Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 66%
Viento: Este 25km/h
  • Jueves 2 de Diciembre
    Nubes dispersas17°   23°
  • Viernes 3 de Diciembre
    Muy nuboso18°   24°
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 01/12/2021 22:06:14
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Té de ceibo: el enano fascista en el Edén

Un dulce jardinero por las noches se transforma en un feroz represor.

Email This Page
Te de Ceibo web

“El secreto de la felicidad consis­te en cultivar nuestro huerto”, escribió Vol­taire en su célebre fan­tasía filosófica Cándido, publicado en 1759, como una forma de con­trarrestar el hostil mundo exterior. En la obra Té de ceibo (escrita por Gonzalo Demaría y dirigida por Alejandro Giles), el personaje Pas­cual Paletti (Eduardo Calvo) hace honor a las palabras del francés. Es un floricultor, que vive plácidamen­te con su madre y habla con gran amor de sus plantas y flores.

Pero claro que, vista de cerca, la historia tiene su costado sinies­tro. Un derrame de uranio, una mu­jer aborigen “rescatada” (y encade­nada) por Paletti y una pareja que forma parte de una brigada ecolo­gista son los mojones de esta his­toria. Y de la metamorfosis del personaje, que puede pasar de un entrañable jardine­ro a un fascista recalcitrante en cuestión de minutos.

La dramaturgia de Demaría (autor del díptico La ogresa de Barracas/La maestra serial y El cordero de ojos azules, entre mu­chas otras) está construida nuevamente so­bre dos mundos opuestos. Si en La maes­tra serial, el juego era la civilización de la docente y la barbarie de los alumnos, acá los frentes son varios, desde la ecología y el uranio al trato hacia los indígenas por parte de la madre, pasando por la doctri­na castrense.

El texto está lleno de aciertos y mo­mentos de humor, siempre al borde de la explosión y la trans­figuración. Sin embargo, quizá por abrir tantos frentes, se diluye por momentos y pierde carnadu­ra sobre el tema del que está ha­blando. La escenografía es otro de los puntos débiles del espec­táculo; el diseño resulta poco inspirado, apenas un decorado en una historia que merece algo más trabajado.

Las actuaciones, en especial la de Calvo y Cristina Allende, son acertadas. Con elementos que rayan lo patético, gracio­sa y siempre al límite, Té de cei­bo es una propuesta interesan­te para un domingo a la tarde, un horario poco habitual para el teatro de adultos.

 

Té de ceibo. Domingos, a las 18, en El Tin­glado (Mario Bravo 948). Entradas $150. Re­servas al 4863 1188.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario