Tiempo en Capital Federal

23° Max 15° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 71%
Viento: Sureste 35km/h
  • Sábado 23 de Octubre
    Cubierto con lluvias15°   19°
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado11°   23°
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado16°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Una planta no alcanza para tapar el bosque

La inauguración de la estación de reciclado en José León Suárez genera rispideces en el Área Metropolitana. El plan del macrismo para la Ciudad es insuficiente para un problema que requiere nuevas estrategias de manejo. 

Email This Page
basura

Por Martha Bilbao

El conflicto por la basura en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) recién empieza. Lejos de solucionar un problema que lleva décadas, la flamante planta para tratar unas mil toneladas de desechos y disminuir el 10% de los residuos que la ciudad de Buenos Aires entierra en el relleno sanitario de San Martín, generó nuevas disputas políticas y una discusión tabú: dónde se colocará el nuevo vertedero en terreno bonaerense y si seguirá vigente el viejo paradigma de enterrar todo lo que se tira.

Los primeros en mostrar su descontento fueron los intendentes de Tigre, Sergio Massa, y de San Martín, Gabriel Katopodis. Por empezar ni siquiera fueron al acto de inauguración de planta que manejará Benito Roggio Ambiental y que presidieron el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri y el gobernador bonaerense, Daniel Scioli.
El tigrense justificó su faltazo: “Era un tema de la provincia y del Gobierno de la Ciudad”. Pero cabe recordar que el relleno sanitario, conocido como Norte III hoy está en terrenos de su distrito, Tigre.
Quien también mostró su molestia fue Katopodis: “No voy a avalar con mi presencia esta situación”. El intendente kirchnerista varias veces se mostró en contra de que se inaugurara la nueva planta, que incluso el municipio no habilitó.
Pero la molestia de los intendentes no es nueva. Estalló cuando, hace dos meses, desde la provincia de Buenos Aires se sugirió que el relleno sanitario podría tener otros cuatro años de vida útil. Luego, para poner paños fríos, salió el jefe de gabinete bonaerense, Alberto Pérez. Y un mes y medio después se conoció el acuerdo por el que la Ciudad se compromete a disminuir en un año y medio el 78% de su basura.
¿Pero cuál es el problema de fondo? Diariamente la ciudad de Buenos Aires y el área metropolitana generan 15.000 toneladas de residuos. De ellas, 6.000 son generadas sólo en la Capital mientras que las casi 10.000 restantes las producen 27 municipios. El sistema de disposición final de esos desechos es el que diseñó la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse) –que manejan la ciudad y la provincia– en los años 70. Se trata de un sistema de rellenos sanitarios ubicados en distintos puntos del territorio. Hoy el único que puede recibir semejante volumen de basura es Norte III, un complejo ambiental que ocupa cuatro partidos: Tigre, San Martín, San Miguel y San Fernando.
“Obviamente, estamos con la pretensión, con los municipios, que se le ponga fecha final de cierre al Norte III”, aseguró Massa un compromiso que la provincia había asumido para abril próximo, pero del que se duda finalmente su concreción.
El jefe comunal tigrense aclaró, no obstante, que el problema de la basura “que lleva muchos años, requiere de inversión e inteligencia entre todos”, además de “involucrar a la gente en la separación”. Para generar conciencia, reclamó además “que haya castigo para los grandes generadores de residuos” que complican la situación en los rellenos de disposición final.
Katopodis también fue tajante: “No fui porque no voy a avalar con mi presencia esta situación. No queremos que se entierre más basura en la Ceamse y en San Martín”.
Pero el cierre de Norte III, que se producirá tarde o temprano, genera otros interrogantes que deberían ser respondidos a la brevedad: ¿Dónde se ubicará el nuevo relleno? ¿La planta de la Ciudad seguirá funcionando allí? ¿La Ceamse seguirá existiendo tal como lo hizo hasta ahora?
La posibilidad de extender a los terrenos linderos de Campo de Mayo, que sumarían unas mil hectáreas al complejo actual, no existe, al menos mientras gobierne la presidenta Cristina Kirchner quien denegó expresamente esta posibilidad. Esos terrenos están bajo jurisdicción del Ejército y es el Estado Nacional el que debería cederlos.
EL ROL DE LA CEAMSE
Sin embargo, nadie ignora que por más que todos los distritos generen programas de reciclado y recuperación de basura por cualquier sistema que se elija, siempre existe un resto que debe ir hacia un vertedero, como sucede en Europa o en países en donde se usan tecnologías como la incineración.
“Estamos resolviendo cuáles son las competencias de las intendencias respecto de la Ceamse. No se ha zanjado la discusión acerca del contralor que vamos a poder ejercer”, dijo Katopodis. Y es cierto. Cabe recordar que cuando la empresa estatal se creó en la década del 70 no les dio voz y voto a los municipios. Esta situación generó que los rellenos de Villa Dominico y Quilmes terminaran cerrados por órdenes judiciales interpuestas por los propios intendentes.
Juan Manuel Velasco, presidente de la Fundación Ecologista Verde y ministro de Ambiente durante la jefatura de gobierno de Jorge Telerman cree que, precisamente lo que se necesita es un debate respecto de la gestión integral de la basura. Y que debería ser la Ceamse el ámbito para hacerlo. “La Ceamse ha sido un instrumento fabuloso para la instalación de una política muy proactiva y moderna en los 70. Es necesario que sus autoridades modifiquen este modelo que ha llegado a su fin. Ojalá los ingenieros y técnicos de la Ceamse puedan proponer otro modelo de gestión. Ya lo decíamos nosotros en 2004 cuando se votó la ley de basura cero, que en 10 años la crisis llegaría. Hoy la crisis ya llegó”, dijo.
“La planta que inauguró la ciudad es una solución porque reduce la cantidad de residuos y eso es bueno, ahora lo que sería importante de desarrollar es una estrategia integral en el marco de un plan estratégico. Las plantas de áridos, las de húmedos que también planea inaugurar la Capital son medidas positivas. Pero no se ve un plan global que debe incorporar una evaluación ambiental del área metropolitana”, agregó.
Según su opinión, los municipios bonaerenses también deberían ponerse al día en lo que se refiere a la recuperación y revalorización de la basura. “Todos le echan la culpa a la Ciudad pero nadie habla de los municipios bonaerenses”.
En su libro Los mitos del medio ambiente, el biólogo y periodista Sergio Federovisky señala: “La basura provee, gracias a los buenos oficios de las organizaciones ambientalistas, uno de los mitos más instalados y quizá más necesarios de derribar, el de la ‘basura cero’, oxímoron en tiempos en que el capitalismo estimula el mayor consumo y, con él, la generación de residuos. Las consignas ambientalistas –radicalizadas por demás en el rubro basura cero– han atado de pies y manos a cientos de municipios, conducido a los políticos a aplicar inaplicables leyes u ordenanzas y endiosado el reciclaje como mecanismo único y salvador del grave problema de los residuos sólidos urbanos”.
Para él, que también conduce la Agencia Ambiental de La Plata, la solución es “terminar con el paradigma de la Ceamse de que la basura es un desperdicio y hay que enterrarlo en un pozo”. Según su visión: “Hay que ver a los residuos como bienes, que tienen valor y con el que se pueden generar desde electricidad hasta compost y combustible. Pero para eso es necesario dinamitar la caja de la Ceamse que subsiste gracias a lo que se entierra. La solución es crear tres o cuatro administraciones regionales que puedan manipular y tratar sus residuos en terrenos no muy grandes”.
UN MODELO ALTERNATIVO
Federovisky pone como ejemplo el caso de La Plata, que diseñó una planta de tratamiento para unas mil toneladas de basura de la capital bonaerense, Ensenada, Brandsen, Berisso y Punta Indio. Aunque su construcción –que se realizará con fondos provinciales– está demorada, cree que la gestión será un modelo a seguir en el corto plazo. “Tenemos la obligación de recuperar todo lo orgánico y convertirlo en compost, después se separa lo reciclable. Al rechazo (es decir aquello que no es orgánico ni aprovechable) se lo enfarda, se lo limpia se eliminan impurezas y será utilizado para tapar canteras abandonadas”, describió Federovisky. “Hoy los municipios son rehenes de la Ceamse y no avanzan en sus políticas de separación porque se amparan en que son el mal menor, comparado con la Ciudad”, agregó. Cuando se habla de “la caja” de la Ceamse se debe tener en cuenta que, aproximadamente el 15% del presupuesto de cada municipio se gasta en el enterramiento.
Según las fuentes consultadas, una de las posibilidades de poner punto final a este sistema podría ser una presentación judicial. Nuevamente, como se dijo, como sucedió con Villa Dominico o Quilmes en donde los vecinos alegan daños de salud y sanitarios. Tal vez sean los intendentes, que podrían tener acompañamiento presidencial, los que pidan una intervención legal para cerrar definitivamente el relleno de José León Suárez.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario