Tiempo en Capital Federal

27° Max 21° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 40%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Viernes 13 de Diciembre
    Parcialmente nuboso17°   24°
  • Sábado 14 de Diciembre
    Nubes dispersas21°   31°
  • Domingo 15 de Diciembre
    Cubierto21°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Un pedido de informes en la Legislatura por el asesinato del joven en Barracas

El legislador Gabriel Fuks presentó un proyecto para que el Poder Ejecutivo precise el accionar del agente Adrián Otero en relación con la muerte de Cristian Toledo Medina.

Email This Page
Cristian Toledo Medina

En la madrugada del sábado 15 de julio, el agente perteneciente a la Especialidad Bomberos de la Policía de la Ciudad Adrián Otero, asesinó a Cristian Toledo Medina, de 24 años, después de un altercado de tránsito en el barrio de Barracas. El joven, que vivía en  la Villa 21-24, era ferretero y había salido con dos amigos, Carlos Gavilán y Jorge Daniel Nadalich.

En la intersección de las calles Australia y Vélez Sarsfield, contaron los vecinos, se produjo una discusión y el oficial comenzó a perseguir con su vehículo, y a los tiros, al auto de los tres chicos, que volvían de bailar. Después de seis cuadras, al llegar a la calle Santo Domingo, el conductor, Nadalich, perdió el control. Manejaba agachado para protegerse de los disparos. Uno de los ocho tiros impactó en el cuerpo de Cristian.

La versión oficial fue un supuesto intento de robo, pero la familia y vecinos del joven, igual que los dos sobrevivientes, afirmaron que se trató de una “cacería”. Carlos Gavilán y Jorge Daniel Nadalich, únicos testigos del asesinato, en principio fueron demorados en la Comisaría 30 y recién los liberaron horas más tarde. El agente Otero fue trasladado al Hospital Churruca, hasta que finalmente quedó detenido.

Ante la falta de respuesta oficial, vecinos y familiares de Toledo Medina se juntaron durante la tarde del martes 18 en la parroquia del padre Lorenzo Toto De Vedia, de la villa 21-24, a donde asistía el joven, para denunciar este caso “de gatillo fácil”. Esa misma mañana, el legislador Gabriel Fuks, de Corriente Nacional de Militancia, presentó un proyecto de ley en la legislatura Porteña para que el Poder Ejecutivo brinde datos oficiales.

En concreto, el proyecto de Fuk pide que el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño informe si “ha tomado conocimiento de lo actuado y ha procedido a alguna medida administrativa interna ante el hecho por el cual se encuentra detenido el agente” y si así fue, pide que indique cuáles y adjunte documentación respaldatoria.

Además, reclama que se explique “en qué circunstancias se encontraba el agente de Bomberos cuando ocurrieron los hechos”, para saber si estaba en horario de servicio, en dirección a su lugar de trabajo, o bien, fuera de servicio. También, Fuks pide que se informe sobre la investigación, como si se identificaron videocámaras en las intersecciones, la cantidad de personal policial interviniente, las tareas realizadas, si se preservó la escena y qué fuerza de seguridad se hizo cargo de las pericias.

Finalmente, pide que se informe “si el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a través de las áreas correspondientes, en caso de considerarlo ha procedido a alguna acción de seguimiento y/o acompañamiento a las víctimas de violencia institucional. En caso de haberse tomado alguna medida, detalle en qué consiste”.

En los fundamentos del pedido de informes, Fuks explica: “El presente pedido de informes tiene como objeto conocer las circunstancias del hecho, en particular a lo referido a las medidas adoptadas por el Poder Ejecutivo, al cumplimiento de la normas vigentes en la Ley 5.688, vinculadas al uso de la fuerza y el accionar policial, como así también a las medidas adoptadas por el Ejecutivo en cuanto a acciones de acompañamiento ante hechos de violencia institucional policial”.

Ana Adelardi, abogada que asesora a la familia de Toledo Medina, dice que es «un claro caso de gatillo fácil» y que «no se trató de legítima defensa porque el policía persiguió durante seis cuadras al auto mientras efectuaba los disparos y eso no puede justificarse». Además, destacó que los jóvenes no estaban armados y agregó: “Si hubo un intento de robo, el hecho no se consumó. El bombero estaba de franco y como pasa en muchos casos, el uso de la fuerza fuera de servicio es cada vez más común”.

Fuente Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario