Tiempo en Capital Federal

15° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 92%
Viento: Suroeste 13km/h
  • Lunes 26 de Julio
    Despejado  14°
  • Martes 27 de Julio
    Despejado  10°
  • Miércoles 28 de Julio
    Parcialmente nuboso con lluvias  9°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Verano movido: Poco descanso en estas vacaciones

Durante el receso estival,  sin mayores alharacas, el gobierno se ocupa de renegociar con el Club de París, e incrementar la producción de gas y petróleo. El dilatado regreso de Cristina.

Por Eduardo Blaustein
Email This Page
Cristina 1

Por lo menos medio país sigue panza arriba de vacaciones, más pendiente de la meteorología que de la política. Este año la comunicación oficial no parece haberse esmerado mucho en el clásico de informar cuántos veranean como síntoma de que a los argentinos, diría Alfonsín, no les va tan mal. A falta de esa información el que escribe se anota en la larga lista de los que quieren hacer alguna escapadita de pocos días y se encuentran con dos problemas contradictorios: los precios de alojamiento son altísimos; sin embargo, es más que difícil hacer una reserva en el destino que sea. Sea panza arriba o afrontando las dificultades de la vida cotidiana, ni el país vacacionero ni el otro pueden emocionarse demasiado con las novedades políticas. Todo está más bien achatado.

No puede emocionar mucho la última gira en Mendoza del diputado Sergio Massa intentando recoger, para su proyecto, radicales o ex radicales, como el concejal Jorge Appiolaza o algún cuadro del Partido Demócrata. Pero estos esfuerzos de Massa muestran una virtud que no tiene Mauricio Macri: caminar el país, armar una estructura política para dar buena batalla. Massa tiene, además, absoluta conciencia de qué movimientos pueden resultar irritativos para amplios sectores del electorado. Fue por eso que decidió no asistir a la “cumbrecita” (así la llamó Jorge Capitanich) que convocaron Hugo Moyano y Luis  Barrionuevo en Mar del Plata.

La cumbre tuvo su miga no sólo por lo inocua: El resultado fue de fragilidad. Moyano hace ya tiempo consiguió hacerle daño al gobierno kirchnerista, pero al estilo escorpión: también él quedó debilitado y “la política” más bien le raja, por las mismas razones que se abrió Massa. Tras el encuentro de los gremialistas el gobernador Daniel Scioli pidió un “justo reconocimiento” a las políticas económicas y sindicales impulsadas desde el kirchnerismo, lo que incluye desde la generación de millones de puestos de trabajo hasta la multiplicación de paritarias. Si la cumbre resultó más bien anodina, se sumó un dato muy extraño: la publicación de una foto en el diario La Nación en la que aparecía, además de los rostros de Moyano, Barrionuevo y Omar Maturano, el logo de una pistola sobreimpreso sobre una botella de agua mineral. Presuntamente los sindicalistas rabiaron por esa foto. El diario, en una “fe de erratas”, habló de un error técnico. No aclaró ni se entiende cómo pudo ocurrir ese error. Cierre de este episodio: ésta es una batalla bien a la Argentina fragmentada, entre actores debilitados. Que el moyanismo tenga límites para crecer como proyecto político no significa en absoluto que el oficialismo sí haya fortalecido su relación con los sindicatos. También el kirchnerismo paga sus carencias en esta materia.

Reaparición

Es más que probable que una de las fotos de la semana sea la que le tomen a la Presidenta en su regreso a un acto público en la Casa Rosada (la última aparición fue el 19 de diciembre). Los tiempos de cierre impiden al que escribe hacer referencia a lo sucedido en ese acto. Las especulaciones periodísticas hablaban de anuncios relacionados con la seguridad social. Lo que se dice y publica acerca de la presunta “ausencia” de la Presidenta son especulaciones, a menudo malintencionadas. Los funcionarios y también Daniel Scioli reiteran que Cristina Fernández de Kirchner sigue gobernando, coordinando, manteniendo reuniones, bajando instrucciones, pero es cierto que la estrategia del bajo perfil sorprende por la centralidad y el protagonismo que mantuvo la Presidenta por lo menos hasta el problema de salud que sorteó. La conjetura reiterada es doble: que la Presidenta necesita cuidarse más, y que circular menos es parte de una estrategia comunicacional y política decidida desde los resultados de las últimas primarias abiertas.

Gente trabajando

Que Cristina no aparezca en mil actos y teleconferencias no implica parálisis gubernamental. Sí, es cierto que buena parte de las últimas iniciativas oficiales tienen algo de defensivas, de atacar problemas. En algún caso, con buenos resultados, como los que anunció Capitanich acerca del incremento de producción de YPF: una suba en la producción del gas del 11,4% en 2013 en relación con 2012 y del 8,7% en petróleo. Buenas noticias, aunque insuficientes, para paliar el problema del gasto de divisas en compra de combustibles. Las otras novedades siguen pasando por la ampliación de los acuerdos de precios, con la pelea durísima para sostener reservas y evitar la ampliación de la brecha cambiaria, con la aplicación (sin palabras) de una devaluación gradual pero notoria, en alguna medida contradiciendo lo que había sido el discurso anterior sobre las presiones de los “sectores devaluacionistas”. Hasta la gestión de Fútbol para Todos parece estar siendo revisada.

La nueva etapa de hiperactividad oficial a la hora de atacar frentes de conflictos se verificó también en el viaje a Francia del ministro de Economía, Axel Kicillof, para negociar con el Club de París. Hace muchos años que el gobierno se propuso iniciar esas negociaciones. Ahora parece que por fin comenzó el chamuyo, que se prolongará durante meses. Kicillof dijo que “la Argentina va a cumplir con sus compromisos y las soluciones que se ofrezcan deben ser sustentables. El pago de los compromisos en default no puede hacerse a expensas del crecimiento y la inclusión social”. Lo que dejaron trascender los funcionarios de Economía es que el FMI no meterá la cuchara en las negociaciones y que lo que se vaya a pagar no saldría de las reservas del Banco Central.

Lo sabremos dentro de unos cuantos meses.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario