Tiempo en Capital Federal

24° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 73%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Martes 30 de Noviembre
    Nubes dispersas16°   26°
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto17°   22°
  • Jueves 2 de Diciembre
    Despejado18°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 29/11/2021 14:32:05
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Suplemento Consorcios. Entrevista a Néstor Guitelman

‘Las inspecciones son un complemento y no la solución para evitar derrumbes’.

Email This Page

Por Cintia Perazo.Néstor Guitelman es ingeniero civil, fue presidente de la Asociación de Ingenieros Estructurales y vicepresidente del Centro Argentino de Ingenieros. Actualmente ejerce como profesor de la Facultad de Ingeniería de la UBA y es consultor del área de estructuras.

Apasionado por su profesión, se especializa en el análisis de estructuras y es referente obligado para hablar de la seguridad de las construcciones en la ciudad de Buenos Aires, especialmente tras los últimos derrumbes de edificios.

-¿A qué pueden atribuirse los últimos derrumbes que se registraron en la Ciudad?
-Hay varios puntos a tener en cuenta, el primer gran tema es que debido al valor de la tierra cada vez se construyen más subsuelos en los nuevos edificios. Cuando se
construye un subsuelo los niveles de riesgo en el proceso constructivo es uno; cuando se hace un segundo subsuelo el nivel de riesgo se multiplica por diez y cuando
hay un tercer subsuelo se multiplica por 30, porque seguramente las bases de los edificios linderos están mucho más arriba y quedaría un pozo en el medio. En otras
palabras, los niveles de riesgo, aun haciendo perfectas las cosas, existen y son superiores a los riesgos del pasado, cuando sólo se hacía un subsuelo y el edificio de al lado también tenía un subsuelo. El otro tema fundamental es la calidad del suelo en el que se construye. Existen suelos muy malos -desde el punto de vista de resistencia- como, por ejemplo, los de Puerto Madero o los de la Boca. Actualmente, por motivos de conveniencia por presencia de rutas se está construyendo en terrenos que antes uno esquivaba.
Pero ni el terreno pobre ni la mayor profundidad de excavación son la justificación para que se caiga un edificio.

-¿Qué sucedió, entonces con los edificios de la calle Bartolomé Mitre y en el edificio que se derrumbó en Villa Urquiza?
-El de Bartolomé Mitre es el único edificio alto que colapsó en casi toda la historia de la construcción de la Capital Federal porque en casos anteriores fue la propia obra en construcción la que sufrió el derrumbe, no la de al lado. Esto constituye un récord que nos pone en alerta. Debemos solucionarlo con mayor presencia de los profesionales naturalmente responsables. Es necesaria más ingeniería del detalle y más profesionales en obra. Esto no se soluciona con inspecciones. Es muy común que la gente que no esté vinculada a la materia de construcción piense que si se pone un inspector cada dos obras van a ser más seguras. Esto no guarda ninguna relación con un sentido lógico. Con los conocimientos de los profesionales que tienen incumbencia en la construcción sobra para hacer las
cosas bien.

-¿Entonces lo que sucede es que los profesionales no están el tiempo que deberían en sus obras?
-La ley dice que se tienen que ocupar y se ocupan, pero en el momento crítico, cuando se comienza una excavación, no alcanzan las horas del día ni las precauciones a tomar. Es como cuando, haciendo un paralelismo con un quirófano, el médico abre la herida. En ese momento el doctor sabe con qué se encontró, no puede ponerse a hablar por celular. Los profesionales deben tener experiencia en función de la complejidad de la obra y estar detrás de cada problema. Lo que está sucediendo es que cuando se tiene problemas de costos se suele contratar a gente sin experiencia o grupos de profesionales toman más obras de las que pueden atender.

-¿Qué recomendaría, entonces, en lo que respecta a la legislación vigente?

-Creo que las leyes tienen que ser ajustadas a estos nuevos tiempos pero no exigiendo mayor inspección, porque el control es imprescindible para saber si se cumple o no lo que dice en los planos, pero no salva a nadie. La obligación del profesional es estar permanentemente encima de su obra. Las inspecciones y controles son complementarios, nunca van a ser la solución a este tipo de hechos. Las normas se están aggiornando. Cuando falla un método, ahí se está indefenso. En el momento crítico de una construcción, tener a la persona no idónea es equivalente a que un cirujano opere con un bisturí sucio.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario