Tiempo en Capital Federal

27° Max 21° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 40%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Viernes 13 de Diciembre
    Parcialmente nuboso17°   24°
  • Sábado 14 de Diciembre
    Nubes dispersas21°   31°
  • Domingo 15 de Diciembre
    Cubierto21°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fiestas silenciosas, cada cual atiende su juego

Los que bailan eligen su ritmo favorito, que les llega a través de auriculares.

Por Paula Sabates
Email This Page

Por más diversión que supongan, no todo en los boliches es perfecto. ¿Quién no se pone nervioso por no poder escuchar a la persona que tiene al lado por el altísimo volumen de la música? ¿Quién no se aburre cuando el dj musicaliza con un estilo de música que no le gusta? Para hacer frente a estos problemas, entre otros, y como resultado de una «larga investigación sobre el sonido», Mariano Bilinkis y Andrés Schnayman, responsables de la empresa Silent Sounds, instalaron las fiestas «silenciosas». Se trata de una experiencia única, tendencia en Europa, que tiene por objetivo que la gente se divierta como en una disco convencional pero en lugar de música ambiente, los participantes reciben diferentes ritmos a través de auriculares inalámbricos individuales.
Para los organizadores, las ventajas de los auriculares por sobre los parlantes son varias. «En primer lugar, este sistema mejora la comunicación en los boliches, que siempre fue completamente imposible. Nunca se escucha nada y te tenés que entender por señas. Acá, si querés conversar con alguien, te sacás los auriculares y ya está», cuenta Schnayman. Además, que cada uno elija su propia música hace que puedan compartir una misma pista personas con gustos totalmente diferentes. Coincide con él Santiago Schefer, actor y locutor: «Lo más importante es que uno pueda bailar escuchando rock nacional y el otro cumbia y que esté todo más que bien».
Además de las fiestas, los de Silent Sounds organizan también con este sistema conciertos, casamientos y Bar Mitzvah, y planean trabajar con películas y obras de teatro. «Es una experiencia nueva y única, porque la gente está acostumbrada a otra cosa», asegura Schnayman, que confiesa que las fiestas no son la opción que más les divierte a él y a su socio porque no son «bolicheros», sino «una empresa de producción de espectáculos». Además, este tipo de fiestas son «ecológicas». No generan ruido ni música a alto volumen y ofrecen una solución perfecta a lugares con limitaciones sonoras o prohibiciones horarias. Los participantes pueden divertirse sin quejas por ruidos.
Estas fiestas están pensadas para todos los targets. «El público es muy variado y no para de bailar. No hay más diálogo verbal, la comunicación empieza a ser corporal y los estímulos corporales empiezan a mandar», se entusiasma Schefer, aunque admite que al principio «es un poco difícil aclimatarse, uno está acostumbrado a otra cosa», completa con entusiasmo Schnayman.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario