Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 86%
Viento: Sureste 24km/h
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con probabilidad de lluvia19°   21°
  • Lunes 26 de Octubre
    Parcialmente nuboso14°   20°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Teresa Boselli: Avatares de la vivienda social

Cada proyecto requiere apoyo del Estado. Conflictos entre Ciudad y Nación.

Por Federico Raggio
Email This Page

Nos acercamos a la historia de la vivienda social observando lo que el Estado había construido en la Ciudad, para atender la demanda habitacional de los sectores de menores recursos, los grandes conjuntos habitacionales como Piedrabuena y Soldati. Observando la degradación y el deterioro prematuro en muchos de esos complejos habitacionales que implicaba, además, un deterioro de la trama social», explica la arquitecta Teresa Boselli, autora del libro La rehabilitación del hábitat. Gestión del patrimonio habitacional de la Ciudad de Buenos Aires, junto con su colega Renée Dunowicz. Desde 1993, Boselli fue parte del Programa de Mantenimiento del Hábitat Habitacional de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires y trabajó en la recuperación de los grandes complejos habitacionales construidos por iniciativa estatal.

¿Cuándo se construyeron las primeras viviendas sociales?
Los primeros barrios municipales, con esos lotecitos pequeños en manzanas tipo tallarín, aparecieron en Flores y Liniers. En 1907 empieza la Comisión Nacional de Casas Baratas, una acción nacional en la Ciudad y un contrato de la Municipalidad con las compañías de construcción. Hasta los años 60 se ven en la Ciudad operatorias del Estado nacional y del municipio. Paralelo a estos dos ámbitos públicos, aparece la Unión Popular Católica Argentina y la cooperativa El Hogar Obrero, que hace su primera obra en 1907. En los años 45-50 comienzan a construirse los primeros conjuntos, los monoblocks, y luego los grandes conjuntos habitacionales como los de Lugano, Piedrabuena y Soldati. Y de ese boom por los grandes conjuntos se baja la escala porque se advierten los grandes problemas que tienen y empiezan a establecerse normas que permitan tener unidades más manejables y administrarlas.

¿Cuál fue el punto de inflexión?
El gran punto de inflexión se da con el Fonavi (Fondo Nacional de la Vivienda). Los primeros conjuntos habitacionales que construyó el Fonavi eran muy grandes. Como todo en este país, empezaron como planes nacionales del PEVE (Plan de Erradicación de Villas de Emergencia), en 1967. Nosotros trabajamos sobre Soldati y Piedrabuena con el equipo de la Facultad. Observamos un deterioro prematuro a causa de diversos orígenes: desde la licitación, fallas de proyecto, de ejecución y de uso y mantenimiento. La vivienda social necesita mucho apoyo, tanto del Estado, que no tiene sólo que entregar las viviendas y despreocuparse de esa situación, como de los técnicos. Hubo gobiernos con los que pudimos trabajar más, con otros menos.

Actualmente, ¿en dónde se podría obtener terrenos para construir en la Ciudad?
Es muy difícil, hay que constituir bancos de tierras. Buena parte de las ocupaciones se dan en terrenos fiscales, que son de los ferrocarriles, y ahí se crea un gran conflicto entre Nación y Ciudad, que no pueden sentarse a discutir cómo resolver el problema de la gente. Si bien esos terrenos están en la Ciudad, la propiedad es de la Nación, como pasa en la Villa 31. Hay muy pocos terrenos en la Ciudad.

¿Y la Corporación del Sur?
El IVC (Instituto de la Vivienda de la Ciudad) trasladó la solución de las villas del sur de la Ciudad a la Corporación Sur. Hace poco efectué una recorrida y vi que algo están haciendo. Se está construyendo vivienda nueva, aunque falta un montón.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario