el médico le recomendó estarse quieto, dejar de viajar, y él aseguraba que el mundo lo había aporteñado, que volvería a vivir los últimos años de su vida en Buenos Aires. Nómade por naturaleza, se jactaba de haber recorrido más de 150 países, haber vivido entre aeropuertos y habitaciones de hotel.
Grabó canciones que están instaladas en la memoria colectiva de muchos argentinos y latinoamericanos: «No soy de aquí ni soy de allá», es la canción que lo hizo trascender fronteras. Escribió varios libros y es por sus escritos que algunos creen que fue un precursor de la autoayuda, aunque él simplemente lo hacía por amor a la palabra.
Ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires y Mensajero Mundial de la Paz por la UNESCO, Facundo Cabral murió injustamente asesinado por las balas de algún sicario, mientras cumplía con el ritual de toda su vida: dirigirse a un aeropuerto a tomar un avión. Las noticias dicen que los asesinos tal vez buscaban matar al empresario Henry Fariña, que viajaba en el vehículo junto a Cabral.
La realidad es que le arrancaron la vida a un defensor de la paz, una voz sabia y reflexiva, que a través del escenario compartía su pasión con un público fiel, que obligó a que se agregaran funciones en lo que fueron sus últimos shows en nuestra ciudad. Una pérdida que duele por lo violenta e injusta.
La justicia guatemalteca y el presidente Álvaro Colom, prometieron buscar a los responsables de este crimen que se cobró la vida de Facundo Cabral y que enlutó los festejos por la Independencia Argentina. Vuele alto, maestro.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario