Tiempo en Capital Federal

21° Max 18° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 92%
Viento: Suroeste 23km/h
  • Lunes 26 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado14°   19°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Vivienda: alquileres que no se despegan del bolsillo

La variación del precio para los inquilinos acumula un incremento promedio cercano a los salarios.

Por Patricio Eleisegui
Email This Page

Con el impulso que surge del reacomodamiento de precios que muestra la compraventa de propiedades, los dueños de unidades en alquiler también se anotan en el escenario de los retoques con cambios suaves en los valores de arrendamiento en Capital Federal.

El indicador más claro surge de un relevamiento de Reporte Inmobiliario al que accedió Diario Z: de marzo a esta parte del año, el precio de los alquileres acumula en suelo porteño un ascenso promedio del cinco por ciento.

Esta variación, que comprende viviendas de uno, dos y tres ambientes, presenta picos en áreas como Belgrano, Barrio Norte o Palermo donde los incrementos -en el caso de unidades de uno y dos ambientes- acumularon niveles de casi un 12 por ciento.

Las subas de menor tenor, en cambio, tuvieron epicentro en zonas como San Cristóbal, Nueva Pompeya, Agronomía y Villa Urquiza, con modificaciones en los valores que oscilan entre el 0,7 y casi el 2 por ciento de marzo a julio.

En el caso de las unidades de tres ambientes, Almagro, Belgrano R y Boedo exhiben los incrementos más relevantes, con ascensos promedio de casi un 10 por ciento. Caballito, Palermo, San Nicolás y San Cristóbal muestran los menores incrementos, con precios que cambiaron menos del 1% en lo que va de 2011.

«Se han dado alzas, pero nunca a grandes niveles como anticiparon muchas voces del sector. La realidad es que hay una oferta excesiva de unidades que se ofrecen en alquiler, y eso hace que los precios, aunque se modifiquen hacia arriba, tampoco puedan dispararse demasiado», comentó Tomás Montoreano, director de FAM Inmobiliaria.

«La demanda existe, y en buena medida está concentrada en aquellos que por la falta de crédito sufren mil complicaciones para acceder a una primera vivienda. Ese segmento es el que sigue pidiendo departamentos de uno, dos y tres ambientes para arrendar. Pero la abundancia de unidades es tan notoria que no se puede pedir cualquier precio por un departamento», añadió.

Desde LJ Ramos, Teresa Alvarado, broker de la división Residencial de la inmobiliaria, aportó una visión similar. «Hay una relación entre los valores y lo que se está pagando a nivel salarios en la Ciudad que inevitablemente regula la cuestión de los precios. El grueso de los sueldos, en términos generales, sigue siendo bajo. Esto deriva en que los propietarios prefieren no modificar demasiado los precios para, al menos, mantener las unidades ocupadas», aseveró. «En esa ecuación, los dueños parecen ser los menos beneficiados con el segundo año de contrato porque no alcanzan a aplicar al valor del inmueble la variación salarial. Por lo general, siempre es por debajo lo que ajustan», agregó.

En la ciudad de Buenos Aires, un departamento de un ambiente se alquila, en promedio, a 780 pesos mensuales en Barracas, mientras que las unidades de dos y tres ambientes en el mismo barrio se cotizan -según Reporte Inmobiliario- en 1.430 y 2.080 pesos, respectivamente. A estos parámetros resta sumarles costos como las expensas y los impuestos.

Ya en un barrio como Palermo, un monoambiente alcanza el promedio de los 1.300 pesos. Las viviendas de dos y tres ambientes, en cambio, cuestan a razón de 1.860 y 2.180 pesos mensuales aproximadamente.

En Villa Devoto, la unidad de un solo ambiente cotiza a una media de 950 pesos mensuales. Por su parte, los inmuebles de dos y tres ambientes ostentan un promedio de 1.350 y 1.750 pesos en cada caso.

«Los propietarios, hay que reconocerlo, vienen intentando aumentar los alquileres. Pero la demanda se ha enfriado levemente por la abundancia de alternativas. Muchos apostaron al ladrillo como inversión, y eso creó un escenario de numerosos emprendimientos disponibles para renta», sostuvo Juan Giudici, gerente de Tizado Caballito.

«¿Si aumentarán los precios? Los dueños procurarán subas para incrementar sus niveles de ganancia. Pero la cuestión salarial gana fuerza al momento de fijar los valores. Lo cierto es que para concretar aumentos fuertes, antes tendría que darse un incremento importante en los salarios. Hay que ver si eso sucederá en el corto plazo», concluyó.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario