Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Visibilizar y dar la palabra

Por Silvia Yankelevich, Psicoanalista y Analista Institucional.

Por Silvia Yankelevich
Email This Page

Es en la novela Vida de hogar que la escritora Marylinne Robinson con poeticidad y cierta ironía relata cómo el personaje, una tía vagabunda, se hace cargo de sus sobrinas huérfanas. Propuesta provocadora, de nuevo formato familiar, que es rechazado y excluido por las instituciones tradicionales. La escuela expulsa a las niñas. La novela fue publicada en la Argentina en 1983. Anticipa los nuevos formatos anómalos con los que ya hace tiempo se nos presentan las nuevas familias. La paradoja de una figura marginal que las ampara al fin, porque la figura de los niños y niñas abandonados, desamparados por la «norma» resulta más amenazante y transgresora para la sociedad que resiste los cambios, la sociedad demanda de esa manera el reforzamiento de roles instituidos.

Asistimos a formas transicionales de nuevos formatos familiares que dan cuenta del debilitamiento de las formas patriarcales y de la crisis de la familia burguesa y la familia nuclear, constituida tradicionalmente por una pareja heterosexual unida matrimonialmente y que posee hijos biológicos, que comparten el mismo techo. Si bien las formas de dominación patriarcal no han desaparecido, y hasta en algunos casos se refuerzan y sobreactúan, éstas coexisten paralelamente con nuevas configuraciones familiares no basadas en las formas exclusivamente patriarcales que han oprimido a mujeres e hijos.

Se instauran diversidades. Son nuevas formas de organización familiar: familias monoparentales, homoparentales, familias ensambladas compuestas por parejas heterosexuales, gays o lesbianas, con hijos e hijas integrados de parejas anteriores y con o sin hijos en común.

También ha variado el modelo único de hombre proveedor y de mujer ocupada en tareas domésticas y de la crianza de los hijos/as. Las relaciones entre los sexos y las relaciones de poder se redefinen, forman nuevas modalidades.

Los cambios culturales, políticos, históricos y sociales han producido nuevas cartografías familiares y subjetivas. En términos generales, los factores económicos, los avances tecnológicos, reproductivos, los aportes de la teoría de género, del feminismo, entre otros, han echado las bases para que los nuevos modelos coexistan con los tradicionales.

Son estas transformaciones las que han sido consideradas en el proyecto de ley «Normas protectoras de los hijos en familias ensambladas», presentado por el senador Daniel Filmus. El proyecto toma en cuenta las nuevas formas familiares, democratiza las relaciones intrafamiliares y abre un espacio a la historia construida y probablemente inscriba nuevas narrativas sobre las familias y las subjetividades y refuerce la diversidad. Visibiliza y reubica incluyendo la familia anómala en un orden simbólico, y desplaza a la llamada familia nuclear del lugar hegemónico y único en el que se presentaba. El concepto de anomalía se refiere a lo irregular, extraño, original, raro, defectuoso, fuera de la norma. El proyecto de ley coloca a las familias ensambladas y las nuevas lógicas familiares en un orden jurídico, simbólico que reconoce la palabra, la voz, los afectos y deseos de niños y niñas, tanto como de las personas con las que se comparte la cotidianeidad: los progenitores biológicos y las nuevas parejas.

La normativa tiene especial consideración por el cuidado de niños niñas y adolescentes, instaura nuevas lógicas por fuera de los paradigmas heterosexuales y de consanguineidad haciendo lugar a la palabra y voz de niños, niñas y adolescentes, como también de familiares que no están unidos por lazos sanguíneos y que sin embargo se basan en genuinos afectos, éstos, además, que se mantienen a lo largo del tiempo y aún más allá de la ruptura que pueda darse con la nueva pareja, garantiza derechos y obligaciones de los cuales los hijos no biológicos se verían beneficiados.

Las familias ensambladas no están exentas de conflictos y complejidades, el proyecto de ley intenta, si no resolver, al menos diluir las encrucijadas y la coexistencia de los modelos tradicionales junto a estas nuevas formas, da lugar y enriquece aquellos roles de «familiares afines» que también asumen funciones de sostén material, simbólico y afectivos, ampliando la protección y aportando a la subjetividad de los hijos en crecimiento no sólo por parte de los padres biológicos.

DZ/km

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario