Tiempo en Capital Federal

28° Max 23° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 71%
Viento: Este 26km/h
  • Miércoles 1 de Febrero
    Cubierto23°   26°
  • Jueves 2 de Febrero
    Cubierto con lluvias21°   25°
  • Viernes 3 de Febrero
    Parcialmente nuboso21°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 31/01/2023 19:41:57
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Tendencias: la nueva paternidad

El domingo 19 cerca de 400 mil porteños festejarán su día.

Por Cecilia B. Díaz
Email This Page

Cuando se puso a llorar mientras la bañaban le hice un ruidito como el que hacía para calmarla cuando estaba en la panza, me apretó la mano, me miró fijo a los ojos y dejó de gritar.» Así recordó Martín el momento en que se sintió papá por primera vez. El próximo domingo, él como otros 400 mil porteños, festejará su día en una época donde el rol paternal está en pleno cambio.

Con la inserción más sólida de la mujer en el ámbito profesional, el relegamiento de la maternidad, las diversas estructuras familiares y la reducción en la cantidad de hijos, también se está transformando la paternidad.

Para la directora del Observatorio de la Maternidad, Carina Lupica, «la imagen del buen padre va alejándose de su antiguo modelo autoritario para construir una nueva, más protagónica en la crianza de los hijos y vinculada a los sentimientos».
Según la responsable del área de Procesamientos Especiales del Observatorio del Colegio de Sociólogos de la Provincia de Buenos Aires, Melina Con, un 53,4 por ciento de los hogares porteños con jefatura masculina tiene al menos un hijo, en base a los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH-INDEC) de 2010. El 47,1 por ciento de estos casos se ubica entre 40 y 59 años de edad y sólo uno de cada tres padres pertenece al grupo etario más joven.

A pesar de que la cantidad de hijos se redujo desde 2003 hasta el año pasado, la proporción entre varones jefes con y sin descendencia se mantuvo constante en la primera década de este siglo. Entre estos padres porteños, un 22,9 por ciento tiene sólo un hijo, un 19,3 tiene dos, mientras que un 11,2 tiene tres o más hijos, arrojó la EPH del año anterior.

Asimismo, los nuevos padres buscan equilibrar las tareas del cuidado de los chicos. Martín Pereira es inspector de siniestros y a los 26 años tuvo a su primera hija, planificación familiar mediante, luego de siete años de relación. «En lo cotidiano tratamos de compartir momentos con ella: el baño de la tarde lo hago yo, para la comida y hacerla dormir nos repartimos con la madre», relató este primerizo del barrio de Villa Crespo.
Sin embargo, «se asiste en la actualidad a un momento de transición, de mutaciones familiares que están en curso y aún no han decantado, así conviven nuevos modos de concebir y ejercer la paternidad con prácticas más conservadoras, que se corresponden con un modelo paternalista, hegemónico
y más autoritario», explicó Lupica consultada por Diario Z.

Los tuyos, los míos, nuestros
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) definió a la paternidad como la relación que los hombres establecen con sus hijos en el marco de una práctica compleja en la que intervienen factores sociales y culturales, que además se modifican a lo largo del ciclo de vida tanto del padre como de los hijos. Se trata de un fenómeno cultural, social y subjetivo que relaciona a los varones con sus hijos y su papel como padres en distintos contextos, más allá de cualquier tipo de arreglo conyugal.

Actualmente, existe diversidad de estructuras familiares en la Ciudad, dentro de las cuales conviven diferentes formas de ejercer la paternidad. Existen las figuras de un padre ausente, próximo o protagónico en la crianza de los hijos e hijas y vinculado a los sentimientos. Se puede ser padre por azar, sin haberlo elegido ni deseado (fundamentalmente, los adolescentes) o incluso se puede ser padre sin la presencia de la madre.

No obstante, la mayoría de los padres porteños comparte el hogar en familia, con una tendencia hacia el aumento de uniones de hecho en detrimento de los matrimonios, según
lo registrado por la EPH desde 2003 hasta 2010. Esto se traduce en que uno de cada tres padres, se encuentra unido en pareja.

Desde el Observatorio de la Maternidad, Lupica sentenció: «Si por una parte la mayoría de los padres se sienten ‘colaboradores’, por otra no asumen la misma responsabilidad
en la crianza de sus hijos e hijas que las madres».

Derechos diferentes
En la legislación laboral aún no se plasman los cambios en los roles del cuidado de los hijos. En este sentido, se mantiene la concepción clásica del hombre proveedor y la mujer destinada al cuidado del hogar y de la familia. Tal es el caso de las licencias por nacimiento y las guarderías en los lugares
de trabajo, que son beneficios exclusivamente femeninos. Tampoco los hombres tienen derecho al «fuero paternal», lo que indica que pueden ser despedidos durante la gestación de su hijo e incluso después del momento del parto.

Paralelamente, en las estadísticas públicas las jefaturas de hogar en la mayoría de los casos son reconocidas o coinciden con el principal sostén económico del hogar y recaen en la figura masculina. Es por eso que, respecto a 2003, se mantiene estable el nivel de ocupación entre los jefes varones, superando el 90 por ciento de los porteños. Pero cerca del 15 por ciento no tiene cobertura de obra social, ni de servicios privados, a pesar del aumento de la demanda.

Sin embargo, «a diferencia de lo que sucede con las mujeres, la trayectoria de inserción de los hombres en el mercado de trabajo es permanente y no está condicionada por la llegada de los hijos», explicó Lupica respecto a las carreras profesionales ya que «en tanto ellas sufren las ‘desventajas de la maternidad’, ellos parecen gozar de las ‘ventajas por la paternidad’ en el ámbito productivo», agregó.

Lejos del amenazante «ya vas a ver cuando llegué tu papá», hoy la paternidad es flexible a la sensibilidad, la escucha y el acompañamiento de los hijos y de las madres. Con matices vinculados a las asimetrías educativas y económicas, es un proceso en constante avance.

 

Padres en cifras
Consultada por Diario Z, la socióloga Melina Con explicó las condiciones sociodemográficas de los jefes de hogar con hijos, en la Ciudad, a partir del procesamiento de los resultados
de la encuesta permanente de hogares de 2010, última base disponible, que compara los datos de 2003 para observar la evolución de los indicadores (el criterio de la elección de las fechas se basa en que a partir de 2003 se cambió
el diseño muestra de la medición).

«Es necesario destacar que la jefatura de hogar es una jefatura cultural, debido a que quienes responden la encuesta se reconocen o son reconocidos como tales», aclaró Con. «Durante 2010 la mitad de los jefes de hogar con hijos empezó o finalizó su formación en el nivel superior o universitario, mientras que el 22 por ciento no finalizó el nivel secundario y casi el 30 por ciento terminó la educación media», agregó.

En este sentido, Lupica analizó que «la permanencia de los varones en la educación formal influye en el retraso de la edad de la paternidad». Es decir, que «los hombres con terciario o universitario completo tienen su primer hijo cinco años más tarde que aquéllos con menores niveles educativos», precisó la directora del Observatorio de la Maternidad.

Respecto a la situación laboral, en la última década «no se modificó la estructura ocupacional para los jefes varones que son padres, la proporción de quienes son empleadores se mantuvo en 10% y de quienes son empleados en 70 por ciento, el resto son trabajadores independientes/cuentapropistas», detalló la socióloga.

 

 

 

DZ/LR

 

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario