Tiempo en Capital Federal

26° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 61%
Viento: Nordeste 25km/h
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con llovizna21°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas19°   27°
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso con lluvia18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

‘Un juez sensible a las presiones está en el lugar equivocado’

Reportaje a la jueza Patricia López Vergara.

Por por-carmelo-paredes
Email This Page
4544540-lopez_vergara_390

No quiere decir su edad, pero asume que los que tiene, los lleva bien puestos. Para la prensa cholula es reconocida por sus sombreros extravagantes o los coloridos decorados de su despacho al 600 de Avenida de Mayo. Pero puertas adentro de la joven justicia porteña, Patricia López Vergara, titular del sexto juzgado Contencioso y Administrativo del fuero de la Ciudad, es una de las juezas que ahora no ha buscado ascender, aunque tiene resto para disputar cargos superiores en cualquier concurso. Fue una de los primeros jueces en lograr que el gobierno PRO respetara sus decisiones. Mauricio Macri, como sus antecesores, resiste al máximo los fallos de los jueces porteños, un Poder Judicial que nació junto con la creación de la Ciudad Autónoma. Sin embargo, hace tres meses Macri acató dos resoluciones provisorias de López Vergara, durante el largo paro del subte. La huelga no pasó de los diez días, gracias a que ella ordenó que la comuna se hiciera cargo de sus potestades de policía del trabajo e interviniera en la paritaria del subte. Macri respetó la medida, dictó una conciliación obligatoria y luego aceptó los subsidios federales que no quería recibir para no validar el acta de transferencia firmada en enero. Esos fallos son parte de una historia que no ha terminado, pero sin duda, dice López Vergara, cambiará luego de la decisión de Macri de hacerse cargo de los subtes y el premetro.

En estos últimos meses, usted intervino en casos importantes, que han puesto al fuero contencioso en un lugar central. Luego de resolver sobre el subte y sobre la reglamentación del aborto no punible, ¿cuáles fueron las presiones que recibió?
Sobre las presiones es muy conocida mi postura; considero que un juez que sea sensible a las presiones, está en un lugar equivocado, no puede ser juez. Que se dedique a ser abogado y elija las causas que quiera con la tranquilidad que quiera. Es lo que debe ser. Uno no está acá para dejar contento a nadie, ni para que lo quieran, así es que evidentemente en la mayor parte de los temas alguien estará menos contento y otro lo recibirá con beneplácito.

No quedaron contentos los sectores antiabortistas.
Exhorté al final de mi sentencia a que tengamos algo superador de la tolerancia, porque la tolerancia puede parecer que me pongo encima del otro y lo soporto. Por eso hablo de tolerancia en términos del Iluminismo. Pero lo importante es la aceptación del otro. Puedo tener una decisión para mi vida personal, aun siendo la jueza que firmó esto, pero no tengo por qué, en el supuesto que estuviera comprendida dentro de las causas del artículo 86 del Código Penal -es decir, si fuera una mujer violada que corre riesgo su vida, etc.- no tengo que provocarme un aborto. Es algo similar a lo que ocurrió en los 80, con el fallo Sejeans, sobre el divorcio. Un ministro de la Corte dijo «yo he firmado el fallo del divorcio, y sin embargo no estoy de acuerdo con el divorcio para mi vida personal, pero acá no estamos para compensar la vida personal de nadie». Acá estamos para respetar, en primera instancia, la legislación de fondo, el Código Penal que desde 1921 regla estos supuestos de no punición. Lo curioso es que nadie pide la inconstitucionalidad de ese artículo.

¿Cómo seguirá la aplicación del protocolo que firmó el jefe de Gobierno para reglamentar el aborto no punible después de su cautelar?
El protocolo no lo estableció Macri sino su anterior ministro de Salud, Jorge Lemus. Y siguió vigente ya que la ley no fue promulgada. Es un protocolo con la diferencia de cuatro o cinco artículos en los que, de acuerdo con los tratados internacionales y las directrices de la Corte, decidí ser respetuosa de la jerarquía constitucional.

¿Espera que se aplique de acuerdo con la reglamentación que usted estableció?
No, vamos a hablar claramente. Yo no reglamenté nada, el que reglamenta es el Ejecutivo. Y tampoco invadí ninguna esfera, lo habría hecho si hubiera reglamentado. Yo sólo he dicho que no se ajusta a los tratados internacionales y a las directrices de la Corte, y ése es el bloque de legalidad constitucional en el que inserté mi decisión. Se aplicará el protocolo, mientras mi decisión no sea revocada, porque mañana mismo puede cambiar. Ya la han apelado, y estoy esperando la respuesta del asesor tutelar.

Usted también está a cargo de otro expediente complicado, a partir de la presentación de María José Lubertino para que se expidiera sobre la titularidad del subte.
Mi intervención, relativa a la entrega de los fondos, ha estado dirimiendo incidencias procesales.

¿La querían sacar del medio?
Yo puedo tener una mirada más aséptica, si quiere, no sé si soy tan importante como para que alguien me quiera sacar del medio, simplemente son las estrategias procesales que las partes tienen a su disposición. Como abogado uno utiliza todo lo que la ley autoriza, pero, si dilatan en el tiempo, es porque una de las estrategias procesales es demorar la causa.

¿Cómo evolucionaría el expediente si Macri se hace cargo?
Hay que ver en qué términos. Si realmente el jefe de Gobierno dice que asume la titularidad, el amparo de la legisladora Lubertino se volvería abstracto mi decisorio.

¿Pero quedarían en pie sus recomendaciones para que la Ciudad se haga cargo de la policía del trabajo, y pueda intervenir en la paritaria del subte?
Yo no llamé a conciliación, convoqué a una mesa de diálogo, que puede ser una herramienta valiosa y enriquecedora para todos. Siempre digo que una Justicia más moderna tiene que buscar algo más integrador. En lo del subte parecería que es algo que conformó a la ciudadanía, no he visto mayores críticas de ninguna de las partes implicadas. Una de las satisfacciones de esa causa fue poder armonizar tantas miradas divergentes.

El Consejo de la Magistratura recomendó a los jueces que se abstengan de ejecutar desalojos violentos. ¿Qué opina?
Sé que algunos colegas manifestaron disconformidad con que desde un ámbito administrador se permitieran darle instrucciones a la justicia. Yo no lo vi así, creo que cualquier mirada que pro hominem, en favor, es bienvenida. De hecho, esa mirada, es «conteste con el derecho». Hay todo un protocolo, si hay un desalojo y hay criaturas, ¿cómo van a estar en la calle sin agua, sin leche? Si eso ocurre es un desprecio por el ser humano que es tu congénere. La vida es un azar, podríamos haber nacido en cualquier otro, no haber tenido una casa. Tenemos que hacer el esfuerzo de ponernos en el lugar del otro y no olvidarnos de todos los dones y bendiciones que la vida nos da y que a tantas personas les resta.

¿Un juez puede impedir un desalojo violento?
Un protocolo obliga que se procure que ni la gente ni los muebles queden en la calle.

¿Cómo ve el desarrollo de la sociedad en esta década?
La Corte dicta fallos que nos honran en materia de derechos sociales. Todo lo que hace a los derechos sociales, económicos y culturales. Luego hay otras temáticas, como consideraciones en torno a la pobreza. Detrás de cada papel, hay un ser de carne y hueso que tiene un problema, les digo a mis funcionarios que nunca se acostumbren a trabajar mirando con indiferencia el dolor y el sufrimiento de otros. Con el papel y la letra estamos tratando que la gente tenga mejor calidad de vida. No soy mesiánica, pero Lorenzetti dijo que la misión de la magistratura es que la gente viva mejor a partir de nuestras decisiones.

¿Y la justicia porteña ha podido mejorar la calidad de vida de sus habitantes?
En materia de derechos sociales ha tenido mucha incidencia, especialmente en situaciones de calle. La propia Corte dijo que la Ciudad no asigna dinero público en forma inteligente, a partir de casos que surgieron de este fuero. Si todos los funcionarios viviéramos un día en una villa o en un parador… Debería ser un requisito previo atravesar algo así.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario