Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Este 35km/h
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Urbanismo: hubo fábricas; habrá lofts

La Boca y Barracas, la puesta en valor convierte las viejas fábricas en viviendas de lujo.

Por Ana Isabel Guerin
Email This Page

Dar un paseo por el sur de Buenos Aires permite redescubrir zonas que constituyeron la nave insignia de la industrialización en el país. Barracas y La Boca nuclearon a las industrias que surgían aceleradamente y que encontraban, en esa localización, cercanía al puerto y un curso de agua para descargar sus desechos. La descentralización industrial, la obsolescencia de ciertas tecnologías y una política deliberada de desindustrialización llevaron a que estos barrios «se fueran degradando por estos grandes edificios vacíos que generan verdaderas barreras urbanas» explica la arquitecta y profesora de Planificación Urbana en la Facultad de Arquitectura de la UBA Mijal Orihuela.

A comienzos de 2000 iniciativas tanto estatales como de inversores inmobiliarios comenzaron a reutilizar esos espacios. En la fábrica Alpargatas (en la manzana delimitada por la avenida Regimiento de Patricios, Olavarría, Hernandarias y Lamadrid), por ejemplo, se está construyendo Molina Ciudad, un proyecto de viviendas a cargo del arquitecto Fernando Barenboim. «Se construirán 315 lofts de 200 m2, más de 400 cocheras, oficinas y locales comerciales. Se conservarán todos los rasgos distintivos del edificio: su estructura principal, la chimenea, modulación, pilastras y los ornamentos», dice Orihuela. «Alpargatas era un monstruo, la cantidad de gente que iba y venía por esos edificios es hoy inimaginable. Tenía cine para el personal y la gente del barrio, fui muchas veces», relata Juan Carlos Penco, de la Asociación de Vecinos de La Boca.

Bordeada por la Autopista 25 de Mayo se encuentra la usina Pedro de Mendoza de la Compañía Ítalo Argentina de Electricidad (Pedro de Mendoza 501, esquina Benito Pérez Galdós). Se inauguró en 1916 y su fachada es una imitación periférica del castillo de los Sforza, en Milán. «Por el gran valor patrimonial del edificio, se recuperó el aspecto original de las fachadas y se restauraron diversos elementos del interior, como las molduras, capiteles y barandas del Salón Dorado. Se utilizaron las naves principales para albergar las salas de mayor tamaño, reduciendo la necesidad de modificar la estructura original o incorporar nueva», comenta Orihuela. Hoy es la Usina del Arte.

«Recuerdo la sirena de la Usina de Electricidad que sonaba todos los días a las 12, avisando a los trabajadores que se terminaba la jornada», relata Penco.

Desde 1934 hasta 1983 funcionó en Barracas el antiguo Mercado de Concentración Mayorista de Pescado. «Había sido fundado para controlar los precios de los productos y se constituyó en un espacio destacado del barrio. En 1983 fue trasladado al Mercado Central», cuenta Orihuela.

Desde finales del 2001 el edificio se convirtió en el Centro Metropolitano de Diseño (Algarrobo 1041), procurando adaptar la estructura sin perder la esencia del edificio y su especialidad. Se requirieron refuerzos estructurales y se refuncionalizaron espacios a partir de la incorporación de un entrepiso, dos patios y diversos elementos. Se realizaron torres de instalaciones que responden al imaginario social del barrio, vinculado a las estructuras ferroviarias, las grúas y las torres de agua.

Otro caso emblemático son las viviendas creativas Moca, en la ex fábrica Bagley.  Su edificio fue reciclado, y en la estructura se ubicaron lofts de alta categoría y un microcine. Funciona como un barrio cerrado o torre jardín. «A seis cuadras a la redonda de Bagley, según soplaba el viento, se sentía el olor a las masitas», cuenta Dante Amoroso, vecino de Barracas.

La ex fábrica textil Piccaluga (en Lanín e Icalma) es hoy el Condominio Barracas Central, una cáscara industrial convertida en un complejo de lofts y locales comerciales, una manzana triangular fabricada a mediados del siglo XIX donde hoy se mezclan sectores reciclados y modernizados. Se incluyeron 70 unidades de vivienda, de entre 60 y 160 m2 cada una, con cochera en su mismo nivel, un zócalo de locales comerciales sobre Lanín, servicios, amenities y terrazas. Se pueda acceder en vehículo a cada vivienda. Se le restauró la fachada y la cúpula.

Emplazada también en una manzana triangular, la planta procesadora de la yerba Cruz de Malta (Martín García 464) fue rescatada del olvido. Su estructura data de 1927 y en 2005 se inició un concurso para su puesta en valor. «El objetivo es contar con oficinas en un edificio reciclado. Se rescató la totalidad de la construcción y se incorporaron dos grandes patios vidriados que conducen a la terraza», concluye Orihuela.

«La mayoría de los padres de mis amigos trabajaban en esas fábricas y tenían su casita en Barracas o en La Boca, era una constante vivir cerca del trabajo. Todas estaban en pleno funcionamiento. Sin embargo, a fin de año siempre había una que se incendiaba, para nosotros era una especie de espectáculo. Teníamos platea para ver a los bomberos trabajando. Después supimos que no a todas les cerraban los balances», cuenta Amoroso.

 

DZ/sc

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario