Tiempo en Capital Federal

27° Max 21° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 40%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Viernes 13 de Diciembre
    Parcialmente nuboso17°   24°
  • Sábado 14 de Diciembre
    Nubes dispersas21°   31°
  • Domingo 15 de Diciembre
    Cubierto21°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Música Chuenga, conjuro contra la soledad

Domingos de té con masas y música de época para adultos mayores.

Por Paula Jiménez España
Email This Page

Es domingo, el día más triste de la semana, y la voz de Rita Pavone o el ritmo de Los Wawancó le cambian su signo melancólico a la tarde. Unos acompañan el ritmo con los pies, como conteniendo el impulso de un baile, otros cantan. Delante de altivos espejos de estilo y sobre una mesa envuelta con un mantel fucsia de chiffón, está la cabina del DJ, vestido de riguroso negro, con unos auriculares gigantes. La foto podría ser de hace 40 años.
En el imponente salón, solos, de a dos o en grupos, los clientes de la Confitería Ideal -en su mayoría, adultos mayores- toman té con masas o chocolate con churros y escuchan el repertorio de canciones agrupadas bajo el mote de «música Chuenga», palabra que, según el DJ Favio Lavítola, cualquier porteño de esa edad puede recordar. El inventor del término fue un vendedor ambulante conocido en Buenos Aires entre 1930 y 1960 que se llamó José Eduardo Pastor: «Fabricaba caramelos para venderlos él mismo en la cancha. Por poco dinero, Pastor te daba un puñadito en una bolsita de papel. ‘Chuenga’, por derivación de la expresión ‘chewing gun’ (goma de mascar), fue el nombre que les puso a los caramelos que lo convirtieron en un personaje muy popular». Mientras Lavítola cuenta la historia, en la bandeja giradiscos suena un vinilo de Barry Manilow grabado en 1978. Lo que se escucha es su clásico «Copacabana» llenando el ancho y alto espacio de la confitería de la calle Suipacha. A este tema le seguirán «Por ese palpitar», de Sandro, «Porqué te vas», de Jeanette o «Le ciel blue», de Édith Piaf. La lista incluye géneros, estilos y épocas que van desde el jazz de Oscar Alemán, a las canciones de Charles Aznavour o los boleros del Trío Los Panchos. Es que Lavítola parece haber bautizado como Chuenga a esta música por tratarse de canciones tan dulces y populares como los caramelos. La intención evocativa está subrayada también por el espacio: una de las confiterías más tradicionales de la Ciudad, que este año cumple su primer siglo.
«La música es atemporal -dice Eduardo, melómano y habitué, frente a su plato de masas rebosantes de chantillí-. Para la música no hay modas. Tenía pensado dar una vuelta, pero cuando entré y escuché estas canciones no me pude ir.» Y sí, estas canciones invitan a quedarse. Quizá también porque la excelente acústica del lugar permite que puedan ser escuchadas sin que su volumen compita con el de las conversaciones, quizás porque hay algo envolvente en estas melodías que deja afuera los ruidos de la calle, o porque estamos sentados sobre comodísimas sillas -de esas que ya no se fabrican- y pocas ganas dan de moverse. Té, masas y música contra la soledad.

Los domingos de 15 a 19.30 en la Confitería Ideal, Suipacha 380.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario