Tiempo en Capital Federal

14° Max 9° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 64%
Viento: Suroeste 21km/h
  • Domingo 3 de Julio
    Cubierto  12°
  • Lunes 4 de Julio
    Cubierto con lluvias10°   12°
  • Martes 5 de Julio
    Cubierto  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 02/07/2022 19:38:56
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Una instancia temida: Claves para hablar de sexo con los hijos

Cómo prepararse para abordar el tema con naturalidad.

Email This Page
3890057

Si uno se siente molesto, perturbado o, directamente, inhibido para conversar sobre sexo con los hijos, el mejor método para superar el problema es practicar. Hay varias posibilidades. Se lo puede hacer mediante conversaciones con otros padres, entre familiares o con amigos de confianza. También se puede intentar escribir sobre el tema, ya que de ese modo se ensayan las cosas que se necesita charlar con los hijos, pero sobre todo, las maneras con que se desea hacerlo.

Otra posibilidad es hablar en voz alta sobre el tema, cuando los hijos no están. Si se puede, hablar frente a un grabador. Encerrarse en un cuarto del departamento, cerrar la puerta de la habitación y comenzar a desarrollar los conceptos que se quieren tratar con los chicos.
Obviamente, un grabador permite escucharse varias veces y, de ese modo, se pueden advertir incongruencias, tartamudeos y silencios de diversa índole.

Tal vez el padre descubra un tono agresivo, vacilante o que se dicen cosas que no deberían decirse a un hijo.

La posibilidad de practicar en voz alta permite ir tomando mayor confianza para tratar el tema tan temido, pero a la vez también pone en evidencia cuáles son las incomodidades para abordar la conversación con los hijos.

El escucharse ayuda. Y sirve para prestar atención cuando se pronuncian palabras clave: pene, genitales, testículos, vagina, labios mayores o menores, orgasmos, masturbaciones, relaciones sexuales, penetración.

Estas palabras y otras del mismo tipo pueden poner en evidencia, cuando uno las escucha en las grabaciones, la necesidad de repetirlas de un modo más natural.

Nada despreciable es el hecho de conversar de estas cuestiones con los hijos, a cualquier edad, pero adaptando los temas y el tono de la charla a la edad del chico. El resultado hay que esperarlo en años. Pero vale la pena, ya que la felicidad sexual de los hijos está en juego.

Lo hemos dicho muchas veces. Y por su importancia, lo repetimos: explique, no opine.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario