Tiempo en Capital Federal

20° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 58%
Viento: Nordeste 20km/h
  • Domingo 25 de Septiembre
    Cubierto14°   18°
  • Lunes 26 de Septiembre
    Cubierto14°   21°
  • Martes 27 de Septiembre
    Parcialmente nuboso con lluvias15°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 24/09/2022 16:30:20
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Macri: Con la mira puesta en 2015

El jefe de Gobierno intenta mostrarse como una alternativa presidenciable.

Por Laura Mendoza
Email This Page
macri

Fiel a la estrategia autoimpuesta como si se tratara de una discipli­na oriental, Mauricio Macri inten­ta emitir señales a los argentinos transmitiendo el mensaje de que puede go­bernar el país una fuerza que no sea pero­nista, y mucho menos, socialdemócrata. O sea, el PRO.

Los últimos gestos del jefe de Gobier­no en ese sentido consistieron en actuar asumiendo el rol de estadista en la Confe­rencia de Davos, echar a los manteros de Once (para fidelizar a la clientela porteña) y sentarse a discutir la coyuntura política y económica con los pesos pesados del sin­dicalismo nacional, encabezados por Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.

Antes de recibirlos, Macri se había des­pachado, en lo peor de la efervescencia cambiaria del viernes pasado, con la idea fija: muy duro con el peronismo, a quien acusó de vivir una virtual parálisis frente a los acontecimientos, subrayó que el partido de gobierno “está haciendo crisis”. Hay que recordar los dos nodos discursivos que re­comendó el gurú Durán Barba después de las elecciones de octubre: 1) los partidos de siempre generan las crisis de siempre, por lo tanto es hora de algo nuevo en la política argentina; y 2) no es cierto que solo el pero­nismo esté en condiciones de gobernar el país.

Claro: la pretensión parece excesiva para al­guien que apenas ara­ña, de acuerdo con todas las encuestas, el diez por ciento de intención de voto, si las presidenciales fueran hoy.

Así las cosas, Macri y su estado mayor recibieron el martes a Ba­rrionuevo y Moyano en la Usina del Arte de La Boca. Para el dúo sindical, que inició una ronda de diálogo con el faltazo de los tres “precandidatos” del PJ para 2015 (Daniel Scioli, José Manuel de la Sota y Sergio Mas­sa), la hospitalidad de Macri le sirvió para reparar los desaires, que Barrionuevo tachó como actos propios de “cagones y espe­culadores”. A Macri, el encuentro le sirvió como reconocimiento de interlocución po­lítica. Sea como fuere, en la reunión hubo acuerdos varios, sobre todo en el diagnósti­co de la coyuntura económica y política. La llaga sangró, sin embargo, cuando se plan­teó la cuestión de la democracia sindical. Dado que éste parece haber sido el tema de mayor interés para los sindicalistas, con­viene saber de qué hablamos cuando ha­blamos de amor. Las CGT acudieron a Ma­cri para pedirle apoyo legislativo en caso de tener que resistir el proyecto de Hugo Yas­ky, de la CTA, para habilitar a los gremios sin personería jurídica a discutir paritarias con las respectivas patronales.

“Nosotros estamos a favor de la liber­tad sindical”, arrancó Macri. Inmediata­mente, Barrionuevo, con su discurso sin­cericida de siempre, repuso: “Mirá pibe, tenés una oportunidad. Ningún candidato a presidente nos enamoró todavía”. Macri se comprometió sólo a buscar una solu­ción alternativa al tema. Sabe que la bata­lla se dará al comienzo de las sesiones or­dinarias el primero de marzo y que tendrá que tomar algún camino. La pregunta es si será fiel al decálogo del PRO, que conde­na las reelecciones indefinidas en los sin­dicatos o si, al contrario, quemará los ma­nuales y escuchará como Ulises el canto de las sirenas.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario