Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 46%
Viento: Sur 20km/h
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso16°   23°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Nubes dispersas15°   21°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Tribulaciones del PRO

Que Cristian Ritondo acompañe a María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires apunta a mitigar el desprecio por el peronismo.

Por Laura Mendoza
Email This Page

Dicen quienes frecuentan la intimidad del pensamiento de Jaime Durán Barba, que el asesor ecuatoriano viene acuñando una frase inquietante: «Perder es ganar», le atribuyen haber dicho de cara al panorama electoral que viene desplegando el kirchnerismo en su mentado «final de ciclo», con más del 50 por ciento de imagen positiva –y creciendo- de la Presidenta y un éxodo inverso de dirigentes que abandonaron en masa el Frente Renovador.

«Perder es ganar» supone otra estrategia y otro posicionamiento. De la especulación (alejada por completo del real y biológico impulso político K), que señalaba que al kirchnerismo le convenía perder este turno electoral y retener buena parte de los resortes de poder para instalarse en una oposición dura y abigarrada, se pasó a la idea inversa. Es decir, que quien se convierta en líder de una oposición importante sea Mauricio Macri tras una buena pero insuficiente elección presidencial.

Razones para sostener esta mirada no faltan. En estas horas autocríticas, desde el PRO señalan con preocupación que la apuesta a la pureza étnica, rechazando cualquier aporte tachado de peronismo, no está dando los resultados esperados. De hecho, dicen, influyó fuertemente en el magro resultado de la elección de Santa Fe, donde Miguel del Sel (un cómico con carisma sin formación política ni intelectual) obtuvo apenas 20 mil votos más que en las Paso, mientras que el sciolista Omar Perotti sumó 150 mil más que en aquella primaria.

Dadas como están las cosas, el PRO, en una elección vital como la de Santa Fe, apuesta ahora al recuento definitivo de votos (la justicia electoral rechazó su pedido de abrir las urnas) para ver si se confirma que, según los datos propios, Del Sel efectivamente se impuso al socialismo. Aunque sea por el 0,7 por ciento de los votos.

Pero no hay certezas. La apuesta a la apertura de las urnas, al menos en el caso del partido amarillo, apunta a dos cosas. La primera es alejar la percepción de derrota que podría conllevar. Recontar todos los votos santafecinos demandaría entre 30 y 45 días. Un espacio cargado de suspenso pero que no se definiría antes de la elección porteña, para tranquilidad de Horacio Rodriguez Larreta.

La decisión de que sea Cristian Ritondo el compañero de fórmula de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires apunta a mitigar el desprecio por el peronismo, según el PRO el responsable de todos los fracasos de gestión de los últimos 25 años. Aunque la apuesta es al menos rara : Ritondo a esta altura es más porteño que el Obelisco y su fe peronista es más un recuerdo de iniciación que un credo político.

Se suman las razones para suponer que, como dice el oráculo ecuatoriano, ¿perder es ganar ?

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario