Tiempo en Capital Federal

31° Max 23° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 47%
Viento: Nordeste 23km/h
  • Jueves 8 de Diciembre
    Despejado24°   33°
  • Viernes 9 de Diciembre
    Cubierto con lluvias23°   32°
  • Sábado 10 de Diciembre
    Muy nuboso21°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 08/12/2022 00:18:46
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Urbanismo: equipamiento urbano a favor del encuentro y la libertad

Sobre el arroyo Maldonado, los porteños disponen de un sistema modular de espera de transporte.

Por Carolina Muzi
Email This Page

En general, el urbanismo está instalado en el imaginario como planificación y pocas veces se repara en una microescala de la tarea urbanística, la de proyectar los objetos que conforman el equipamiento urbano. En esa categoría se alistan desde refugios, semáforos, cestos, escaleras, rampas y bancos hasta juegos, bebederos, bicicleteros y soportes de señalética, entre otros.

Desde hace más de 20 años es referente en el área la arquitecta Diana Cabeza, autora junto al diseñador Martín Wolfson del sistema de microarquitecturas para el Metrobús, que integra parte del aún pendiente plan de implementar Mobiliario de Buenos Aires -un concurso nacional que ganaron en 2004- y fue concebido como una forma coherente de coser toda la Ciudad a partir de señalética urbana, nomenclatura de arterias, puntos de parada, y sistemas de refugios y centros de transbordo de pasajeros en el transporte público.

Además de haber ganado aquel importante concurso, Diana Cabeza sembró otros hitos de uso en urbes globales como Buenos Aires, Nueva York, Miami, Tokio, Bangkok y en las principales ciudades argentinas.

Aunque esta historia entre Diana Cabeza y el mobiliario de los porteños tiene una raíz bien local: arranca con otro concurso, el que se realizó para el equipamiento de Puerto Madero, y que ganó a comienzos de los 90. Los bancos Cornamusa o Alfil, un semicírculo de hormigón y un butacón de hierro,  respectivamente, remedan las amarras portuarias, mientras que los Bote ofrecen un asiento con respaldo donde puede leerse y hasta sentirse el lenguaje de los barcos.

Otro dato para tener en cuenta sobre el trabajo de esta arquitecta es la búsqueda de soportes que propicien el encuentro y la libertad en los usos. Esa síntesis le permitió a la urbanista, de algún modo, acercarse a un diseño sostenido por el concepto del «no objeto».

Ésa fue una lección que, según cuenta, tomó de la Puna: «Me fascinó la forma en que las comunidades nativas utilizan las arquitecturas preexistentes y las mismas topografías para sus ritos de encuentro y demás actividades comunitarias».

Buenos Aires es otra de las grandes bibliotecas de esta urbanista: «Me gusta salir a mirarla también como una topografía, con sus pliegues, sus intersticios de espacio público-privado», sostiene.

Pero la novedad para esta Buenos Aires 2011, lista para usar, son los flamantes refugios, que concibió con Martín Wolfson y la participación de los diseñadores Diego Ross y Gabriela Falcione, para la espera del Metrobús. Los primeros veintidós exponentes se situaron en los dos carriles centrales de la avenida Juan B. Justo, en el eje que une Liniers con Pacífico. «Estos refugios son parte de un sistema lineal modular de espera de transporte público de pasajeros que resuelven su protección y comodidad además de servir como soporte de información vial y peatonal», explican desde el estudio Cabeza.

«Lo enmarcamos dentro del sistema de Mobiliario para la ciudad de Buenos Aires, y constituye un subsistema de los centros de trasbordo proyectados para Retiro, constitución, Once y Liniers, pendientes aún de concretarse junto con el resto del equipamiento», agrega.

Los nuevos refugios fueron diseñados con un fuerte carácter visual, que los hace adquirir una presencia integrada pero a la vez enérgica en la que se destaca una sutil semantización gráfica: las imágenes del arroyo Maldonado, ya que corre sobre su curso. El nuevo medio se compone de tramos de plataforma alta ubicados 40 centímetros sobre el nivel del asfalto, una dimensión compatible con la altura de los buses. Su atributo de repetición modular permite resolver las necesidades de interacción vehículo-pasajero en toda su longitud.

Entre otros de sus diseños más recientes, están los bancos del modelo denominado «Patrimonial» que le encargaron para la Avenida de Mayo a raíz del bicentenario. Dispuestos en esa arteria, en lugar de mirar hacia adentro de la acera, los ubicó mirando a la vereda de enfrente, para poder apreciar los edificios históricos con su merecida perspectiva.

 

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario