Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 63%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto12°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
  • Martes 18 de Mayo
    Muy nuboso11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Un enemigo silencioso

Por Martha Bilbao.

Email This Page

Buenos Aires va a contramano de lo que indican las buenas prácticas ambientales. Pero, lo que es peor, también va en la misma dirección (es decir, la opuesta) de la Ley de Basura Cero, apoyada por el propio macrismo en 2004. El problema es que casi una década después los problemas son los mismos y los residuos que se generan en la ciudad no paran de aumentar. La gestión de la basura se puede dividir en dos cuestiones: la generación y la disposición final. Respecto de la primera, los porteños mantienen su performance: por día generan 5.000 toneladas de desechos.

Respecto del destino, la situación también se mantiene constante: como depósito se usan rellenos sanitarios del conurbano. Pero hay un detalle: pasó el tiempo y no se han habilitado nuevos vertederos. El actual depósito donde la Capital entierra su basura, Norte III en San Martín, está por colapsar y se podría quedar sin destino para las miles de toneladas de mugre.

Cuando asumió su primera gestión Mauricio Macri prometió que se abrirían dos nuevos rellenos sanitarios: los lugares los pondría la provincia y el dinero, la Ciudad. Pero ese proyecto no avanzó.

Mientras tanto, la que también dormía en el Ministerio de Ambiente y Espacio Público era la ley que impulsa la disminución de residuos domiciliarios y que para fines de este año establecía que se debían tirar un 30% menos de elementos reciclables. Por el contrario, la gestión macrista sólo logró incrementar lo que se desecha. Aunque anunció la disminución del volumen reutilizando los restos de sobra eso no ocurrió. La Coordinadora Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse) entre enero y octubre de 2011 enterró 1.178.538 toneladas de basura de la ciudad. En el mismo período de 2010, el distrito había mandado 1.169.078 toneladas. El volumen se incrementó un uno por ciento.
En tanto, la provincia de Buenos Aires ha avanzado en la construcción de plantas de residuos en distintas regiones, como Florencio Varela y Berazategui, pero los vecinos se niegan a aceptar la basura de la ciudad. Según el gobierno porteño, abrirán una nueva planta que procesará mil toneladas diarias de basura porteña en el complejo Norte III. La construcción demandará una inversión de 100 millones de pesos y con ella se recuperarán unas 480 toneladas por día de los residuos ingresados, 300 de orgánicos y 180 de materiales secos.

Paralelamente la licitación pública para otorgar la concesión del servicio de recolección se cayó a fines del año pasado. Ahora el macrismo tiene dos años para adjudicar nuevamente el sistema, mientras volvió a renovar el sistema de área limpia que tanto criticó durante la campaña de 2007. Es decir, siguen juntando los residuos Cliba, Aesa, Nittida, Integra y Urbasur que se reparten el distrito a cambio de 1.500 millones de pesos por el servicio. Tampoco la actividad de los cartoneros está clara. Hubo censos, licitaciones, plantas de separación prometidas pero todo sigue igual de caótico que hace 10 años cuando la crisis social, política y económica los dejó como emergentes.

Por ahora, en la calle, sólo hay contenedores más grandes e incluyen la separación de residuos como opción. Sin embargo, los vecinos no saben bien cómo usarlos. Pero la basura es un enemigo silencioso. Y, en cualquier momento, puede tapar a Bolívar 1. En el momento menos pensado.

 

DZ/sc

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario