Tiempo en Capital Federal

18° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 82%
Viento: Suroeste 28km/h
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado11°   19°
  • Martes 29 de Septiembre
    Muy nuboso14°   20°
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Cubierto13°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Vivir en planta baja

Historias de consorcistas que viven en departamentos de planta baja y reciben de los pisos superiores toda clase de basura, goteo desde aparatos de aire acondicionados y otras molestias.  

Email This Page
planta baja planta baja

Cuando Heidy eligió su nuevo hogar, una de las características que más le atrajo del lugar fue su bello patio: un oasis de luz y plantas dentro de un departamento en el corazón del barrio porteño de Belgrano. Nunca imaginó que justamente ese patio sería fuente de sus mayores dolores de cabeza y de peligros para sus hijos cada vez que algún vecino arroja sus deshechos por la ventana. “Tiran de todo, cigarrillos, ropa interior, fósforos, comida, botellas, huevos, restos de frutas, papeles. Una vecina, incluso, se había acostumbrado a regar las plantas todas las tardes y tirar las malezas y hojas secas a mi casa”, comenta indignada Heidy, una cantante de 36 años y madre de dos niños pequeños.
Los equipos de aire acondicionado son un capítulo aparte. “Mi patio es un verdadero caos en verano. Cae un río de agua y cada vez que salgo al patio las gotas constantes de los desagotes me mojan la cara o la cabeza”, agrega.
Según Heidy las reiteradas quejas a la administración del edificio no le aportaron soluciones. “Me cansé y derivé el problema a mi abogado. No pienso mudarme pero tengo en claro que nunca volvería a comprar un departamento en planta baja”, asegura.
Los ocupantes de departamentos en la planta baja generalmente deben lidiar con este tipo de conductas. Otro de los testimonios es el de Natalia, una periodista que vivió por menos de dos años en un departamento del barrio de Palermo. “Viví allí sólo por 19 meses pero fue terrible. Los fumadores creían que mi patio era el cenicero y, como el patio estaba bajo los lavaderos, en más de una oportunidad se caían trapos, botellas de productos de limpieza y hasta ropa interior”, recuerda.
Aunque, al igual que Heidy, Natalia también recurrió a la administración, la única respuesta que obtuvo fue la inclusión de un recordatorio de buena vecindad incluido en el detalle de las expensas. “El que vive en la planta baja siempre padece la convivencia de los vecinos. Desde mi experiencia sólo puedo recomendar que se lo tomen con calma y, si tienen humor y les gusta escribir, que vuelquen su experiencia en un blog”, propone.

Mejor prevenir
En ocasiones, las viviendas de los encargados de edificios se ubican en planta baja y sufren los mismos problemas que los consorcistas.
Con diplomacia y amabilidad, Ricardo, un encargado de 57 años, encontró una buena forma de encarar esta dificultad. “Comencé a trabajar en este edificio de Belgrano hace 15 años. En ese momento éramos sólo mi mujer y yo pero cinco años más tarde nació mi hija y el patio lo transformé en un cuarto. En el pasado solían caer sobre mi patio colillas de cigarrillos, principalmente. Lo que hacía era mirar esas colillas, me fijaba la marca y cuando veía al vecino fumando ese tipo de cigarrillo le pedía amablemente que tenga cuidado porque se le había caído en mi patio y podía ser peligroso”, cuenta Ricardo. Esa forma de encarar el problema rápidamente dio sus frutos y al pedirlo amablemente la gente dejó de arrojar cosas por la ventana.
“Actualmente, cuando viene un nuevo inquilino o invitados, siempre les recuerdo que no arrojen cosas por las ventanas”, aclara. Preferí encarar de esta manera la situación, pedírselos de buena manera antes de que se genere un conflicto, y lo entendieron. Hoy por hoy no tiran nada y cuidan de que sus invitados tampoco lo hagan”, dice el encargado.
En una ocasión, una colilla encendida rebotó y entró por la ventana del cuarto de Ricardo y quemó una prenda que estaba sobre una silla. Luego de una charla con el vecino fumador, estos episodios no volvieron a ocurrir. Por eso, y descontando que existe la instancia judicial (ver recuadro), la actitud de este encargado parece el mejor camino para facilitar la vida de los sufridos habitantes de la planta baja.

Instancias legales
Según los abogados especialistas en propiedad horizontal, pueden tomarse distintas medidas para terminar con este inconveniente. “Se puede intimar al causante si lo puede identificar; poner de inmediato en aviso al administrador del consorcio; proponer que la cuestión sea tratada en una asamblea; promover una campaña disuasiva de las mencionadas conductas dentro del consorcio o llevar al consorcio y/o autores de los hechos a mediación prejudicial oficial o privada para poder arribar a acuerdos de convivencia”, recomienda Jorge Resqui Pizarro, socio del estudio Lavoro & Asociados.

 

dz/lr

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario