Tiempo en Capital Federal

18° Max 14° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 63%
Viento: Sureste 23km/h
  • Lunes 26 de Septiembre
    Muy nuboso13°   20°
  • Martes 27 de Septiembre
    Cubierto14°   22°
  • Miércoles 28 de Septiembre
    Cubierto14°   19°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 25/09/2022 11:31:19
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Teatro con historia

La obra ocurre en la casa colonial de Liniers y de los Estrada.

Por Juan Carlos Antón
Email This Page
Fachada_casa_Estrada

Los chicos aplauden porque quieren que empiece la función. En la fila, Raúl y Sara, matrimonio de docentes, releen el programa. “Soy un fan de Liniers”, dice Raúl. Son parte de las 150 personas dispuestas a ver Secretos de dos casas con historia, un espectáculo de teatro interactivo.

Todo comienza en la que fue sede de la vieja editorial Estrada en la calle Bolívar. Allí recibe un “maestro de ceremonias” (Eduardo Lázaro), quien invita a viajar en el tiempo. Enseguida es interrumpido por dos simpáticos fantasmas: la mulata Manuela (Carolina Ayub), criada de don Santiago de Liniers, y el mucamo Jaime (Marcelo Martín), quien sirve a don Ángel de Estrada. Manuela y Jaime se “dividen” el público y cada uno realiza una función paralela. 

 “Vengan conmigo, gente”, llama la mulata y medio grupo se adentra por un estrecho pasillo de la editorial que da a un patio colonial. Se llega a la casa donde vivió Santiago de Liniers, penúltimo virrey del Río de la Plata y héroe de las Invasiones Inglesas.  Construida en 1788, es una de las casas más antiguas de la Ciudad. Entre risas, charlas y preguntas al público, la mulata –“la vida no es fácil para el pobre”, dice– va explicando cómo era el Buenos Aires de 1806, codiciada por los ingleses.

 “Fue difícil unir ambos mundos –explica Pablo Sodor, director del proyecto–. Los separa más de cien años y sólo hay un lazo familiar lejano entre Liniers y Estrada. La idea fue generar una especie de viaje fantástico con personajes entrañables donde esté muy presente la imaginación.” El libro pertenece a Marisé Monteiro, quien convocó a Sodor para la puesta y dirección: “Para mí fue un gran desafío hacer la puesta divertida. Se buscó entretener y enseñar”, resume Sodor, quien tiene gran experiencia en hacer teatro utilizando espacios no convencionales. “La gente está acostumbrada a ubicarse en una butaca a oscuras y los actores a que haya una cuarta pared. A mí me gusta que el público participe”, dice el director. 

El espectáculo incluye la aparición de Liniers y del invasor general Beresford. La ceremonia de rendición, que ocurre en el mismo lugar donde se desarrollaron realmente los acontecimientos, primero se vive en completo silencio y luego con grandes aplausos y vítores.

La segunda parte transcurre en los bellos salones de lo que fue la editorial Estrada, famosa por sus textos escolares. Ángel, fundador de la editorial, trasladó allí sus oficinas en 1878 y utilizó los altos de la vivienda como casa familiar; a la casa de Liniers la convirtió en talleres gráficos. El mucamo Jaime les enseña a los chicos la técnica de impresión de fines del siglo XIX y en el salón comedor de los Estrada, el primer piso, ambientado tal cual era hace cien años, se recrean los preparativos para la sanción de la Ley Sáenz Peña de voto secreto y obligatorio. El final es con canciones, alegría y aplausos. “Me gustó más la parte de Liniers. La mulata es muy simpática”, dice Paulina (11), quien fue acompañada de su hermana Cecilia (8) y dos amigas. “A mí la parte de la imprenta, el lugar es hermoso”, dice Cecilia. Y se van lo más risueñas.

Domingos a las 15.30. Venezuela 469. Entrada: $35.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario