Tiempo en Capital Federal

11° Max 7° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 64%
Viento: Sureste 8km/h
  • Domingo 20 de Junio
    Despejado  11°
  • Lunes 21 de Junio
    Cubierto  12°
  • Martes 22 de Junio
    Despejado10°   14°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«Terminá la Secundaria»: espejitos de colores sin validez oficial

Con dineros públicos, el gobierno impulsa una campaña de alcance nacional en la que invita a completar el bachillerato a distancia. Oculta que sin el aval del Consejo Federal de Educación no tiene autoridad para hacerlo.

Por Victoria Reale
Email This Page
macricampana Telam. Macri confía en que las clases comiencen en la Ciudad de Buenos Aires.
web "plan termina la secundaria" educación
Anterior Siguiente

La publicidad comienza bien, con una maestra que toma lista a sus alumnos –personas mayores– en un aula. Una escena entrañable para los argentinos que tienen tatuada en su conciencia la idea de que la educación fue durante más de un siglo la argamasa que gestó un nosotros en un país construido por indios y negros –negados y casi exterminados–, descendientes de españoles y obreros y campesinos inmigrantes de Europa y Asia. Educarse fue también la clave del ascenso social, del recorrido desde el abuelo trabajador que logró que su descendencia terminara el secundario y se emocionó cuando su nieta o nieto cruzó por primera vez las puertas de una universidad (pública, claro). El spot continúa con la maestra que busca más alumnos, primero al pasillo de la escuela, después a la vereda, después en rutas que la llevan a los extremos del mapa.

O sea que el Ministerio de Educación porteño no se metió con cualquier cosa cuando lanzó la convocatoria a inscribirse en el programa de educación a distancia Terminá la Secundaria. Los invitados son personas de todo el país que quieran concluir sus estudios hasta obtener el título de bachiller. Precioso. Sólo que el “programa nacional” del Gobierno de la Ciudad no cuenta con la aprobación del Consejo Federal de Educación, el organismo donde se sientan las autoridades de las provincias y el Ministerio de Educación nacional para acordar la política educativa. Al saltear semejante paso, “el título que en el futuro otorgue a sus alumnos carece de validez”, aseguraron a Diario Z voceros del Ministerio de Educación que preside Alberto Sileoni. Y explicaron que la publicidad es, por lo tanto, engañosa.

Terminá la Secundaria es una iniciativa virtual y promociona que no es obligatorio asistir a clases. La inscripción se efectúa a través de la página www.terminalasecundaria.buenosaires.gob.ar. Los alumnos pueden seguir su propio ritmo de aprendizaje y acceder al material de estudio, foros y aulas virtuales por medio de una plataforma on line. La publicidad asegura que “En la Argentina hay siete millones de personas que no tienen título secundario”. Lo notable es que, según el último censo nacional (2010), quienes no terminaron el secundario son 4.063.343. Se ignora en qué se basa el Gobierno porteño para casi duplicar la cifra.

El 28 de noviembre pasado el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, junto al ministro de Educación, Esteban Bullrich, presentaron el programa en una conferencia de prensa donde aseguraron que comenzaría a funcionar en febrero de este año. “No podemos esperar hasta 2015. Ésta es una oportunidad para que quienes no hayan terminado el nivel medio lo puedan hacer en forma gratuita, desde La Quiaca hasta Tierra del Fuego”, dijo Macri (Clarín, 29-11-13).

En esa conferencia de prensa Macri informó que el requisito para anotarse es ser mayor de 16 años y que sólo hay que presentar un certificado de estudios escaneado en el que conste el nivel educativo alcanzado. El convite ignora olímpicamente la Ley de Educación Nacional 26.606 que, en conformidad con la Convención de los Derechos del Niño, establece que la edad mínima para acceder a estudios a distancia es de 18 años. En la misma ocasión, Bullrich aseguró que “el Ministerio porteño no firmó convenios formales con el resto de las provincias y tampoco se consultó al Ministerio nacional para el lanzamiento de la iniciativa”. Sin embargo el Ministerio de Educación de la Nación informó oficialmente a Diario Z que “el 28 de marzo el Ministerio de Educación de la Ciudad ingresó en la Comisión Federal de Educación una nueva presentación de Adultos 2000 a nivel nacional pero que el programa educativo no cuenta con dictamen de aprobación de la Comisión Federal de Registro y Evaluación Permanente de las Ofertas de Educación a Distancia, requisito obligatorio para la obtención de la validez nacional de títulos”.

Por ahora, el Ministerio nacional está pidiendo la opinión a los organismos pertinentes.

El artículo 110 de la Ley de Educación 26.606 establece que la validez nacional de los estudios a distancia debe ajustarse a normas del Consejo Federal de Educación y a sus circuitos de evaluación, control y supervisión. O Macri y Bullrich lo ignoraban o decidieron colocarse al margen de la ley.

“Es una falta de respeto que el Gobierno de la Ciudad ofrezca una oferta educativa que no es legal. Con este programa Macri se equipara a una de esas academias truchas que están a la pesca de estudiantes desprevenidos”, declaró a Diario Z Mara Brawer, diputada nacional por el Frente para la Victoria y ex subsecretaria de Equidad y Calidad Educativa del Ministerio de Educación de la Nación. Brawer opinó que Macri está generando falsas expectativas en la gente que no logró terminar el secundario. “Estas personas constituyen una población vulnerable y me parece vergonzoso que una de las primeras iniciativas en su campaña nacional sea un engaño”, puntualizó. En el mismo sentido, la legisladora porteña kirchnerista Lorena Pokoik, presentó un pedido de informes donde solicita al Ejecutivo que presente los contenidos de las asignaturas, las licitaciones y pliegos técnicos del software on line y las modalidades de contratación de la planta docente. Pokoik opina que “no se está ante una política educativa sino una estrategia de marketing”.

Por su parte, voceros del Ministerio de Educación nacional opinaron que el nuevo programa “no puede considerarse una superación de la propuesta Adultos 2000, oportunamente aprobado por la Comisión Federal de Educación. Más bien lo contrario por lo menos en cuanto al diseño de la propuesta de enseñanza.  Al enunciar ‘Sólo te pedimos una computadora con internet’, se desprende que no existe la complementariedad entre actividades a distancia y presenciales”, explicaron. Y agregaron “por lo tanto, se necesita conocer en una nueva evaluación, entre otros aspectos, cómo se realizarán las mediaciones didácticas y tecnológicas, la articulación con los materiales didácticos, entre otros componentes, es decir cómo la institución ha configurado un entorno virtual de aprendizaje para desarrollar la propuesta de enseñanza”.

El Acuerdo Marco para Estudios a distancia del Consejo Federal de Educación (Res. 32/07) estipula que “las jurisdicciones no autorizarán a matricular hasta que las ofertas hayan obtenido dictamen de aprobación del Consejo Federal de Educación y el mismo cuente con la ratificación jurisdiccional”. No obstante Terminá la Secundaria ya comenzó su inscripción sin tener aprobado el plan de estudios. Si se consulta con el número 147, la operadora informa que el programa cuenta con sedes en todas las provincias y que los alumnos podrán rendir los exámenes. Pero se desconoce si la Ciudad tiene firmados convenios educativos con las provincias.

Y por casa cómo andamos

El último censo nacional (2010) contabilizó 228.488 personas que no completaron el secundario en la ciudad. Y la Encuesta Permanente de Hogares 2013, que confecciona la Dirección de Estadística del gobierno porteño, asegura que en esa situación está el 11,1% de los porteños.

Para asistir a ese sector de la población –mayor de 18 años–, en 1999 la Secretaría de Educación porteña creó el programa de educación a distancia Adultos 2000, que tiene en la actualidad 20.000 alumnos activos. Este bachillerato para adultos a distancia ofrece tutorías, talleres y consultorías presenciales con profesores y asesores pedagógicos. En octubre pasado los trabajadores de Adultos 2000 denunciaron que la empresa Kuepa SA –contratada por el Ministerio de Educación para desarrollar una plataforma virtual que nunca se realizó– accedió a la base de datos del programa estatal y contactó a los estudiantes, ofreciéndoles un servicio educativo similar pero arancelado.

Los trabajadores afirman que existe una clara conexión entre Kuepa SA y Esteban Bullrich, ya que el presidente de esa institución privada es Gabriel Sánchez Zinny, coautor junto al ministro de Educación porteño del libro Ahora, la calidad, editado por la Fundación Pensar Sudamérica.

Adrián Sodanelli, delegado de Adultos 2000, le informó a Diario Z que no existe ninguna comunicación oficial en la que conste que Terminá la Secundaria será parte del programa Adultos 2000. Y aclaró que se están reuniendo con la subsecretaria de Equidad Educativa, Soledad Acuña, quien está a cargo de Terminá la Secundaria. “Aparentemente este nuevo programa nacional funcionaría bajo la órbita de Adultos 2000. En la última reunión que tuvimos con Acuña le pedimos documentación que explique cómo funcionaría el nuevo programa de educación a distancia. Además le volvimos a solicitar material didáctico de Adultos 2000 que hace más de un año no tenemos, para entregar a nuestros alumnos”, concluyó.

Roxana Perazza, ex secretaria de Educación porteña, introdujo otra cuestión: “No es competencia de la Ciudad afrontar un gasto de un programa educativo nacional”, señaló a Diario Z. “En términos presupuestarios no se explica por qué el Ministerio de Educación porteño invierte recursos en el armado de una plataforma virtual, materiales y docentes para un programa nacional. Cuando en la Ciudad faltan vacantes en las escuelas públicas y Macri no puede garantizar la finalización del secundario en su propio distrito”, apuntó Perazza.

El sistema de inscripción on line arrojó una radiografía de los problemas que afronta la educación pública en la Ciudad: la más significativa es la falta de vacantes. El Ministerio de Educación porteño admitió que en el nivel inicial quedaron fuera de la escuela pública 9.621 chicos, otros 1.012 no pudieron acceder al primer grado y 1.213 adolescentes no ingresaron al primer año en una secundaria pública. Dado que el sistema educativo del Estado cuenta con 455 escuelas primarias pero sólo 145 secundarias, es evidente que la falta de vacantes en el nivel medio es una deuda histórica.

Lo cierto es que Mauricio Macri transfiere livianamente recursos de la Ciudad para implementar una costosa campaña mediática nacional. Y juega con las ilusiones de la gente porque los hipotéticos títulos de su programa de educación a distancia carecen de validez oficial.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario