Tiempo en Capital Federal

30° Max 19° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 61%
Viento: Nordeste 18km/h
  • Lunes 5 de Diciembre
    Despejado21°   30°
  • Martes 6 de Diciembre
    Cubierto con lluvias23°   31°
  • Miércoles 7 de Diciembre
    Cubierto con lluvias22°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 04/12/2022 01:22:05
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Un porteño en el equipo guaraní

El volante argentino de la selección de Paraguay se prepara para la Copa América.

Por Leandro Balasini
Email This Page

Cuando de niño corría detrás de una pelota por las calles de Mata­deros, soñaba con po­nerse la camiseta de la Selección Argentina y jugar un mundial. AJonathan Santana se le cum­plió el sueño, pero con una par­ticularidad: participó de la última Copa del Mundo vistiendo los co­lores de Paraguay, la patria de la familia de su madre. Lleva cuatro años jugando para la albirroja, y ya ha logrado forjar un sentimien­to de pertenencia y de identidad con este país tan futbolero como el nuestro. De paso por San Telmo para festejar el Día del Padre jun­to a su familia y antes de empren­der la vuelta al predio de Ypané, para la preparación final de cara a la América que comenzará el 1 de julio, el mediocampista dialo­ga mano a mano con Diario Z.

¿Cómo llega Paraguay a la Copa América?
En la etapa de preparación nos ha ido muy bien y el técnico (Gerardo Martino, también argentino) que­dó muy conforme con los amisto­sos ante Bolivia y Rumania. Sabe­mos que este tor­neo, más allá de haber hecho un buen mundial, es totalmente dife­rente. Lo bueno es que nosotros somos un grupo que ya nos cono­cemos y mante­nemos la base de un proceso que comenzó hace cuatro años.

¿Están para dar el salto de cali­dad y lograr al título?
Hablar de ser campeones es un poco apresurado. Los candida­tos son Argentina, Brasil y Uru­guay. Nosotros tenemos que estar tranquilos porque las posi­bilidades siempre aparecen. Juga­remos cada partido con la misma humildad con la que afrontamos el mundial.

Lo más destacado de su selec­ción es que alcanzó un funcio­namiento de equipo.
Es una realidad: acá no hay una fi­gura como tienen otras selecciones. Hay grandes jugadores, pero lo más importante, es que hay un equipo armado. La humildad, la unión del grupo, que ningún compañero se crea más otro, es lo que te lleva a lograr grandes cosas.

Se lo escucha tranquilo a San­tana. Quienes lo conocen asegu­ran que es la misma persona que vestía en sus comienzos la cami­seta de San Telmo. Dicen que ni el mundo River (el otro, lleno de gloria, no éste de triste presente) ni la posibilidad de disputar una Copa del Mundo hicieron que su personalidad mutara. Pero cam­bió, no por culpa del negocio del fútbol, sino por ese escollo que el destino le puso allá por el año 2002. En un intento de robo, mientras viajaba en su auto, re­cibió dos balazos, uno en la gar­ganta y otro en el hombro. «No tengo más que agradecer a la vida porque el tiro pasó a dos mi­límetros de la carótida y si toca­ba ahí quizá no estaba vivo o hu­biese quedado hemipléjico. Fue un milagro», recuerda el futbolis­ta que, actualmente, milita en el Kayserispor de Turquía.

¿En qué cambió su vida a par­tir de aquel episodio?
Después del accidente me fui acercando más a dios y creciendo en conocimiento. Hay cosas que te marcan, entonces te preguntás qué es la vida. Lo importante es ser feliz, más allá de que muchas veces no tengamos lo que desea­mos, y disfrutar la vida de la mejor manera, con la familia que siem­pre está y con los amigos.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario