Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 04/12/2021 10:12:19
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Tomás Fonzi: ‘soy un voyeur de la información’

A 10 años de Verano del 98, es el joven protagonista de ‘Código de familia’.

Por Raisa Giussi
Email This Page

Sos actor y sos músico. A la hora de expresarte, ¿qué te da una cosa y qué te da la otra?
Hay algo en la música que de por sí funciona. En el teatro depende de más variables, del texto, de la puesta. La música ya hacés dos tonos, en conjunción con otros tres músicos, y alcanza para generar el puente. Cuando hice Novia con tulipanes, dirigida por Gonzalo Demaría, había hecho un paralelismo entre el rock y el teatro. Hay algo del vivo, de la vibración propia de la música, que también tiene mucho que ver con la del teatro. Esa cosa tan concreta e intangible a la vez, que es la vibración, es muy similar en ambas. A lo mejor parece algo místico de tan sutil, pero no lo es. Es tan concreto como el escenario en sí.

Desde que empezaste tu carrera, ¿cuál fue tu momento profesional más difícil?
Generalmente, los momentos más complicados son cuando no hay trabajo. De todas formas, mi carrera fue siempre de replanteos constantes sobre cómo quiero hacer las cosas y qué quiero hacer. Ahora estoy con otra madurez, más aplomado y más convencido, sobre todo en la manera de encarar las cosas, ya sea la música, la actuación o mi familia. La responsabilidad de hacer cosas públicas, así como es de gratificante, es de desafiante también. Hay que estar entero para afrontar esos desafíos. Hoy me siento más entero que nunca.

Cuando tuviste que filmar Paco, ¿cómo te conectaste con esa problemática?
Fue el trabajo de investigación más profundo que me tocó hacer. Me llevó mucha charlas, almuerzos con el director, ir a visitar centros de rehabilitación, hablar con las Madres del Paco, absorber, cargar la mochila con data que está todo el tiempo con uno y, aunque sea por ósmosis, sale cuando el director grita: «¡Acción!». Fue muy gratificante. Mis conceptos del tema no cambiaron. Se me aclararon y profundizaron: los orígenes de la problemática, la desigualdad, el hecho de que en un punto el paco se presenta como la única opción a los pibes. No tienen otra alternativa. Y esa situación es lo terrible. No el paco. Un sector de la población nace condenado. Hay niños cuya madre fumó paco durante toda la gestación. Es una realidad muy dura.

¿Cómo fueron los encuentros en las clínicas?
Siempre hubo una recepción muy copada. Los pibes sabían que nosotros no estábamos usando la problemática para nuestro beneficio, sino que estábamos tratando de contar lo que pasaba. Hubo un período de conocernos. Me quedó muy grabado algo que decían en los grupos los coordinadores: que la energía necesaria para drogarte todo el día, de procurarte la droga, es enorme y no la tiene todo el mundo. Si los pibes logran poner esa energía en algo de provecho, tienen más polenta que cualquiera que ves por la calle.

¿Qué te atrajo de Botineras para decirle que sí al proyecto?
Me venía muy bien hacer televisión. Me divierte mucho hacer comedia. Este personaje me permitía eso, armarlo a mi gusto. La tuve que pelear, pero lo pude mantener. La tira diaria es un lugar desde donde podés decir muchas cosas. Yo siempre estoy diciendo lo que quiero y a veces lo entiendo solo yo, pero dentro de la ficción siempre se está diciendo algo.

¿Cómo influyen la Guerra de las Malvinas y el final de la dictadura a tu personaje en Código de familia?
Es una época muy peculiar en un montón de aspectos, la guerra como manotazo de ahogado para sostener un gobierno que estaba en decadencia, los chicos que fueron, todas esas cosas que funcionan como contexto. Yo me detuve a pensar en eso, en que en un punto la vida cotidiana seguía, la gente seguía yendo a trabajar, al almacén, se seguían casando, separando, amando y odiando, pero con todo esto de fondo, lo que le da una textura muy particular.

¿Mirás tele?
Soy fanático de los Discovery, de National, soy un voyeur de la información. Ojo, también pongo Tru Tv para ver los tiros en los Estados Unidos o Niñera SOS, que me divierten porque muestran mucho de cómo son las sociedades, la cultura y la gente. Antes de empezar con funciones seguía Contra las cuerdas. Me parece que tiene una tónica actoral y un tiempo en la curva dramática que es raro que se permitan en tele. Está pasando algo en serio, algo creíble ahí.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario