Tiempo en Capital Federal

14° Max 9° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 59%
Viento: Suroeste 21km/h
  • Martes 27 de Julio
    Parcialmente nuboso  10°
  • Miércoles 28 de Julio
    Nubes dispersas  11°
  • Jueves 29 de Julio
    Despejado  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Tamargo: ‘El juez es parte y trata de involucrarme falsamente’

El legislador del PRO habla sobre el trámite de habilitación del teatro en el ex cine Los Ángeles.

Por Olga Viglieca
Email This Page

A Avelino Tamargo lo inquieta poco la corrección po­lítica. Antes de la denuncia de Nazarena Vélez fue objeto del repudio generalizado de organizaciones de mujeres porque se le ocurrió que la Legislatura recono­ciera a Gerardo Sofovich como Personalidad Destacada de la Cultura. El legislador del despacho rodante -usa un colectivo pintado de furioso amarillo PRO- forma parte junto con Néstor tGrindeti y Claudio Avruj de la troika que intenta, como fervientes hinchas de Inde­pendiente que son, acomodarse en alguna de las listas que quieren destronar a Julio Comparada en diciembre. El ex militante de la juventud alsogaraísta y luego de Nueva Dirigencia atendió a Diario Z de buen humor y con el desparpajo de quien se siente seguro. Más que seguro, blindado. Esto no lo salvó de las contradicciones respecto de su papel como facilitador del trámite de ha­bilitación del teatro en el ex cine Los Ángeles.

Nazarena Vélez y a su marido, Fabián Rodríguez, lo acusan de haberlos amenazado para que no denuncien corruptelas en Habilitaciones.

No tengo nada que ver, absolutamente nada que ver. Y está comprobado.

¿Cómo está comprobado?
o existe ninguna denuncia formal. Fabián y Nazare­na tomaron un consejo, amistoso, cordial, que les di, como una amenaza. ¿Qué amenaza puedo haberles hecho si después de que supuestamente los amenacé me invitaron al espectáculo de y me pidie­ron que intercediera con Rodrigo García, el socio con el que están peleados? Ese pedido está registrado en las escuchas de Fabián que están en el juzgado. Insis­to: ellos interpretaron mal un gesto.

Sin embargo, el juez Ramos Padilla abrió una causa por amenazas.
El problema es que acá hay un juez que es juez y parte y trata de involucrarme falsamente.

Es una definición drástica, ¿en qué se basa?
En que la fiscal le pidió al juez que se aparte de la causa, sostuvo que las supuestas amenazas y la habilitación no tenían ninguna relación. Pero él hizo caso omiso. En la causa de la habilitación yo ni siquiera soy nombrado. un absurdo, si el portero de su edificio la amenaza a Nazarena, ¿el juez también va a unificar las causas?

¿Usted no se interesó en la habilitación?
Mire, francamente, yo creo que hay un problema, una supuesta estafa entre socios, entre particulares. ¿Y yo cómo me iba a meter si los conozco a los dos? No tengo ningún nexo con Habilitaciones, jamás es­tuve en Habilitaciones.

¿No hubo una reunión con Martín Farrell?
Lo único que hice fue presentarles a Farrell porque ellos no sabían cómo habilitar el teatro, no tenían idea de qué había que hacer, cómo empezar. Me lo pidieron Fabián y Rodrigo y yo le pregunté a Hernán Lombardi, el ministro de Cultura. Lombardi ya estaba en el tema y me dijo que era un proyecto importante para la Ciudad y estuvo de acuerdo.

O sea que usted medió para que los habilitaran.
Ni siquiera medié, ellos vinieron a verme a la Legis­latura. Aun así, después el trámite tardó seis u ocho meses. Después no tuve más noticias hasta que me invitaron a la inauguración.

¿Siempre lo invitan a esas inauguraciones?
¡Es que somos amigos! Con mi mujer fuimos a comer los cuatro juntos, a escuchar a Ricardo Arjona, a Ricky Martin. Nos encontramos en Carlos Paz. Me invitaron al bautismo de su hijo, vinieron a mi cumpleaños. Cuando Nazarena tuvo un problema con Gerardo Sofovich me pidió que mediara porque yo soy amigo de Sofovich. Tenemos una relación de confianza.

¿Usted qué les dijo exactamente?
Les di un consejo de buena onda, les dije: escúch­enme, yo creo que los gobiernos pasan y los artis­tas quedan. Y entonces a ellos, que son artistas, les conviene llevarse bien con todos los gobiernos, sean kirchneristas, radicales, macristas.

Que no denuncien la corrupción.
Ya le expliqué que es un problema entre socios, algo particular. Si quiere le muestro la denuncia, Nazarena no me denuncia, dice que le hablé con amabilidad.

¿Y entonces qué pasó?
Nazarena no fue al juzgado y dijo «vengo a denunciar». Fue a hablar de otro tema. Es el juez quien interpreta que hubo una amenaza. Y es un error, una maniobra. La misma Nazarena dice que acá intervinieron legislado­res nacionales y uno de la Ciudad. El juez no me llamó a indagatoria, como dijeron por ahí. Me llamó a una declaración espontánea porque yo no tengo nada que ver. Pero uno tiene un poquitito de presencia política y ya saltan. Se mete la politiquería berreta.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario