Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 65%
Viento: Suroeste 22km/h
  • Sábado 19 de Octubre
    Cubierto15°   21°
  • Domingo 20 de Octubre
    Cubierto15°   18°
  • Lunes 21 de Octubre
    Nubes dispersas14°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Un mural misterioso de venecitas

En la esquina de Independencia y Boedo, un centenario y colorido mural de venecitas suma encanto al barrio.

Por Juan Castro
Email This Page
IMGP8511R2 BXB

A principios del siglo XX, el comerciante italiano Enrico Dell’Acqua abrió en la esquina de Independencia y Boedo una de sus célebres tiendas de ropa. La edificación terminó por convertirse en una tradicional estampa del barrio, junto al tango, San Lorenzo y sus cafetines. En el frente de ese local se luce un tesoro de la Buenos Aires de ayer.

En esa época, las avenidas eran de doble mano y pasaban varias líneas de tranvía. En los alrededores había casas chorizo (algunas aún están en pie). En medio de esta pintura arrabalera, el comerciante textil levantó un negocio con ribetes italianizantes, talladuras al frente y costado, ventanales y piso en forma de damero. Era el diseño estándar, repetido en otras tiendas, pero la “Sucursal Boedo”, como reza uno de sus muros, contó con un frontispicio único en la ciudad.

Se trata de un medio arco con una pieza mural hecha en venecitas, que corona el negocio y evoca una deidad de rasgos grecorromanos. Muchos dicen que es la figura de San Jorge, pero la ilustración no coincide con el domador de dragones. En cambio, se ve en primer plano a un hombre alado con una túnica violeta guiando dos caballos negros. Atrás hay una figura con ropa azul, sobre un carruaje marrón. La escena transcurre en un fondo de nubes celestes y amarillas.

El nombre de su autor es un misterio. Apenas dice “Marca Registrada” en el extremo inferior derecho.

Según fotos antiguas, que atesora la Junta de Estudios Históricos del barrio, el frontón tenía a los costados antenas que llevaban de lado a lado un cartel con el nombre Dell’Acqua hecho con bombitas de luz. “Quedó en el imaginario lo imponente de la tienda”, indica Alicia Rodríguez, secretaria de la Junta de Estudios Históricos.

En aquel entonces, el ir y venir del tranvía, los bares, la fundación de Editorial Claridad en 1922, que reunió al Grupo Boedo (Roberto Arlt, Álvaro Yunque y otros) en el solar de Boedo 837, y la creación del Club Mariano Boedo (1928), hicieron de la esquina Dell’Acqua un gran nodo cultural.

Las tiendas cerraron en 1933. En Independencia y Boedo luego abrieron otros negocios de ropa. Más tarde se hicieron subdivisiones en el edificio. En 1963 abrió la heladería artesanal Leoyak, una de las últimas de la vieja guardia. “Siempre preguntan por el mural, es sinónimo del barrio”, dice Luis, que atiende el local de la ochava desde sus comienzos.

Dell acqua foto antigua

Una imagen antigua del edificio.

Con modificaciones y todo, el frente está pintado y acondicionado. Es un terreno “objeto de regulación integral en materia de uso”, según el Código de Planeamiento Urbano vigente. En tanto, la Comisión de Patrimonio del Consejo Consultivo Comunal 5 (Almagro y Boedo) y el Observatorio de Patrimonio de la Ciudad informaron que el edificio sólo está protegido por la Ley Anchorena (N° 3056), para edificaciones anteriores a 1941.

Aun así, los vecinos sienten que este mural es un vitalicio de Boedo. “El edificio está desde mucho tiempo antes que todos nosotros –sintetiza Humberto, que reside en un edificio lindero y toma café en la panadería Flores Porteñas, en diagonal a la ex tienda Dell’Acqua–. Es la puerta de entrada al barrio pero también una postal del pasado que sobrevive con elegancia, somos afortunados al poder disfrutar todos los días de este monumento histórico.”

Foto: Gabriel Palmioli

DZ/JPC

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario