Tiempo en Capital Federal

14° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 71%
Viento: Noroeste 27km/h
  • Sábado 11 de Julio
    Cubierto  13°
  • Domingo 12 de Julio
    Cubierto10°   12°
  • Lunes 13 de Julio
    Despejado  10°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Tesoros del arcón de la bobe en Balvanera

Las donaciones de ropa, zapatos, vajilla o muebles son buscadas por vestuaristas.

Por Ayelén Iñigo
Email This Page
IMGP1254

¿Qué hay en Jean Jaures 620? Casi nadie podría responder a esa pregunta porque lo que ahí se encuentra es imperceptible para el común de los mortales. En esa calle típica de la zona del Abasto –a sólo una cuadra del megashopping que marcó para siempre la impronta del barrio– hay una feria americana de la que vale la pena hablar.

Aunque por fuera parece un simple local con ropa usada, por dentro es el manjar de vestuaristas y escenógrafos porteños. Es la feria americana del Hogar Israelita Argentino y lleva ya 19 años de existencia. “La idea surgió porque había muchos socios que donaban ropa al Hogar y no había un lugar físico donde guardarla”, explica Fabián Romero, que trabaja ahí casi desde el inicio.

El Hogar Israelita Argentino es conocido por albergar a ancianos de la comunidad judía. Por eso llegan muchísimas donaciones: algunas no pueden guardarse por una cuestión de espacio y otras directamente no son aptas para que las usen los ancianos, como la ropa de fiesta o zapatos de taco. Por eso se fundó la feria, que poco a poco se fue llenando de mercadería y ahora está repleta.

El local tiene dos pisos. El primero está cubierto de percheros que rebosan de ropa de los estilos más variados. Con un poco de esfuerzo para hurgar entre las prendas, se pueden encontrar algunas joyas: carteras por $150, chalecos a $50 o polleras a $100. También hay ropa y accesorios de época.

El segundo piso funciona como un depósito, repleto de bolsas negras con cosas aún sin clasificar o de próximas estaciones. También se venden muebles antiguos, televisores de los años 80 y vajilla de porcelana.

“El 60 por ciento de nuestros clientes son vestuaristas. Viene gente del teatro, del cine, de productoras y también escenógrafos que compran muebles o televisores rotos para utilería”, cuenta Fabián Romero. Entre los habituales está el Teatro Cervantes, el Konex y nada menos que el Colón. También van muy seguido de Polka, la productora de Canal 13, y de hecho fue en esta feria donde se compró parte del vestuario que se utiliza en Signos, la serie protagonizada por Julio Chávez.

IMGP1264

El siglo XX a pleno en los estantes y percheros.

Además de los percheros que están a la vista de cualquier cliente, la feria tiene un secreto para los que lograron ganarse su confianza. Al fondo del local, detrás de una puerta pequeña, hay un depósito que guarda reliquias. Entrar ahí es como meterse en un laberinto textil: hay que agacharse entre los sacos, saltar bolsas y atravesar cortinas de tapados. “Es donde guardamos la ropa más de época, las telas raras, los tapados de piel”, cuenta Rubén con una sonrisa cómplice.

Los vestuaristas se pueden pasar horas en la feria y a cualquiera al que le gusta la ropa también. El dinero de lo vendido se utiliza para comprar medicamentos para el Hogar Israelita Argentino, solventar el servicio médico y los traslados.

Para el que esté interesado en echar un vistazo o comprar alguna que otra cosita, la feria está abierta de lunes a viernes de 9 a 18 y los sábados de 9 a 13. En Jean Jaures 620, justo ahí,  en ese local imperceptible para el común de los mortales.

Fotos: Gabriel Palmioli

DZ/JPC

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario