Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 62%
Viento: Sureste 18km/h
  • Jueves 17 de Junio
    Muy nuboso  11°
  • Viernes 18 de Junio
    Nubes dispersas  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Cubierto  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Viandas escolares: Adiós a la chatarra

Consejos para que los chicos lleven comida rica y sana.

Por Valentina Herraz Viglieca
Email This Page
vianda_escolar_niño_escuela

Termina abril y la rutina que impone la escuela entró de lleno en nues­tras casas. Los que em­pezaron el jardín ya habrán su­perado la adaptación y entonces la jornada horaria se extenderá hasta el comedor. Y así como ju­gar, mirar los dibujitos o la com­pu pueden aburrirlos, la tarta y el sándwich de jamón y queso tam­bién.

El desayuno es la comida más importante del día, pero un buen almuerzo es fundamental para continuar la jornada. En el caso de los más chicos, además del as­pecto nutritivo, hay que tener en cuenta la higiene y la conserva­ción de los alimentos que elabo­ramos en casa para que se lleven a la escuela. La falta de tiempo es un problema característico de nuestra época. Sin embargo, tan importante como elegir ingre­dientes que logren el mejor sabor para nuestros hijos, es hacerse de tiempo para cocinar.

Depende de cuán abundante haya sido la primera comida del día, el almuerzo se volverá muy necesario o una simple recarga de energía para el resto de la jor­nada, luego de tantas horas en el colegio. Por eso una buena vianda es fundamental.

Algunos cuidados

“La comida que los niños lle­van a la escuela puede ser causa de dolor de estómago, diarrea, fiebre y vómitos”, afirma una pu­blicación de la Sociedad Argenti­na de Pediatría, que explica que el motivo es la contaminación por bacterias. Los alimentos se pue­den echar a perder si se cortó la cadena de frío o si estuvieron en contacto con cubiertos o tapers sucios.

Para pensar la vianda lo pri­mero que tenemos que averiguar es si, una vez que el chico llega a la escuela o al jardín, la comi­da será rápidamente guardada en la heladera. Los alimentos que no necesitan permanecer fríos ni ca­lientes son las carnes bien coci­das, las frutas frescas o secas, los vegetales bien limpios, los panes y los cereales.

Uno de los favoritos de los pa­dres sin tiempo es el sandwichito: queso, jamón un poco de tomate y mayonesa. ¡Error! No sólo por­que los embutidos no alimentan, sino porque cuando están fuera de la heladera –y si la temperatu­ra es un poquito elevada– pueden ser el medio perfecto para desa­rrollar bacterias. Muchas veces las bacterias están detenidas por el frío y al aparecer el calor, listo: en su salsa. También la mayone­sa fuera de la heladera se puede echar a perder.

Una posibilidad para optimizar el tiempo en la cocina es que los chicos almuercen lo mismo que cenaron en casa, con lo que sim­plemente hay que cocinar de más. La otra es cocinar a la noche dos menús: cena y almuerzo. Otra op­ción es dedicar parte del fin de se­mana a preparar las viandas.

Si en la escuela no hay hela­dera y la comida pasará toda la mañana en la mochila, se pue­de optar por comprar un termo de boca ancha que mantenga la temperatura. Sirve para lle­var guisos, fideos y hasta sopas y los precios varían entre los $150 y $700. También se puede poner en la lunchera un gel refrigeran­te, que se endurece en el free­zer y mantiene el frío durante horas. Lo mismo puede hacerse con una botella con agua conge­lada: el agua permanecerá fría al momento de beberla y, a su vez, mantendrá la temperatura de la comida.

En este sentido vale insistir en que, según la Sociedad Argentina de Pediatría, la única bebida re­comendable para un chico es el agua.

El frío-calor-frío y la humedad favorecen el desarrollo de bacte­rias y hongos, por lo que hay que limpiar bien los recipientes y mo­jarlos con agua hirviendo justo antes de ponerles la comida.

La elección del modelo de lun­chera es otro punto importante. No sólo hay que dejarse llevar por un diseño entre Ben 10 o La Princesita Sofía, sino pensar en el traslado y, si los niños van al colegio en tras­porte público, buscar un formato que pueda entrar en la mochila o que se pueda colgar, para que les queden las manos libres para viajar en subte o colectivo.

 

 Buenas ideas

  • Sandwiches de atún o de carnes bien cocidas, al horno o asadas.
  • Empanadas y tartas, las clásicas y las vegetarianas.
  • Verduras en buñuelos, tortillas, puré, croquetas o hervidas.
  • Hamburguesas caseras, finitas para que queden bien cocidas.
  • Albondiguitas mini o milanesitas caseras. Las de pollo pueden reem­plazar a las patitas de paquete, de dudosa calidad.
  • Fideos con brócoli o zanahoria rallada, tipo chop suey.

Evitar

  • Alimentos muy salados (papas fritas, palitos, etc.)
  • Salchichas o hamburguesas industriales.
  • Alimentos húmedos (fiambre, ensaladas), por su rápida contaminación.
  • Gaseosas.
  • Golosinas en general.
  • Reutilizar las bolsas del súper; pueden tener restos de productos de limpieza o insectos.DZ/rg
Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario