Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 53%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto21°   29°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   27°
  • Domingo 31 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Un tsunami salado en suelo porteño

Las ferias que replican el modelo de La Salada pasaron de 22 a 34 en menos de un año.

Por Patricio Eleisegui
Email This Page

Un tsunami se abate sobre Buenos Aires, y no es por efecto de una corriente nacida en el Río de la Plata o en las márgenes oscuras del Riachuelo. Con la potencia de un maremoto, el fenómeno de las «saladitas» -centros de compras que replican a escala menor la reconocida megaferia de Lomas de Zamora- sigue ganando terreno en la geografía porteña.

Así, y de acuerdo a un relevamiento concretado en estas últimas semanas por Fecoba, la cámara que aglutina al comercio tradicional de Capital Federal, estos emprendimientos pasaron de 22 en octubre de 2010 a 34 en mayo de este año.

Con epicentro en Once, Floresta, Microcentro y Chacarita, las «saladitas» se expanden bajo una receta que combina multiplicidad de artículos con precios hasta un 60% por debajo de los que se promocionan en los locales. La fórmula viene cosechando resultados que asombran: según datos aportados desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), este tipo de ferias populares factura por mes, en su conjunto, casi 100 millones de pesos sólo en Buenos Aires.

«Las 34 ‘saladitas’ que contabilizamos en Capital cuentan con un promedio de 70 puestos. Algunas tienen más, y otras menos. Eso da un total de casi 2.380 puestos operativos, que según la información que pudimos recavar venden a razón de 40.000 pesos mensuales cada uno», detalló Vicente Lourenzo, secretario de CAME.

Entre los emprendimientos de mayor tamaño se destaca Punto Once, ubicado en la esquina de Pueyrredón y Sarmiento, que hasta hace unos años ocupara la cadena C&A. «Esa feria sola dispone hoy de más de 150 puestos en funcionamiento. Dentro de todo, se trata de una iniciativa armada. Hay otras en zonas como el microcentro donde en lugar de puestos se alquilan percheros», aseguró el empresario.

Otra de las grandes alternativas en funcionamiento es Ambassador Factory Outlet, un centro de compras que, situado en el 777 de la peatonal Lavalle, hoy ocupa parte del hall de un ex cine. La «saladita» emplazada en ese lugar suma unos 200 puestos. Dentro del sondeo concretado por Fecoba también se destacan los más de 100 puntos de venta instalados en Corrientes al 1550, y los 150 en funcionamiento en un salón de Lima al 1760, en Constitución.

La proliferación de estos emprendimientos obliga a una pregunta: ¿Es legal instalar una «saladita» en Capital Federal? Tanto desde la Dirección General de Fiscalización y Control como desde el ámbito comercial que se opone a estas propuestas reconocieron a Diario Z que, de cumplir con todos los requisitos de seguridad y respeto de marca, no existe una normativa que impida la radicación de estos centros de compra.

«Siempre que se adhiera a las reglamentaciones de la Ciudad en materia de salubridad, higiene y seguridad no hay motivo para inhabilitar un emprendimiento. Basta que se ajusten a los requerimientos típicos de las galerías comerciales para comenzar a operar», comentó a este medio una fuente del organismo oficial.

Desde CAME, Lourenzo puso puntos suspensivos al evaluar el nivel de control que lleva a cabo el gobierno porteño. «Si bien la AFIP viene intentando ponerle un cerco a estas ferias, en Buenos Aires sospechamos que entregan habilitaciones para una cosa que termina siendo otra. Llegamos con nuestro reclamo hasta el Jefe de Gabinete (Horacio Rodríguez Larreta), y exigimos la suspensión de nuevas habilitaciones por 180 días, pero no obtuvimos nada por ahora», reconoció.

Por el lado de los feriantes, Jorge Castillo, uno de los administradores de La Salada de Lomas de Zamora, e impulsor de la «saladita» Mogotes Factory de Flores -ubicada en Bogotá 2974, 60 locales operativos-, afirmó que emprendimientos como el que coordina «cumplen con todos los requisitos», y disparó: «Podrían abrirse más si no pidieran tantas coimas quienes entregan las habilitaciones».

«En nuestro caso, nos exigieron locales de determinadas dimensiones, salidas de seguridad, baños para discapacitados. Todo lo cumplimos. Sin embargo, todavía no nos habilitan los otros 60 locales que tenemos para sumar a la feria y ya existente más 8.000 metros de estacionamiento. ¿Por qué? Todavía no nos queda claro», sostuvo a Diario Z.

Más allá de este caso puntual, lo cierto es que la expansión de otra alternativa comercial avanza cada vez más rápido en la Ciudad. Como en tantas otras oportunidades, quedará en manos de los clientes definir que opción es la que mejor seduce a los porteños.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario