Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 79%
Viento: Suroeste 33km/h
  • Lunes 22 de Julio
    Cubierto12°   14°
  • Martes 23 de Julio
    Cubierto10°   12°
  • Miércoles 24 de Julio
    Nubes dispersas  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Teléfonos públicos: siguen sonando

Aunque son cada vez menos, hay quienes todavía los usan. 

Por Gustavo Slep
Email This Page
los teléfonos públicos que sobreviven en la Ciudad los teléfonos públicos que sobreviven en la Ciudad

Son una especie en peligro de extinción, pero se resisten a desaparecer. “Ya casi nadie usa el teléfono público”, señala Adela, una maestra de 57 años. Ella es una de las cientos de personas que los siguen utilizando diariamente, aunque muchas veces, encontrar uno que funcione se convierta en una odisea.
Los teléfonos públicos sufrieron un progresivo deterioro como consecuencia de la falta de mantenimiento de las compañías telefónicas, desidia de los organismos de control y vandalismo, un combo difícil de contrarrestar. La masificación del celular los puso al borde del nocaut, y la proliferación de volantes que publicitan servicios sexuales les dieron la estocada final.
“Hoy es muy difícil encontrar uno en buen estado. Si no está sin tono, te traga la moneda. Y muchas veces, ni siquiera tienen el tubo para hablar”, comenta Adela. “Por lo general, termino usando los semipúblicos de kioscos, porque es más común que anden. Tengo identificados los que funcionan, así no pierdo tiempo”.
Adela recuerda las épocas en que el teléfono público era un medio indispensable para comunicarse. “Cuando era chica, en mi casa no había teléfono. La única posibilidad que tenía para comunicarme era yendo al teléfono de la esquina. Hace un tiempo volví a pasar por ahí y estaba todo pintarrajeado y roto. Quise hacer una llamada a una amiga, para recordar viejas épocas, pero ya no andaba. Me dio una bronca bárbara. Ahora vi que el teléfono ya no estaba. Me hubiera gustado hacer una última llamada antes de que lo sacaran.”
De los diez mil teléfonos públicos que tenía la ciudad en 2004, hoy sólo quedan dos mil. En breve, no quedará casi ninguno, ya que el gobierno porteño y las empresas telefónicas pusieron en marcha un plan conjunto para reducir su cantidad. Se apoyan en que están muy deteriorados y en que el celular los convirtió casi en un objeto de colección.
Hernán, un contador público de 38 años, rememora. “Para mí, tienen una magia especial. Me hacen acordar a cuando era adolescente. Cuando quería arreglar una salida con una chica, no quería que nadie en mi familia escuchara lo que decía. Paradójicamente, sentía que el teléfono público me daba más privacidad que el de mi casa”.
También hay razones económicas que llevan a usar el teléfono público. Hernán, saca cuentas y señala que “cuando tengo que hacer una llamada importante a un teléfono de línea, prefiero hablar por teléfono público que por celular, porque puedo hacer una llamada larga tranquilo. Puedo hablar un rato largo con un par de monedas. Con el celular hay que hablar todo rápido. Además, el teléfono celular se entrecorta y se hace difícil el diálogo”. Sin embargo, Hernán se reconoce como una excepción. “A veces cuando estoy hablando, veo que alguno que pasa me mira raro, como si estuviera haciendo no sé qué cosa. Yo no sé qué pasaría si no hubiera. Sobre todo, qué pasaría en caso de una emergencia si no tenés celular. Pienso también en las personas que no tienen celular, como los viejos o los chicos. Me parece que más allá de si son rentables o no, hay que pensar en la función que cumplen.” De todos modos, los públicos siguen teniendo usuarios.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario