Tiempo en Capital Federal

18° Max 14° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 72%
Viento: Este 24km/h
  • Viernes 25 de Septiembre
    Cubierto con lluvias15°   19°
  • Sábado 26 de Septiembre
    Cubierto con lluvias16°   18°
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Viejo es el viento y todavía sopla

La mayor longevidad obliga a eliminar el tabú sobre la sexualidad en la vejez.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
Pillow fight Pillow fight --- Image by © Dann Tardif/LWA/Corbis

Antiguo refrán, que resume algo, lo que todavía, es un desafío para todos los profesionales del área de salud mental y las autoridades de salud pública.

Hace sólo sesenta años, la esperanza de vida era alrededor de 45-50 años. Actualmente, 67-70 años para los hombres y 71-75 años para las mujeres. Hay cada vez más gente que llega casi rozando a los 100 años. 

Esta nueva realidad, con todo lo bueno que trae, porque todos queremos vivir más, genera una situación inédita que deben afrontar los servicios previsionales y jubilatorios. Hoy, cobrar una pensión digna es casi un lujo para nuestros mayores. Y hay muchas personas, de arriba de sesenta años que carecen de pensiones justas y adecuadas. Hoy en día, hay más personas de 60 años, que niños menores de cinco años, lo cual abre una brecha enorme. Lo que significa educación y sustento básico para los niños y sus respectivas familias, con acceso a la atención de la salud, Pero también un apoyo económico fuerte y servicios de salud adecuados para las personas que están ubicadas por encima de los sesenta años.

Es importante reconocer el inevitable envejecimiento de las personas, asegurar que las personas de cierta edad puedan vivir en condiciones seguras y dignas. Apoyar esfuerzos nacionales, internacionales encaminados a investigar y comparar acciones sobre el envejecimiento. Que todos los planes políticos incluyan procedimientos de apoyo para estas edades. Desarrollar una cultura nueva, basada en los derechos humanos de las personas mayores y, al mismo tiempo, promover un cambio de mentalidad y de actitudes sociales respecto del envejecimiento.

La sexualidad es un derecho tan importante como los otros, sobre el que pesa un tabú. Como energía vital presente en todo el proceso de la vida, el sexo debe continuar siendo una fuente de placer y no de inquietud o frustración, puesto que la sexualidad es expresada de diferentes maneras según la edad. Se trata de un concepto más amplio: disfrutar el placer del contacto corporal, la comunicación y la seguridad que produce el sentirse querido y deseado.

Hay que insistir y luchar contra el prejuicio para que el adulto mayor tenga junto con sus derechos, y su autonomía y su economía, una vida sexual placentera, ya que su futuro, es el de todos nosotros. Inevitablemente.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario