Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 63%
Viento: Suroeste 12km/h
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto11°   15°
  • Miércoles 19 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Jueves 20 de Mayo
    Cubierto14°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Tecnoadicciones: Atrapados por la tecnología

Internet, los celulares inteligentes y las redes sociales pueden generar conductas dependientes.

Por Natalia Arenas
Email This Page
Iris with Cross-hairs and Binary Numbers Iris with Cross-hairs and Binary Numbers --- Image by © Mike Agliolo/Corbis

Relegar horas de sueño para pasar al próximo nivel del Candy Crush, no poder salir de casa sin el celular o angustiarse porque Facebook no funciona son sólo algunos de los síntomas que muestran que las nuevas tecnologías son algo más que una herramienta útil. Por estar en permanente conexión, muchos terminan desconectados… de la vida real.

En simultáneo, la escena se multiplica en la mesa de algún bar, en el banco de una plaza, en la sala de espera de un hospital y en el andén del subte: una pareja, dos amigos, dos hermanas comparten ese espacio y pasan la mayoría del tiempo mirando el celular, mandando un sms o contestando un WhatsApp. Están ahí, juntos, pero no están. Están conectados, pero no entre sí. Están con un pie en el mundo real y con el otro en el virtual.
Como una herramienta útil y dinámica para el trabajo, el estudio, la recreación y hasta el contacto con amigos, las nuevas tecnologías son, acaso, el gran invento del siglo XX. Pero la multiplicidad de instrumentos que facilitan y reproducen su utilización generan, a veces, una dependencia peligrosa.

“La dependencia no tiene que ver solamente con la cantidad de tiempo que una persona está conectada, sino con el uso de estas tecnologías en detrimento de otras actividades”, explica la licenciada Laura Jurkowski, fundadora y directora de Reconectarse, una institución dedicada al diagnóstico y tratamiento de adicciones a internet y otras tecnologías.

Entre otras características a tener en cuenta, Jurkowski enumera “sentimientos de euforia”, cuando la persona está conectada, y, en cambio, “malestar muy intenso, ansiedad e irritabilidad” cuando no pude estarlo. “Hay que preocuparse cuando el uso tan intensivo empieza a afectar las relaciones social es y personales, el rendimiento académico y laboral y, a pesar de generarle estas consecuencias negativas, la persona no puede dejar de conectarse”.

No llegar a tiempo con la entrega de un trabajo, resignar horas de sueño y aislarse de los amigos y la familia son ejemplos concretos y síntomas en sí mismos de que algo no anda bien.

Los criterios para estar alertas cuando hay uso excesivo de computadoras, video juegos e internet son la pérdida del sentido del tiempo, el sentimiento de ansiedad cuando se desconecta de la computadora o de las consolas de videojuegos, síntomas de retraimiento con sentimientos de depresión y/o tensión y la necesidad de estar conectado cada vez más tiempo.

“En la tecnoadicción hay características comunes a otros procesos adictivos, después lo que varía es el objeto de esa adicción, así como el adicto a una sustancia puede ser adicto al alcohol o a la marihuana”, amplía la especialista.

Las variantes de esta adicción 2.0 son tantas como posibilidades de interactuar tiene internet: pornografía, juegos virtuales, redes sociales, apuestas, chat… Las características anteriores también pueden traer consecuencias que van más allá de la adicción y que son tan graves el ciberbullyng (acoso y maltrato virtual a niños y adolescentes en edad escolar) y la exposición excesiva a desconocidos anónimos, por ejemplo.

Tentados por el fácil acceso a cada una de estas herramientas, la incógnita es si cualquiera puede caer en las garras de la adicción.

“En general, se trata de personas que tienen algún tipo de problema, que no pueden resolver de otra manera y que muchas veces empiezan a utilizar la tecnología como una distracción para llenar ese vacío emocional”, apunta Jurkowski. “Son personas insatisfechas o que acaban de pasar un duelo patológico y que no pueden manejarlo y terminan escapándose de esta manera”, agrega.

La directora de Reconectarse reconoce que, además, la gran disponibilidad y la posibilidad de acceso fácil a estas tecnologías “son un factor que predispone a aquellas personas más vulnerables”. Jurkowski pone como ejemplo los juegos de apuestas, como el póker o el casino, y destaca que con la opción virtual la ludopotía (adicción al juego) aumentó significativamente.

Como en toda adicción, el primer paso del tratamiento es que el paciente empiece a registrar o a identificar que tiene un problema. Y, fundamentalmente, que tenga ganas de resolverlo.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario