Tiempo en Capital Federal

24° Max 16° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 45%
Viento: Sureste 32km/h
  • Sábado 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso15°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado16°   22°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Trata de personas: Para recordar lo que ya se sabe

Con intervenciones en la calle,  hombres y mujeres de Arte en Acción denuncian la esclavitud sexual.

Por Natalia Gelos
Email This Page
santiago tauzin
PeñaFacundo
volantes trata
Anterior Siguiente

En los teléfonos públicos, en las paredes, en los medidores eléctricos, saturados de pequeños volantes. Se ofrecen créditos, clases de apoyo, lecturas de tarot. Y cuerpos de mujeres. En Once, en Constitución, en pleno Centro, los prostíbulos están escondidos y, a la vez ahí, a la vista de todos, al igual que esos volantes que los promocionan. A veces, por suerte, cada vez con más frecuencia, una mano arranca esos papeles.

Un gesto que puede ser individual y anónimo, o puede estar integrado dentro de un grupo que busca decir algo más. “Por más que al minuto vuelvan a poner otro volante, es un acto que lo vuelve visible”, dice Paula Zambelli, artista visual, militante de derechos humanos y generadora de Arte en Acción. Este espacio busca ser masivo, multidisciplinario y está enfocado al servicio de una consigna: “Somos hombres y mujeres, padres, madres, hijos/as, novios/as, amigos/as, tíos/as, vecinos/as visibilizando la explotación sexual”. Este colectivo pasó en poco tiempo de una primera reunión hace algo más de un año, en la que se propuso pensar la problemática de la trata y posibles acciones para llamar la atención sobre el tema, a una serie de videos que están en proceso de edición y exposiciones fotográficas en las plazas. Intervenciones que buscan agitar un poco las conciencias de los que circulan indiferentes ante los avisos de oferta sexual. La misma indiferencia que lleva a que la desaparición de mujeres continúe. Hasta 2011, la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas informaba que las víctimas rescatadas de redes de trata (sexual y laboral) sumaban 1.858 mujeres. 
Arte en Acción concretó su primera intervención en septiembre: una quita de volantes en pleno centro, acompañada de una procesión de hombres y mujeres con disfraces, máscaras y carteles. En diciembre repitieron lo mismo en Avenida de Mayo cuando absolvieron a los acusados por el secuestro y sometimiento a la prostitución de Marita Verón.
Si bien los volantes de oferta sexual se reproducen a velocidad luz, “en el último año y medio bastante gente se dedica a sacarlos”, dice Zambelli. “Ésta es una industria masiva. La cantidad de dinero que los prostíbulos ponen en imprenta para millones de papelitos, de pibes que los entregan… En la calle Corrientes hay una galería que tiene una imprenta que se dedica a hacerlos para un montón de prostíbulos: las estéticas de los volantes se comparten por zonas, ahí te das cuenta”, dice.
Antes de cada intervención se discute y analiza la actividad anterior. “En la gente hay dos tipos de reacciones –dice Zambelli–. Las intervenciones urbanas son de mucha resistencia y parálisis: entrás en un organismo vivo como es la ciudad, donde se supone que todo está dado, y ponés una ficha nueva en un tablero de juego y todo se tiene que reordenar. Eso genera incertidumbre porque no estamos acostumbrados a expresarnos en el espacio público. Cuando hacemos intervenciones es importante que haya hombres porque nos dimos cuenta que hay un punto en que el hombre escucha de otro modo al hombre: la complicidad histórica, ancestral, con rituales de ‘ir de putas, ir al fútbol’. Cuando un hombre le explica al otro lo que esto implica llega de una manera diferente. La mayoría nunca pensó todo lo que esconde este tema”, explica Zambelli. Un objetivo más propuesto para este año es el trabajo con adolescentes. “Queremos alejarnos de lo ‘antihombre’ –continúa Zambelli–. Entender al hombre. Si bien tiene más poder en un sistema patriarcal, se lo forma como un macho y es víctima de esas construcciones que los van formando con carencias y limitaciones que se vuelven culturales”.
De aquellas primeras intervenciones quedan fotos que muestran rostros ocultos tras caretas blancas, cuerpos de mujeres vestidas de negro, con ataduras en sus muñecas. Algunas con vendas en sus ojos. Hombres que caminan con ellas y que llevan carteles: “¿Venderías tu cuerpo?”, “Sé hombre, no pagues por sexo”. Son maneras de hacer visible eso que está en la superficie pero se pierde en el escenario urbano, eso que se naturaliza. Producir extrañamiento desde el arte.
Zambelli agrega: “Ahora hay tal nivel de sensibilización con la trata que la última performance tuvo muy buen recibimiento. Personalmente no me contenta, porque, en un punto, es cómodo felicitar solamente. Aquella vez éramos muchos, eso genera seguridad, pero la buena reacción no significa que muchas personas se pongan a hacerlo también. Por eso tenemos un grupo tan abierto. No es sólo un grupo de arte, esto lo deberíamos hacer todos los que estamos en contra de la trata. Somos un espacio en el que podés aportar lo que quieras, o podés venir sólo a informarte”. 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario