Tiempo en Capital Federal

17° Max 9° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Noroeste 15km/h
  • Jueves 13 de Mayo
    Cubierto10°   18°
  • Viernes 14 de Mayo
    Parcialmente nuboso12°   16°
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Último verso en París

Macri disertó en una mesa sobre las huellas de la dictadura.

Por Laura Mendoza
Email This Page

Se sabe que la diplomacia francesa es una de las más calificadas del mundo. Tiene cientos de años de experiencia. Desde el surgimien­to de los estados nacionales pos Edad Me­dia hasta la caída del Viejo Régimen con la Revolu­ción Francesa. Y de ahí en más.

¿Cómo pudo el alcalde de París, Bertrand Delanoë, equivocarse tanto al invi­tar a disertar a su par por­teño, Mauricio Macri, a una mesa de intelectuales para hablar de «las huellas de la dictadura» en la Argentina, cuando Macri es producto y consecuencia de ella?

Al parecer tuvo éxito el lobby tramado por el ministro de Cultura y Tu­rismo, Hernán Lombardi, quien logró que la ciudad de Buenos Aires fuera sede de un proyecto de intercambio cultural franco-argentino bautizado Tándem.

El disparate de sentar a Macri para hablar de de­rechos humanos tuvo lugar el sábado 19, en la Ciu­dad Luz, a raíz de la presentación local del Salón del Libro 2011. Allí fue a parar el jefe de Gobierno con su esposa, Juliana Awada, sin que mediara de parte de los franceses contradicción alguna. Desde Buenos Aires, sin embargo, la oposición hizo llegar los an­tecedentes del alcalde porteño a personalidades re­conocidas por su militancia humanitaria. Pero Macri desembarcó en París sin que nadie le preguntara:

Qué quiso decir cuando lo asaltó aquel arresto de xenofobia (contra paraguayos y bolivianos) durante los episodios de la toma del Parque Indoamericano.

Por qué nombró como ministro de Educación al efímero Abel Posse, un defensor confeso de genoci­das de la dictadura.

Por qué armó la Policía Metropolitana con ves­tigios de fuerzas vincula­das concretamente con la represión ilegal en la Ar­gentina.

Por qué la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP) les propina golpizas a indigentes de la Ciudad y por qué no se presentó a declarar en la causa iniciada contra el gobierno comunal por esos episodios que son, convengamos, violatorios de los derechos humanos.

Por qué su gobierno ordenó hacer inteligen­cia sobre los estudiantes, el año pasado, cuando pro­testaban por las condiciones edilicias inaceptables de las escuelas.

Y por qué está acusado de ordenar escuchas ile­gales a un espía contratado por su gobierno para vigi­lar los movimientos de la oposición y de su cuñado.

Está claro que la diplomacia francesa esta vez falló.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario