Tiempo en Capital Federal

18° Max 13° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 51%
Viento: Sureste 29km/h
  • Martes 17 de Septiembre
    Despejado11°   19°
  • Miércoles 18 de Septiembre
    Despejado13°   18°
  • Jueves 19 de Septiembre
    Parcialmente nuboso13°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Teletrabajo: un auge de nuestros días

Crece la tendencia a trabajar desde el hogar. Empleados y empresas piden una ley que regule esta modalidad.

Por Romina Daniela Blasucci
Email This Page
ver

¿Trabajar en pantuflas y piyama? ¿Aprovechar la mañana, cuando los chicos están en el colegio, y almorzar con ellos todos los días? ¿Hacer un break para tomar una ducha? ¿Musicalizar la labor diaria a piaccere? ¿Manejar los tiempos de acuerdo con los plazos de entrega en vez de cumplir una rutina horaria que, la mayoría de las veces, agobia?

Trabajar en casa es algo soñado para muchos empleados. Entre los llamados “trabajadores independientes” –emprendedores, freelancers, profesionales de distintas disciplinas– trabajar en casa suele ser lo habitual y muchas veces ocurre que no logran adaptarse fácilmente a un régimen de oficina.

Pero esta modalidad, que desde hace un tiempo se conoce como teletrabajo, crece ahora entre los empleados en relación de dependencia gracias al avance de la tecnología. Hasta hace relativamente poco, se trataba de una excepción, limitada a ciertas funciones, y que muchas veces dejaba desprotegido al empleado. Ahora, es un hecho que cada vez más personas trabajan algunos o todos los días fuera de su empresa ya sea en el hogar, en un bar o en cualquier otro entorno utilizando computadoras y celulares inteligentes. Algunos cumplen el mismo horario de la oficina y otros tienen mayor flexibilidad. Cabe agregar, además, que esta modalidad facilita la inclusión laboral de personas con discapacidad.

La tendencia, auguran los especialistas, será el establecimiento de una legislación específica sobre el trabajo en el hogar. Porque trabajar calentito, en casa, cómodo y sin sufrir el tráfico porteño ni la locura forzadamente compartida de la oficina ni las interrupciones de los compañeros de trabajo no debería significar renunciar a ningún derecho.

Crisis y oportunidad

Entre nosotros, el teletrabajo creció fuerte con la crisis de 2001, cuando el desempleo trepó al 20 por ciento y muchas personas intentaron generar un proyecto propio. Pero luego también le tomaron el gusto. Por su parte, las empresas observaron que, gracias al teletrabajo, se pueden reducir espacio y gastos en servicios sin reducir sus dotaciones de personal.

El teletrabajo es esencialmente un fenómeno urbano. Según el Ministerio de Trabajo, hay 1.800.000 oficinas en hogares en la Argentina. En lo referido a la ciudad de Buenos Aires, el relevamiento de la cartera laboral revela varios datos más.

42-15251554

La flexibilidad horaria es lo que más se valora en el teletrabajo.

Consultados al respecto, los teletrabajadores afirman que las principales ventajas de esta modalidad son disponer de más tiempo para la vida familiar (68 por ciento) y de más tiempo libre (62 por ciento). Seis de cada diez de ellos asegura que con el trabajo remoto mejoró su rendimiento. Al desdoblar las cifras por sexo, “conciliar la vida familiar y laboral” aparece como el principal motivo para adoptar el teletrabajo entre las mujeres, mientras que para los varones, en cambio, la principal razón es “contar con mayor flexibilidad horaria”. Eso sí, seis de cada diez teletrabajadores sostienen que extrañan a sus compañeros de trabajo.

En el mismo estudio, las empresas admiten que el teletrabajo les rindió un aumento de la productividad y consideran que les sirvió tanto para retener a sus mejores trabajadores como para disminuir el ausentismo. Sin embargo, la licenciada Sonia Boiarov, fundadora del Centro de Teletrabajo de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, advierte: “Muchos empleadores consideran que como la persona se ahorra el tiempo de viaje debe trabajar más horas. Eso, claramente, no es aumentar la productividad. Los teletrabajadores en relación de dependencia deben tener las mismas condiciones que el trabajador presencial”.

Como lo central ya no pasa por cumplir un horario sino por cumplir objetivos, uno de los obstáculos más frecuentes es que éstos no siempre son claros. El 75 por ciento de los teletrabajadores dice haber tenido que autolimitar las horas de trabajo. No tener horarios fijos y acordar “objetivos” con el empleador entraña el peligro de trabajar más de la cuenta, claro, y allí es donde la comodidad hogareña puede convertirse en una prisión solitaria.

Legislación

La mayoría de las empresas que todavía son renuentes a adoptar el teletrabajo como modalidad permanente creen que una legislación laboral específica sería un factor importante para implementarlo. Fundamentalmente, temen por la cobertura de eventuales accidentes laborales. Entre las compañías que sí adoptaron el teletrabajo, el 55 por ciento consiste en un acuerdo informal entre las partes.

El Ministerio de Trabajo creó el Programa de Promoción del Empleo en Teletrabajo (Propet) y una Red de Teletrabajo en la que participan empresas como YPF, Telecom y Cisco.

Impulsa, además, un proyecto de ley específico, que incluiría también el trabajo que argentinos realizan para compañías radicadas en otros países. Comparativamente, en la región, Colombia cuenta con una ley específica desde 2008, en Chile el reconocimiento expreso se dio en 2001 y en Brasil en diciembre de 2011.

Los jefes, por su parte, deben pasar de un control físico a depositar la confianza en su empleado y, además, esforzarse por hacerse entender con claridad, ya que se usa mucho más la comunicación escrita a través de correos y mensajes de texto.

“Ése es un de los cambios culturales más difíciles de lograr”, sostiene Boiarov, que por eso recomienda no sólo capacitar al empleado sino, sobre todo, a los jefes en este nuevo tipo de liderazgo.

“Yo creo –afirma la especialista– que en el futuro el teletrabajo va a ser un derecho. ¿Por qué tenés que viajar dos horas, meterte en el centro, en un atolladero, perder un montón de tiempo cuando podés hacer lo mismo sin moverte? Hoy se buscan justificaciones para el teletrabajo, en el futuro va a ser al revés, va a haber que justificar por qué nos tenemos que trasladar”.

Mejor calidad de vida sí, abusos no. El teletrabajo ofrece ventajas para ambas partes, pero siempre y cuando el teletrabajador no se vea súper teleexigido.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario