Tiempo en Capital Federal

17° Max 9° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Noroeste 15km/h
  • Jueves 13 de Mayo
    Cubierto10°   18°
  • Viernes 14 de Mayo
    Parcialmente nuboso12°   16°
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Teatro Colón: un dictamen del procurador sugiere echar a los delegados

Se desconocen los argumentos que lo sustentan. Está a la firma de las autoridades del Teatro.

Por Olga Viglieca
Email This Page

Los trabajadores del Teatro Colón denunciaron este miércoles que están a la firma del director Pedro García Caffi los despidos de ocho trabajadores, siete de los cuales son delegados de la Junta Interna de ATE. El despido de seis músicos de la Orquesta Estable, la Filarmónica, el Coro y de un escenotécnico fue recomendado en un dictamen del procurador general de la Ciudad, Ramiro Monner Sans.

Aunque el dictamen no es vinculante, de acatamiento forzoso, es probable que el Gobierno de la Ciudad actúe en línea de su procurador. Ya se ha llevado a niveles de confrontación inaudito un conflicto por aumentos de salarios y mejores condiciones de trabajo, cancelando espectáculos de la temporada 2010, sumariando trabajadores y denunciándolos ante el fuero penal por cifras siderales que el sueldo que cobran nunca les permitiría obtener. Exactamente, 55 millones de pesos: 11 millones en concepto de indemnización, al adjudicarles la responsabilidad del levantamiento de la temporada 2010, y 44 millones por daños futuros.

«Ellos pretenden desconocer el mandato de ATE, cuando ésa es, en todo caso, una atribución de la Justicia y del Ministerio de Trabajo de la Nación -explica a Diario Z el delegado José Piazza-. Claro que tampoco sería legal nuestro despido aunque no fuéramos delegados porque solo estamos ejerciendo el derecho de huelga, conferido por el artículo 14 de la Constitución», se exaspera Piazza, un trompetista de renombre internacional, habitualmente sereno, reelegido sistemáticamente por sus compañeros.

Resulta difícil imaginar en qué se basaría el desconocimiento de la estabilidad gremial de la Junta Interna. Pero Monner Sans ha rehusado hablar con este medio y con cualquier otro sobre el asunto. La dirección del teatro, por su parte, sólo respondió que no tenía comentarios sobre el tema. En concreto, si García Caffi firma, el trámite después pasa a la Subsecretaría de Recursos Humanos, es decir, a Andrés Ibarra, con lo cual las expectativas de que se revoque son prácticamente nulas.

«Nos han dicho mafiosos y terroristas, descuentan los días de paro a los trabajadores de planta, no les pagan el salario a los contratados, nos insultan públicamente. García Caffi fue quien levantó las funciones el año pasado, como una forma de escalar el conflicto e interrumpir las negociaciones. Sin embargo, el gobierno macrista tiene un gran aislamiento. No consiguió quebrarnos -aunque lo intentó- porque ninguna de las orquestas del interior del país ni la Filarmónica Nacional aceptó tocar con Plácido Domingo. Trataron de formar una orquesta de apuro, cuando el más novato sabe que se necesitan varios días de ensayo por buenas que sean las individualidades. La del gobierno es una conducta coherente, típica de los gobiernos de principios del siglo XX: tratar de delincuentes a los trabajadores que exigen sus derechos, reclutar carneros, y ahora el despido.»

El dictamen descansa hace 15 días en la oficina de García Caffi, pero el gobierno estaría esperado para firmarlo a que cesaran los últimos acordes que acompañaron a Plácido Domingo y, tal vez, las críticas por las condiciones vergonzosas en que se insiste en presentar la ópera «El gran macabro», que pasó de gran apertura de la temporada lírica a módico ensayo gratuito por las dificultades para montarla con los músicos y técnicos en huelga.

«El macrismo no entiende ni de derechos laborales ni de música. En la música clásica se respeta la partitura, y hoy pretenden sustituir la orquesta por dos pianos y percusión, es un papelón. Y del mismo modo, en la relación con los trabajadores hay que ajustarse a la ley, la Ciudad no es un feudo», sigue Piazza.

Quizá el objetivo de Mauricio Macri vaya mucho más allá del Teatro Colón y sus trabajadores. Quizás, como opina Piazza, «se proponga sentar el precedente de que en la Ciudad de Buenos Aires se puede echar gente por el solo hecho de hacer paro».

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario