Tiempo en Capital Federal

29° Max 22° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 61%
Viento: Sureste 28km/h
  • Sábado 23 de Enero
    Despejado24°   31°
  • Domingo 24 de Enero
    Despejado25°   33°
  • Lunes 25 de Enero
    Despejado27°   35°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Último fin de semana para ver las «estampas boquenses» de Aldo Sessa

Último fin de semana para ver la exposición dedicada al barrio azul y oro del célebre fotógrafo.

Por Rodolfo Edwards
Email This Page
aldo_sessa

La fotografía y la poesía siempre fueron parientes sanguíneos. Mientras el poema atrapa un instante en el tiempo y lo verbaliza con palabras musicales, la foto hace algo muy parecido cuando el dedo oprime el gatillo de la cámara. Ambas disciplinas comparten el estampado de una imagen que se abre a una multiplicidad de sentidos, metáfora de algo que siempre está más allá, en el misterioso e inefable corazón de las cosas. El legendario fotógrafo Aldo Sessa expone en el Museo de Bellas Artes de La Boca Benito Quinquela Martín una serie de fotos que retratan el barrio más famoso de Buenos Aires desde perspectivas conmovedoramente humanas. Indiscreto y fraternal, Sessa asume su condición de experto e infalible tirador y dispara con una concentración digna de un monje zen. Y siempre da en el blanco. Extrayendo de la mera materia todo su potencial metafísico y espiritual, logra convertir a sus figuras en símbolos universales.  La vecindad boquense es sorprendida en sus rituales cotidianos y Sessa, socráticamente, ayuda a descubrir dones ocultos bajo la pátina del trajín cotidiano: todos somos stars de una película infinita que se proyecta sin cesar en el cine de los días. Una mujer espera, bajo su paraguas, el paso de un tren de carga (“Volviendo a casa” se titula la foto), un pibe se estira en diagonal, como un arquero de primera, atrapando una pelota de goma (“Atajando la pulpo”), un esforzado remolcador en el medio del Riachuelo deja escapar el humo de su chimenea hacia el cielo gris de La Boca como un pequeño titán de barrio (“Remolcando un barco al Río de la Plata”). La concepción fotográfica de Sessa no oculta su formación pictórica: varios de sus trabajos guardan una estrecha relación con los encuadres quinquelianos. La luz se enciende y se disipa transfigurando y traduciendo estados del alma: la paleta de colores de Sessa es el lente de su cámara donde la realidad se acomoda para que el artista consiga retener ese momento único e irrepetible. Inventor de coreografías inauditas, mago de los contrastes y las asociaciones fortuitas, no deja rincón sin develar con un ojo entrenado en el cariño al barrio de La Boca y a los destinos de sus pobladores Del pujante barrio marítimo y pesquero sólo quedan recuerdos que el tiempo oxidó como a esas chapas de los conventillos y de los viejos navíos que guardan en sus entrañas dormidas, la memoria de puertos lejanos. Dos vecinos charlando de balcón a balcón, el “nonno” tomando sol den la vereda, la imagen de un interminable partido en un potrero y esa piedra lanzada por un niño boquense nos llegan hasta hoy por obra y gracia del arte de Aldo Sessa. Experimentando colores vibrantes y también entramados de grises que invitan a lo arcano, consigue un sinfonismo encantadoramente popular. Una esquina desolada fotografiada por Sessa, bañada por olas de empedrado es un resumen porteño, un tratado de filosófico que nos define sin palabras.

La Boca. Una república en Buenos Aires recorre un extenso arco de 50 años de vida boquense, desde aquellas primeras tomas que Sessa hiciera hacia finales de la década del 50 hasta algunas fotos sacadas este año. Mucha agua ha corrido bajo el puente Nicolás Avellaneda y nosotros los de antes, ya no somos los mismos, como decía el poeta Pablo Neruda, pero el barrio sigue allí, idéntico a sí mismo, inmortal, azul y oro.

BAJA_museo_Aldo_Sessa_1962

Hasta el domingo 5 de octubre en el Museo de Bellas Artes Benito Quinquela Martín, Avenida Don Pedro de Mendoza 1835. Entrada libre y gratuita.

Fuente Redacción Z
Email This Page

Deja tu comentario