Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   20°
  • Sábado 24 de Octubre
    Parcialmente nuboso17°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con probabilidad de lluvia19°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Una ciudad peligrosa para los más jóvenes

El desamparo de una población sin protección del Estado.

Email This Page

uando quiero llorar no lloro, y a veces lloro sin querer», escribía Rubén Darío. Así lamentaba la pérdida inexorable del «divino te­soro» de su juventud. Lejos de la poética, y más cerca de su lamen­to, los jóvenes porteños sufren en carne propia el abandono de un Estado que desde hace demasia­dos años viene dejándolos libra­dos a su suerte.

Las últimas semanas tuvieron a los adolescentes porteños como protagonistas involuntarios de una serie de eventos con un denomina­dor común: un Gobierno que tiene a la seguridad como un latiguillo de campaña constante, pero que no la garantiza en ámbitos como la educación y la diversión.

Aunque el macrismo intentó deslegitimar la protesta estudian­til, con toma de escuelas median­te, a la que calificó de «politiza­da», las imágenes de ventanas peligrosamente rotas; de mam­postería bambo­leándose sobre las cabezas de los alumnos; de es­caleras sin las de­bidas medidas de protección; de ascensores sin mantenimiento fueron suficientemente convin­centes para que la opinión públi­ca, gremios, estudiantes universi­tarios y otras entidades apoyaran el reclamo. «Escuelas más segu­ras» fue una cantinela repetida por los «revoltosos».

Una gestión preocupada por legislar para reducir los robos en motos y las salideras bancarias, pero que no promueve una legis­lación, y no realiza los controles adecuados, para evitar muertes como la de dos jóvenes en Bea­ra, un boliche que no debía fun­cionar como tal. Porque, se sabe, quienes debían controlar el local, no lo hacían en los días de ma­yor afluencia de público. Quienes no debían habilitarlo, lo hicieron a expensas de decenas de adver­tencias en el sentido contrario.

Algunos, más iguales que otros

Luego de la tragedia de Croma­ñón, esta administración tan sólo puede garantizarles salir seguro a quienes pueden abonar una entra­da en locales baila­bles cinco estrellas, donde sí funcionan salidas de emer­gencias, extinto­res, y en los que se respetan las ca­pacidades máximas previstas. Pero la seguridad así se paga, es para al­gunos de los que pueden concurrir a los 200 boliches que reúnen es­tas características.

Y se ha mostrado incapaz de velar por los millares de jóve­nes que quieren divertirse al pre­cio que sus bolsillos lo permiten. Beara es -o fue- tan sólo uno de los alrededor de 200 o 300 loca­les bailables que se disfrazan de bares, o de lugares donde se rea­lizan fiestas privadas, y que tienen capacidad hasta para 800 perso­nas. Lo denuncian los padres de Cromañón, que quieren que al menos su tragedia sirva para evi­tar que empresarios inescrupu­losos y gobiernos distraídos con­viertan a la Ciudad, nuevamente, en una trampa mortal para miles de jóvenes. En las siguientes pági­nas, por qué estudiar y divertirse no son actividades seguras.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario