Tiempo en Capital Federal

12° Max 5° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 59%
Viento: Noroeste 16km/h
  • Viernes 30 de Julio
    Despejado  13°
  • Sábado 31 de Julio
    Cubierto  12°
  • Domingo 1 de Agosto
    Despejado  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Vínculos: De los celos al harén

La mujer demanda exclusividad de su pareja, pero si ese pacto se rompe a veces se amolda a la nueva situación.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
self-CMU0501B004BB

Por qué en la pareja la mujer es tan pose­siva? ¿Por qué si su marido o su amante hace el amor con otra mujer se produce una hecatombe emocional, una conmo­ción desastrosa y puede haber “divorcio en puer­ta”? ¿Por qué, finalmente, esa mujer, muerta de celos, tiempo después acepta, calladamente, for­mar parte de un “harén” y ya no siente celos ni al­gún otro sentimiento parecido?

Sólo se puede aceptar el argumento de que ese sentimiento amoroso requiere exclusividad en sus manifestaciones.

Pero basta que uno de ellos renuncie a ese pacto para que se produzca una ruptura fuerte­mente ilusoria en el nivel de las aspiraciones fun­dacionales de la pareja.

Lo que sucede es que en la pareja no hay un centro, no hay un líder. Ambos miembros se en­cuentran vinculados –en muchos aspectos so­metidos– y a merced de la voluntad del otro. La mujer aspira a una unión continua con su compañero. Desea, quiere ser parte de un todo.

Esta condición se pone de manifies­to en las novelas “rosas”. Estas no­velas cuando nos hablan de un “héroe” recurren a esta dimen­sión de exclusividad del ero­tismo femenino.

La misma chica, si pu­diese, se precipitaría en la cama del protagonista principal, y sin embargo, no soporta, no tolera, que su marido o amante, mire a otra mujer.

En el mundo actual, el equivalente al Don Juan de las novelas es el famoso “carilindo”, el “play-boy” de los medios de comunicación. Hombre jo­ven, deslumbrante y famoso, conquistador de mujeres, que se ven atraídas por él como las ma­riposas por la luz.

El secreto, entre otros aspectos, es la fama. La fama anuncia, reluce, da valor, vuelve irresistible a quien la posee y se transmite a manera de un vi­rus, a quien se encuentra amorosamente junto a él.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.