Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 63%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto12°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
  • Martes 18 de Mayo
    Muy nuboso11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

“Tótem”, hijos del cedro rojo

Un film documental de Franca González sobre un tótem tallado por los Hunt que estuvo emplazado en la Plaza Canadá hasta que fue removido. La historia de su deterioro y de una reposición que viajo 15 mil kilómetros. 

Por Olga Viglieca
Email This Page
totem_documental_franca_gonzalez

El escenario de la película es de gran magnificencia: bosques milenarios del norte de la isla de Vancouver, cerca del golfo de Alaska), altísimos cedros bañados por la lluvia y la nieve, el Pacífico, ballenas, osos, águilas, frío, fogatas donde se ahúma salmón. Y los sobrevivientes del pueblo Kwakiutl, que hace poco más de un siglo se contaba por decenas de miles pero la “civilización” redujo a algunos cientos. Maestros escultores, los kwakiutl tallan en los cedros rojos figuras sobrenaturales, de hombres y de animales. Cuentan así la vida de un jefe o de un clan. Cuando éste muere, el tótem también es enterrado. Los kwakiutl pagaron con la cárcel su arte, prohibido hasta entrado el siglo XX. Fue entonces cuando los canadienses se dieron cuenta de que extinguían su único arte nacional. Y buscaron preservarlo haciendo que los talladores transmitieran su saber a sus descendientes. Entre ellos destacó Mungo Martin y su hijo Henry Hunt.

El 1963, un tótem tallado por los Hunt recorrió 15.000 km y llegó como obsequio al Río de la Plata. Emplazado en la Plaza Canadá, en Retiro, por años fue la única obra artística de un pueblo originario exhibida en un lugar público en toda América Latina. En 2008, el gobierno de la Ciudad lo dio por deteriorado, lo cortó en pedazos y abandonó a la intemperie. La directora de Tótem, la documentalista Franca González Serra, dice que, según “los uniformados que custodiaban los restos del viejo tótem, descendientes de pueblos originarios se acercaron a llorar cuando vieron la figura caída a todo lo largo de sus 21,5 metros”.

Finalmente, después de idas y vueltas, el gobierno local encargó otro tótem a Canadá. Y hasta Vancouver llegó González Serra a documentar el trabajo de Stan Hunt, nieto de Mungo. Para Stan, continuar la obra de su padre era lo más importante de su vida. En Tótem, Franca González cuenta la vida de los kwakiutl con el humor, la sensibilidad y la suave poesía que ya se vio en Atrás de la vía y en Liniers, el trazo simple de las cosas.
Sin estridencias, González refleja los matices de una cosmovisión muy distante y también indaga en los pliegues de la propia, como cuando el nuevo tótem desembarca en Retiro. Imperdible.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario