Tiempo en Capital Federal

17° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 59%
Viento: Nordeste 19km/h
  • Miércoles 23 de Septiembre
    Despejado12°   18°
  • Jueves 24 de Septiembre
    Cubierto14°   19°
  • Viernes 25 de Septiembre
    Cubierto con lluvias17°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Una ley capaz de disgustar a todos

La oposición en pleno cuestiona los términos en los que el macrismo pretende aceptar el subte. El riesgo de que el proceso quede paralizado.

Por Franco Spinetta
Email This Page
Subte en la Legislatura

Diciembre suele ser el mes en el que explotan los conflictos irre­sueltos durante el año. La Le­gislatura se transforma en un escenario caótico: asesores y legisladores que van y vienen con teléfonos celulares ar­diendo en sus oídos y reuniones a contra­rreloj en las que se discute todo lo que ha quedado en el tintero. Este mes, además, llegó con un pequeño paquete bajo el bra­zo: el traspaso del subte. 

Cuando las diferencias entre Nación y Ciudad parecían tener como destino final y ámbito de resolución el juzgado de Patricia López Vergara, Macri informó –de manera sorpresiva, hasta para sus propios legislado­res– que estaba dispuesto a tomar el con­trol del subte “aun en estas condiciones”. El anuncio despertó muchas expectativas. El jefe de Gobierno les había prometido a los je­fes de los bloques opositores en la Legislatu­ra –durante una reunión a principios de agos­to en la que no estuvo presente el Frente para la Victoria– que cualquier decisión sería con­sultada con el debido tiempo para generar el “mayor consenso posible”. No fue así.
Pasaron los días y las especulaciones. Los legisladores reclamaron que el Ejecuti­vo enviase el texto. Pero, en palabras de un legislador cercano al macrismo, el proyecto parecía estar “más escondido que un teso­ro”. Finalmente, tres semanas después del anuncio, la iniciativa llegó a la Legislatura y produjo un sacudón de dimensiones que rápidamente despejó el tablero político: to­dos los diputados opositores se situaron en contra del proyecto del PRO.

Así las cosas, el macrismo intentará que la ley de traspaso se discuta en el recinto el 13 de diciembre. Para lograrlo, organi­zó con premura una reunión conjunta de las comisiones de Obras y Servicios Públicos, que encabeza el legislador Enzo Pagani, y Presupuesto, que pre­side el economista Rogelio Frigerio. Hasta el cierre de esta edición, el plenario de comisio­nes sesionó en tres oportunidades sin obte­ner ningún apoyo de la oposición. “No ne­gocian, tienen una postura muy rígida y hay una serie de artículos muy discutibles”, seña­ló el diputado radical Claudio Presman. Se­gún pudo saber Diario Z, ni los bloques que usualmente dialogan y acompañan las inicia­tivas del macrismo, recibieron alguna consul­ta previa a la presentación del proyecto. “Ni siquiera nos llamaron para evaluar algunos artículos polémicos, es un texto muy duro”, explicó el diputado de Unión por Todos, Juan Pablo Arenaza. Una postura similar tiene el le­gislador del monobloque Confianza Pública, Daniel Amoroso, que opina que el PRO hizo una ley “para que no salga. No vamos a votar una ley antiobrera”, añadió.

En concreto, el pedido –elaborado por Arenaza– de la oposición que más ha traba­jado con el PRO en la Legislatura, se concen­tra en eliminar el artículo que califica al sub­te como un servicio esencial (lo cual obliga a mantener el 90% de la frecuencia en días de protesta); la eliminación del artículo que otorga superpoderes a Macri –o limitarlo hasta 2015 con la posibilidad de prórroga–; la creación de una comisión de seguimiento amplia que incluya a los trabajadores, el Po­der Ejecutivo, Legislatura y usuarios, y la eli­minación del impuesto a los combustibles. “Si bien hubo un manejo irresponsable de la discusión por parte del macrismo, no se pue­de no votar nada ahora que quieren hacerse cargo”, opinó el jefe de Unión por Todos.

El resto de la oposición concuerda en que el PRO está demasiado rígido en su postura de “no ceder”. De hecho, en su vi­sita a la Legislatura para dar una dis­tinción al jugador de fútbol de Boca Juniors, Sebastián Battaglia, el propio Macri le pidió a su tropa que “no aflo­jara en ninguno de los puntos”.

“Así como están las cosas no hay ley, si no negocian es imposible”, advirtió el jefe de la bancada de la Coalición Cívica, Fernan­do Sánchez, quien aseguró que están “deli­neando un proyecto alternativo poniendo es­pecial énfasis en el financiamiento” porque, según reconoció, es “imposible hacer susten­table un servicio sin pensar de dónde vas a sacar la plata”. Otra de las fuerzas que están trabajando en una alter­nativa es la que encabeza el ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra. “Lo que presentó el macrismo expresa la vo­luntad de lo que quieren para la Ciudad: licitaciones privadas, auto­ritarismo sobre los trabajadores, li­mitaciones de derechos y aumento de los impuestos”, dijo Ibarra.

En diálogo con Diario Z, el di­putado y autor del proyecto de ley, Martín Ocampo (PRO), admitió que no “hay avances” en las nego­ciaciones con la oposición y que, si todo sigue así, el subte seguirá el 1 de enero en manos de Nación. Ocampo dijo: “Nos votaron para gobernar, tienen que entender eso, es nuestro programa políti­co. Nos eligió el 65% de la Ciudad y con esto bloquean la posibilidad de que llevemos adelante lo que consideramos mejor para los por­teños”, concluyó. En este escena­rio, al macrismo ya no le sirve la calculadora. Tiene 26 legisladores con la camiseta amarilla y necesita cinco más para lograr el quórum. Aun con los diputados que tienen voluntad de dialogar, el PRO no conseguiría el número necesario para sesionar. Diario Z verificó que ninguno de los bloques, por aho­ra, está dispuesto a sentarse en el recinto y habilitar el debate.

Además, no hay acuerdo so­bre la cantidad de votos necesarios. El macrismo asegura que alcanza con mayoría simple, pero la opo­sición dice que necesitarían unos 40 votos, algo más que imposible por cómo está planteado el esce­nario legislativo. “¿Cómo pueden creer que el proyecto sale con ma­yoría simple, cuando para concesio­nar un club de barrio se necesitan dos tercios?”, apuntó Ibarra. “Están diciendo que si logran el quórum, el proyecto que regula el transporte de subterráneos por 30 años puede aprobarse con 16 votos”, añadió.

Conflicto asegurado

La oposición, los metrodele­gados y la UTA cuestionan las res­tricciones al derecho de huelga. Otro artículo resistido es el que ata los aumentos de salarios al in­cremento de la tarifa.

Mientras se discute el proyec­to en la superficie, en los túneles la temperatura se multiplica. Si bien no se trata de un conflicto nuevo, las últimas movidas lograron elevar la tensión entre la Asociación Gre­mial de Trabajadores del Subte y el Premetro -la entidad mayoritaria- y la Unión Tranviarios Automotor, que tiene la representación gremial reconocida por el Ministerio de Tra­bajo desde 1948. La UTA pretende mantenerse como el único sindica­to con personería jurídica y gremial. Los “metrodelegados” no tienen personería gremial pero han proba­do que los trabajadores mayorita­riamente se disciplinan a sus direc­tivas y que pueden parar el subte cuando lo creen conveniente.

El gobierno macrista echó naf­ta en este largo enfrentamiento: la subsecretaría de Trabajo porteña que dirige Ezequiel Sabor estam­pó la firma de un acuerdo parita­rio con la UTA en el que se impone un descuento compulsivo del 1% en favor de esa entidad gremial. Los metrodelegados lo calificaron como una provocación: “No tene­mos señales de quieran negociar, nada de nada”, dijo a Diario Z Ro­berto Piannelli, secretario general de los metrodelegados.

“Roberto Fernández –secreta­rio general de la UTA- dialoga di­rectamente con Mauricio Macri”, respondió el vocero Mario Caligari.
Fin de año complicado.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario