Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 78%
Viento: Oeste 18km/h
  • Sábado 13 de Agosto
    Cubierto13°   17°
  • Domingo 14 de Agosto
    Cubierto13°   19°
  • Lunes 15 de Agosto
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 12/08/2022 11:25:04
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Telefonía: el fijo aún da pelea

Frente al incesante crecimiento de las líneas móviles, el teléfono hogareño se reinventa.

Por Ignacio Guebara
Email This Page

Tras un pasado de gloria, todo parecería indicar a simple vista que el teléfono fijo inicia un camino sin prisa pero sin pausa hacia su desaparición. Su prima lejana, la telefonía celular, pasó de ser un lujo para pocos a convertirse en una necesidad básica: hay más líneas móviles que habitantes en la Argentina, mientras que la cantidad de líneas y de minutos de comunicación promedio en teléfonos fijos desciende año tras año desde 2009. Los chicos desdeñan su uso y los jóvenes que se independizan no lo consideran un servicio fundamental en sus nuevas viviendas, aunque muchos siguen valorando, por fiabilidad o por costos, al entrañable aparato de mesa.

«Cuando yo tenía la edad de mi hijo adolescente y queríamos coordinar para ir el fin de semana al Ital Park, empezábamos a llamarnos el martes a nuestras casas», rememora Fernando Preci, gerente de Marketing Residenciales de Telecom. «Y si no estabas ahí a la hora en que quedábamos, perdiste.» La aparición de los primeros celulares prepagos, del sistema GSM (que puso en la calle aparatos cada vez más económicos) y de la mensajería de texto (con costos varias veces menores a los de una llamada) fueron apurando la migración de los jóvenes a la telefonía móvil. «Hay un abanico inmenso de posibilidades que compiten con el teléfono fijo a la hora de comunicarse», reconoce el directivo, enumerando también diversos servicios que requieren de una conexión a Internet para funcionar, como WhatsApp, Facebook y Twitter.

La frase se repite en cada familia: «Yo conozco a alguien que no tiene celular». Inés, 49 años, es una de esas «sobrevivientes». A pesar de su oficio de empleada doméstica, que la obliga a pasar casi todo el día fuera de su casa, prioriza el ahorro a la hipercomunicación. «Todos mis hijos tienen celulares, se gastan el sueldo en eso, yo prefiero no gastar de más si no lo necesito», explica a Diario Z desde su casa de Sarandí, en el sur del conurbano bonaerense. Razones tiene: mientras el minuto de llamada desde un celular no baja de $ 0,60 (dependiendo del plan y la compañía a la que pertenece la línea), desde un fijo los números se reducen a la mitad, en caso de que el número de destino sea un teléfono móvil. Si se llama a otra línea terrestre, los importes sorprenden: menos de 5 centavos, exactamente $ 0,045, por una comunicación de dos minutos en horario diurno y de cuatro minutos por las noches y fines de semana.

¿A qué se debe tanta diferencia? Por empezar, la telefonía fija tiene tarifas congeladas desde hace más de diez años, al igual que el resto de los servicios privatizados. La situación de su par celular es bien diferente. «Las tarifas de telefonía móvil están desreguladas, lo cual implica un castigo a los sectores más vulnerables social y económicamente, dado que la red de telefonía fija llega a los sectores medios y altos de la población urbana, en tanto que la telefonía móvil es el servicio que cubre a toda la sociedad», explica Martín Becerra, investigador de la Universidad Nacional de Quilmes y especialista en telecomunicaciones.

Con este panorama, las telefónicas buscan nuevas estrategias para retener abonados y alentar el uso del aparato «de casa». Para Preci, la experiencia de uso del fijo es su gran diferencia. «Una cosa es comunicarse y otra muy diferente es conversar. No hay como la comodidad de estar instalado en el sillón de casa y hablar con otra ca- lidad de sonido y otros precios», define. Así, tanto Telecom como Telefónica proponen abonos con factura fija y minutos libres, al estilo de los planes de Movistar, Personal y Claro. Ambas empresas ofrecen también paquetes de llamadas locales ilimitadas desde 45 pesos mensuales y planes en función de los promedios de consu- mo de cada cliente.
Otra funcionalidad novedosa es el envío y recepción de SMS desde líneas fijas, en un intento por competir con los celulares en igualdad de condiciones: según un informe de la consultora Acision, el 97% de los usuarios de telefonía móvil envía o recibe mensajes, convirtiéndose en la vía de comunicación más popular entre los argentinos. El costo es también menor que desde un celular, $ 0,18 por cada SMS enviado desde un fijo de Telecom y $ 0,35 desde uno de Telefónica. Sólo desde la red de Telecom s e enviaron 24 millones de mensajes en 2011, una cifra baja en relación con el número total del negocio (más de 75 mil millones por año, según la Comisión Nacional de Comunicaciones) pero que indica un buen potencial de crecimiento.

Otras tácticas desplegadas por las compañías abarcan paquetes de servicios «todo incluido» y teléfonos inalámbricos de última generación, que en el caso de Telecom hasta permiten importar la agenda de contactos de un celular, y pueden pagarse hasta en 12 cuotas. Telefónica ofrece servicios que «cruzan» fijos y celulares, como la notificación vía SMS o correo electrónico cuando se recibe un mensaje de voz, o la posibilidad de cargar saldo en líneas de Movistar pagándolo al mes siguiente en la factura del teléfono fijo.

Precios más económicos, pago contra factura, sonido más claro, la comodidad de hablar desde el living de casa. Los adeptos del teléfono fijo siguen encontrando razones para sacarle provecho. «Por ahora no quiero tener un celular, a éste no lo cambio por nada», remata Inés. Aunque amenazado, el entrañable aparato hogareño sigue demostrando que no está muerto quien pelea.

DZ/sc

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario