Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 62%
Viento: Sureste 18km/h
  • Jueves 17 de Junio
    Muy nuboso  11°
  • Viernes 18 de Junio
    Nubes dispersas  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Cubierto  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Vanesa González: ‘El teatro me hace más fuerte’

La protagonista de Adiós muñeca confiesa su predilección por las tablas.

Por Camila Bretón
Email This Page

Luego de protagonizar Lobo, la actriz interpreta a una prostituta en la obra Adiós muñeca y participa en la nueva miniserie Historias de diván, que se estrenará por América TV.

A Vanesa González le gusta ir a trabajar caminando. De miércoles a domingo sale de su departamento en el barrio de Recoleta con una botella de dos litros de agua en la mano y camina hasta la avenida Corrientes. Cuando llega, ya de noche, sube por las escaleras del Multiteatro hasta el camarín y se prepara para subir al escenario de Adiós muñeca, una comedia negra escrita por el ex juez Daniel Llermanos, situada en la crisis argentina de 2001.

«Tenía muchas ganas de trabajar con Eva Halac porque me parece una directora superinteresante, y el hecho de hacer una obra argentina, que no hay muchas en cartelera, hace que el público se pueda identificar más con la historia», dice la actriz minutos antes de que comience la función. En pareja hace tres años con un músico de rock que conoció a la salida de sus clases de canto, confiesa que por ahora no piensa en la convivencia «porque soy muy libre y estoy feliz así».

En Adiós muñeca interpretás a una prostituta. ¿Es la primera vez que hacés este papel?
Sí, y la verdad que me entusiasmó bastante porque hago de una prostituta joven, no convencional, y el hecho de que se drogue en escena es divertido porque puedo disparar para cualquier lado. Eso me da mucha libertad como actriz, en todas las funciones puedo tener un estado distinto y lo disfruto.

También actuaste de prostituta en la nueva serie basada en el libro de Gabriel Rolón. ¿Cómo fue esa experiencia?
Estuvo buenísima. Es una coproducción uruguayo-argentina que se filmó en Montevideo. Es un programa que se llama Historias de diván. Son ocho relatos de vida basados en casos reales. En cada capítulo hay un paciente distinto y a mí me convocaron para participar en el segundo, donde también hago el papel de una prostituta.

En 2008 ganaste el Premio Clarín Revelación por tu actuación en la obra El diario de Ana Frank. ¿Hubo un antes y un después en tu carrera luego de esto?
Sí, hubo un después. Saber por ejemplo que lo que más me gusta hacer es teatro, saber que es el lugar donde me siento mejor. Haber trabajado con Helena Tritek, la directora de la obra, me marcó mucho. Yo tenía 21 años y ella me solidificó la vocación.

Tu debut como actriz fue en la obra Así de perras, escrita en conjunto con tus compañeras de actuación en las clases de Lito Cruz. ¿Seguís escribiendo?

Escribo relatos, pero todavía no me animo a mostrarlos. Me gusta mucho leer. Mi escritora preferida es Marguerite Duras y leo bastante a Alejandra Pizarnik y a Reiner Maria Rilke.

¿Qué otras cosas hacés en tu tiempo libre?
Me gusta entrenar. Hago gimnasia en casa o en la plaza con una profesora. Me encanta estar con mis amigos, salir a comer. Me gusta ir a los lugares caminando, voy recorriendo, mirando. Y cuando puedo, voy mucho al teatro.

Después de cada función, ¿qué hacés?
Salir a comer con amigos y tomarme un vinito es el mejor plan. Si no me voy a casa, pero es un embole porque salís toda enérgica y cuando llegás a tu casa y prendés la tele, sentís soledad. Pero por lo general salgo a comer por acá.

¿Tenés algún papel en especial que te gustaría interpretar?
No, a mí encanta actuar. Disfruto mucho cada cosa que hago. Cuando no estoy haciendo función sufro. El teatro te hace más fuerte, te da capacidad de resolver aunque yo siempre pienso que me falta. Soy reobsesiva, sobreexigente conmigo, nunca me siento tranquila. Igual hago terapia hace unos años para tranquilizarme porque antes, si tenía una mala función, la pasaba mal toda la noche.

DZ/sc

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario