Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 91%
Viento: Este 33km/h
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto14°   17°
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Martes 29 de Septiembre
    Cubierto13°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Transplantes: nueva esperanza de sobrevida

Gracias a un nuevo sistema de recuperación, aumenta la procuración de órganos cadavéricos.

Por paula-soler
Email This Page

Un nuevo sistema de procuración de órganos, por el cual se recu­perarían pulmones cadavéricos, renueva la esperanza de miles de personas que necesitan un trasplante de pulmón y cuya sobrevida, tras dos años en lista de espera, es de sólo un 38%.

«La recuperación de pulmones cadavé­ricos es una solución para reparar los pul­mones descartados, gracias a un sistema que consiste en tomar esos órganos y co­nectarlos a un circuito de cir­culación fuera del cuerpo, donde se le introduce una solución de preservación es­pecífica con una bomba de circulación y así se va retirando el edema de los pulmones», ex­plicó a Diario Z el médico Alejan­dro Bertolotti, subjefe de Trasplante Intratorácico de la Fundación Favaloro.

Este líquido es más espeso que el agua que se encuentra en los pulmones cadavé­ricos y tiene albúmina humana. «Además, al sacar el pulmón de la circulación sanguí­nea del donante y recuperarlo, se lo saca de un contexto perjudicial para el órgano por­que la sangre del cadáver tiene un montón de toxinas que lo van deteriorando», espe­cificó Bertolotti.

De esta manera, el pulmón se desinfla­ma al retirarle el edema, se lo conecta a un respirador para oxigenarlo, se chequea su funcionamiento y luego puede ser utilizado para el trasplante.

Este sistema de procuración de órga­nos data de 2001 cuando en Suecia se co­menzó a trabajar en un líquido o solución de preservación específica llamado Solu­ción de Steen. En Canadá, Suecia e Inglate­rra ya se han realizado trasplantes a través de este método, y la efectividad es del 80 y 90%, la misma que con la procuración de órganos a corazón batiente. «Es una prác­tica que comenzaríamos a implementar el año que viene en la Argentina», comentó esperanzado Bertolotti.

Aún el método debe ser aprobado por los Comités de Bioética nacionales y su im­plementación comenzará a sistematizarse en conjunto con el Incucai y la Fundación Favaloro.

LARGA ESPERA

Los especialistas afirman que cuando una persona llega a la necesidad de un trasplante de pulmón, suele estar demasiado desmejo­rada, situación que se agrava por los tiempos de espera son habitualmente muy largos (pues de cada 10 donantes mul­tiorgánicos, se recupe­ran solamente dos pulmones).

Hoy la donación de órganos se hace, por lo general, gracias a donantes a corazón ba­tiente o muerte encefálica. No obstante, de 10 pulmones de donantes, ocho deben ser descartados porque están edematizados, es decir que se llenan de líquido y, al llenarse de líquido, no oxigenan y no se pueden usar para trasplante. Por ello la procuración de los órga­nos debe ser cada vez más efectiva para que se acorten los tiempos de espera.

La ciencia está avanzando a pasos agi­gantados en la recuperación de órganos que en un principio fueron descartados. Uno de los centros de punta es el de Toron­to, Canadá, en donde se está implemen­tando un método por el cual el pulmón ca­davérico se recupera solo.

Al órgano se le inyectan, por vía aérea, virus atenuados con una alteración gené­tica para que las células comiencen a pro­ducir una sustancia antiinflamatoria. «Con ese sistema de inyección de virus, se le en­vía al pulmón una señal para que comience a desinflamarse y luego puede ser utilizado para un trasplante», contó entusiasmado el especialista de la Fundación Favaloro.

AVANCES EN SIMULTÁNEO

Hasta el momento, los trasplantes de órganos se hacen a corazón batien­te y por muerte encefáli­ca. Pero también se prevé la recuperación de órganos a co­razón parado, es decir después de que el donante fallece de un paro cardíaco.

«Luego de un paro cardíaco, los ór­ganos entran en isquemia y mueren, por lo que no pueden ser utilizados para trasplan­tes. Pero los pulmones pueden guardar oxí­geno y las células del pulmón pueden ser utilizadas si uno actúa rápidamente. El co­razón no se puede usar, pero se puede im­plementar un sistema como el que se rea­liza en España que luego del fallecimiento se conecta el cuerpo del fallecido en una circulación extracorpórea para preservar los órganos y utilizar riñones y pulmones», ex­plicó Bertolotti.

Este sistema podría utilizarse en el país gracias al precedente del caso de las melli­zas Oviedo, de Córdoba, en el que el Incu­cai permitió la donación de lóbulos de pul­món de donantes vivos, prohibido por ley, y por el cual los familiares fueron autoriza­dos a ser donantes, aunque como «instan­cia excepcional». paralelo, se anunció la procuración de órganos de donantes en co­razón parado.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario