Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 66%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 24 de Enero
    Despejado25°   33°
  • Lunes 25 de Enero
    Despejado27°   35°
  • Martes 26 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Termina la muestra de Jorge Ludueña

Termina muestrHasta el 14 de octubre, todavía puede visitarse la exposición antológica de Jorge Ludueña en el Museo Sívori (Av. Infanta Isabel 555, frente al puente del Rosedal de Palermo).a de Jorge Ludueña

Por Redacción Z
Email This Page
Jorge Ludueña  Foto Pablo Messil

Por Julia Villaro

En un mundo artístico donde lo que prima son la pintura y las instalaciones, el Museo Eduardo Sívori rescata la obra del artista argentino Jorge Ludueña en una exposición antológica. Dibujante y grabador de oficio. Alumno del mismo Demetrio Urruchúa que pintó con Berni, Castagnino y Spilimbergo la cúpula de las galerías Pacífico. 

La muestra puede leerse a partir de dos esferas, de fronteras lábiles, dentro de la totalidad de su producción. Por un lado está la serie de re-elaboraciones sobre Las Meninas y otras obras de Diego Velázquez como Los borrachos o Las hilanderas, en las que Ludueña imprime su propia mirada sobre los personajes, no sin un toque de humor e ironía. Por otro, sus trabajos en blanco y negro. Tintas y grabados en los que la atmósfera expresionista está dada por el fuerte contraste entre grises claros y oscuros –que para nada deslucen el sutil manejo de los matices que realiza el artista- y la expresión adusta de sus personajes. No hay demasiados fondos en la obra de Ludueña. Sus figuras, de espíritu melancólico, o bien han sido arrojadas a la superficie del cuadro, o se encuentran tan amontonadas en el espacio que sería imposible distinguirlas de él. 

El tono expresionista llega a su punto más álgido en obras como Aparta de mí este cáliz o El bailarín. Ludueña abandona la bidimensión del dibujo y el grabado para realizar ensambles en los que sus personajes se contorsionan de modo tan intenso que casi parecen desmembrarse delante nuestro.

Las texturas y el volumen de sus obras son también un elemento a resaltar: desde la aplicación de puntillas en sus tintas hasta sus óleos sobre corpóreo de madera, en los cuales se sirve de una suerte de sobre-relieves, para generar luces y sombras más o menos pronunciadas, dependiendo de la incidencia de la luz de ambiente. Hay poco colorido en las obras, pero sí una atmósfera cálida y un dejo de nostalgia -sobre todo en sus re-elaboraciones de Velazquez- en el uso de ocres, aplicados de forma libre pero estratégica en un contexto pálido y trabajados de forma tan liviana, que tratándose de óleos y acrílicos, parecen acuarela.

Una constante en las obras de Ludueña es la puesta en diálogo del grabado con la pintura. En la serie Sol y Muerte el artista combina el gofrado – técnica de estampación en seco que genera relieves en la textura del papel- y la témpera en un suave contrapunto, para representar la típica plaza de toros madrileña. Allí la fuerza de la bestia se hace muda ante el torero, y el artista muestra una vez más, su destreza para manejar el vacío.

Hasta el 14 de octubre. Museo de Artes Plásticas Eduardo SívoriAv. Infanta Isabel 555 (frente al puente del Rosedal de Palermo). Martes a viernes de 12 a 20 y sábados, domingos y feriados de 10 a 20 hs. Entrada: $5. Sábados y miércoles, gratis.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario