Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 66%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 24 de Enero
    Despejado25°   33°
  • Lunes 25 de Enero
    Despejado27°   35°
  • Martes 26 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Ternura, chirlos y mordiscos: trilogía divina

Un poco de mini sado para nuestra columnista Vera Killer, que cuenta su primera vez con el placer y el dolor.

Por Vera Killer
Email This Page
Vera Killer 6

Casi no nos conocíamos, ni siquiera nos habíamos dado un beso, transitábamos la hermosa tensa calma de las ganas. Todo era eléctrico. En esa época fue cuando un día, así casi de la nada, me dijo “I’ll eat you up”, una referencia a Where the Wild Things Are, de Maurice Sendak. El idioma prestado nos daba la impunidad necesaria para dejar escapar a la bestia.

En el libro, para niños, la frase se la dicen los monstruos a Max, el protagonista, cuando se despiden y es una declaración de amor: “Oh, please don’t go—we’ll eat you up—we love you so!” Así en plural. En la película, en cambio, es en singular. “Don’t go. I’ll eat you up; I love you so”. La que habla es KW, la wild thing más adorable.

El deseo da hambre. Yo entendía de un modo casi literal la frase con la que jugábamos, pero no sabía, entonces, cuán exacta iba a terminar siendo. “Te comería”. ¿Cuánto tardamos en animarnos a decírnoslo en castellano? Poco, la verdad. ¿Y en cambiar el potencial por un futuro simple, un presente perfecto? Casi nada. “Comeme”, le digo ahora, como si yo fuera el pastelito de Alicia en el país de la maravillas.

La otra tarde, mientras nos arrancábamos tranquila y meticulosamente la ropa, me dio un pequeño chirlo en la cola. Me reí. Él me miró serio. Seguimos con lo nuestro y ahí estábamos, Te-Comería y Comeme, cuando me dijo “empiezo por morderte”. Sonreí. Me hinco el diente. Me puse seria.

Un beso en el cuello que se hace vampiro mientras me agarra del pelo. Y tira un poco. Otra palmada, suave pero firme, en mis nalgas. Una más fuerte. Un mordisquito preciso, persistente, en donde la piel es más sensible. “¿Sigo?”, pregunta. El pequeño dolor se transforma en una cosquilla. “Seguí”, digo. Es un hormigueo. “Seguí”, pido. Es una sacudida. “Seguí”, grito. Y resulta que ahora tengo un nuevo vicio. Así las cosas.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario