Tiempo en Capital Federal

31° Max 23° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 40%
Viento: Nordeste 21km/h
  • Miércoles 20 de Enero
    Despejado24°   30°
  • Jueves 21 de Enero
    Despejado23°   30°
  • Viernes 22 de Enero
    Despejado21°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Últimos días de la muestra de Victorica en La Boca

Hasta el domingo se puede visitar en el Museo Quinquela Martín la muestra antológica de este gran maestro de la pintura.

Por M S Dansey
Email This Page
La barrerita sobre la calle parker_victorica

Podrá decirse que Mi­guel Victorica (1884-1955) fue un artista de su tiempo. Esto no es gratis, claro, estamos hablando de la Argentina de principios del siglo XX que lo coloca en la es­tantería de los conservadores, si se quiere. Recordemos la valora­ción que hizo Marcel Duchamp después de su estadía en Buenos Aires entre mediados 1918 y fines de 1919, cuando calificó a la es­cena artística local como tradicio­nalista, aburrida y copista. De he­cho, en Europa –pero también en México, por poner un caso ameri­cano– estallaban las vanguardias y los artistas argentinos seguían honrando a la academia. Victori­ca fue uno de ellos, es cierto, pero no cualquiera.

Miguel Carlos Victorica (1884-1955) se formó en la escuela de la Asociación Estímulo de Bellas Artes con Della Valle, Sívori y De la Cárcova. Como todos los de su generación, en 1911 viajó a Pa­rís y permaneció en Europa por siete años. El viaje transatlántico era una especie de bautismo por el que pasaban todos los artis­tas nacionales que luego volvían al país con el oficio perfecciona­do. Vale decir que justamente en ese entonces la técnica comenza­ba a perder protago­nismo ante la libertad del espíritu creador y una visión del arte que alcanzaba todos los rincones de la vida. Y ésa fue su concepción del mundo. Desde esta óptica abordó su trabajo. Y ésa es la cuestión, porque la suya fue una postura moderna aunque su definición haya sido clásica.

Víctor Fernández –director del Museo Benito Quinquela Martín y curador, junto a Sabrina Díaz Po­tenza, de la muestra antológica que estará expuesta hasta el 7 de diciembre– dice con sus palabras una frase del artista que bien po­dría servir de testamento: “No se pueden seguir los caminos reco­rridos pero la originalidad tampo­co radica en la ruptura”.

El retrato a su madre es quizá su obra más conocida y la prueba de una maestría técnica a la hora de la figuración realista pero que va un poco más allá, más allá in­cluso del impresionismo evanes­cente porque lo que prima es el halo que envuelve a esa mujer presentada como una religiosa. Para Fernández, el artista recorre un camino paralelo al lirismo de Matisse y al simbolismo de Odi­lon Redon. Efectivamente en mu­chos de sus trabajos aparece una atmósfera suspendida que permi­te no sólo un juego simbólico de sus elementos –cristo y cáliz, cuer­po desnudo y uvas, infierno y hu­manidad– sino también un goce colorista y gestual que se asoma a la abstracción y al fauvismo.

Podría decirse entonces que Victorica, en silencio, transcendió su época. La muestra, que reúne pinturas, dibujos, documen­tos y objetos perso­nales permite entre­ver la complejidad de su legado. Nos detenemos ante una pieza de la memorabilia que es parte de la exposición, una pieza que técni­camente no es una “obra” pero que bien podría serlo. Es la esta­tuilla de un San Miguel de yeso policromado, una de esas imá­genes de culto casero a la que el artista le quitó la espada y le puso en su lugar un pincel de los que él mismo usaba. Todo un concep­to. Toda una declaración de prin­cipios. Podría ser tranquilamen­te una pieza de León Ferrari pero claro, en aquellos tiempos este tipo de ocurrencias eran sólo eso, ocurrencias, que quedaban rele­gadas a la intimidad de la casa.

Nacido en cuna aristocrática de la fervorosa Buenos Aires del novecento, Victorica renunció a “los tés, los cócteles y las reunio­nes inútiles” del cajetilla y al vol­ver de Francia se instaló en una casa alquilada frente al Riachuelo. Le decían el Príncipe pero más que príncipe era un monje. Los vecinos más viejos de la Boca que tuvie­ron la gracia de conocerlo recuer­dan el caos exquisito de su casa. Los voluptuosos y pesados mue­bles heredados. Las botellas, los jarros, las flores y las frutas que le servían de modelo, y los cua­dros, a medio empezar, termina­dos y por terminar, repartidos por todas partes. Los que considera­ba más valiosos escondidos atrás del ropero. No por seguridad sino por privacidad. Sólo los enseñaba a quienes demostraban verdadero interés en su trabajo.

En las vitrinas del museo se ven, por ejemplo, páginas de la prensa dibujadas con carboni­lla, estudios y apuntes de futu­ros cuadros, libretas con anotaciones con detalles de su día tras día que no fue sencillo econó­micamente hablando. “No pinto para vivir, vivo para pin­tar. Lo demás se arregla como se puede” era una de sus frases. “Se pinta como se vive”, otra.

Tenía poco, pero tenía lo que necesitaba. Sin dinero para mode­los vivos, retrataba a los vecinos: “la chica de enfrente”, “el ciego Juan”, “el secretario”. Cuentan que incluso los invitaba a darle unas pinceladas al cuadro. “Hom­bre de pueblo” muestra el ros­tro de un anciano pintado sobre un bastidor de arpillera. La ma­yor parte de la superficie perma­nece cruda; el color y la trama de la tela son parte indisoluble de la imagen. Con pocos trazos, suel­tos pero precisos, se configuran los rasgos brillosos del viejo que permanece en la penumbra con su habano. No hay habría mejor síntesis del sujeto representado. Tampoco habría mejor síntesis del príncipe de la Boca.

Miguel Carlos Victorica. Museo Benito Quinquela Martín, Av. Pedro de Mendoza 1843. Hasta el 7 de diciembre.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario