Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 55%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
  • Martes 8 de Diciembre
    Muy nuboso19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«Tute cabrero»: Conspiraciones laborales a la orden

La obra de Roberto «Tito» Cossa que Juan José Jusid llevó a la pantalla grande, vuelve con dirección de Emiliano Delucchi.

Por Diego Orfila
Email This Page
tute cabrero web

Dirigida por Emiliano Delucchi, la obra de teatro Tute cabrero es un drama laboral entre tres dibujantes en un estudio de arqui­tectura. La gerencia general decide despedir a uno de los tres empleados pero son ellos mis­mos los que deberán decidir quién se queda afuera. En una hora de duración se suceden traiciones, peleas, rencillas y otras cosas que es mejor no develar. La obra –originalmente escrita en 1968 por Roberto Cossa y llevada al cine ese mismo año por Juan José Jusid– avanza con ritmo y gracia en la tensión. El fi­nal guarda una vuelta de tuerca.

“Son un grupo humano”, dice Barcel, un gerente general cuya corporalidad es una voz metálica en un conmutador interno, para justificar el juego perverso al que somete a sus tres empleados. Luis Sosa (Eduardo Jun­cadella) casi ha quedado ciego detrás del ta­blero de dibujo y está en edad de jubilarse. Carlos Parenti (Mariano Ulanovsky) es el jefe del sector y conexión con Barcel. Sergio Bruni (Gastón Cocchiarale) es un joven estudiante de arquitectura a punto de recibirse.

Lo cierto es que el trabajo de los tres pa­rece encubrir alguna otra cuestión relaciona­da con mujeres. María Laura Rolle encarna a Matilde, la hermana de Sosa, una mujer gris y temerosa. Marina Lamarca interpreta a Laura, la esposa de Parenti y Victoria Sarchi toma el papel de Gladys, la vivaz pareja de Bruni que desea con erótica fe que Sergio sea echado.

La escenografía es un merito en la econo­mía del espacio. En un mismo escenario pe­queño están delineados los espacios de cada familia. La mesa del comedor con su vino y su whisky es el lugar de Carlos y su esposa. La cama es el espacio de Bruni y de la siempre li­berada Gladys. El tablero de dibujo es el lugar en donde Sosa se vuelve a encorvar una y otra vez, narrativamente conectado con el rincón triste de su hermana Matilde.

Una escena clave es la de la fiesta. Los Parenti invitan a Sosa, a Bruni y a su pareja a cenar a casa. Las luces se ponen cálidas para un clima propio de lo que es una reunión llena de bromas y anécdotas. Nada parece dema­siado en serio. Nada parece demasiado grave. Incluido el peinado de cabellera castaña y co­leta alta de Laura, así debieron haber sido los años 60, esa época mitológica para la clase media argentina.

 

 Tute cabrero. Sábados a las 21 y domingos a las 19 en teatro El Duende (Aráoz 1469). En­tradas $120.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario